Loreto: denuncian que comitiva municipal contagió COVID-19 a dos comunidades nativas

Embarcación Tocache a orillas de la comunidad Pucacuro. Foto: comunidad Pucacuro.

  • Embarcación de la Municipalidad de Trompeteros, que recorrió más de 20 comunidades, tenía 21 tripulantes y a 11 se les detectó COVID-19 con pruebas moleculares. 

Por Angela Rodriguez 

“Desde que vino esa lancha hay una gripe bien fuerte, no sabemos qué es, pero desde que vino estamos enfermos”, manifestó angustiado Daniel Ahuite, líder indígena de la comunidad nativa Nuevo Porvenir, hace unos días. Hoy, su mayor temor se ha vuelto realidad, el COVID-19 ha llegado a su comunidad. Así lo han confirmado las pruebas rápidas realizadas por una brigada de la Red de Salud de Nauta el pasado fin de semana.

La lancha de la que habla Daniel se trata de la embarcación Tocache, en la que viajaron 21 personas como parte de una comitiva de la Municipalidad de Trompeteros que entregó víveres a las comunidades nativas del río Corrientes.

Pese a las recomendaciones dadas por las organizaciones indígenas y las mismas autoridades comunales, los miembros de la comitiva municipal –liderados por Lorenzo Chimboras Careajano, alcalde de Trompeteros– estuvieron en contacto con las personas en las comunidades sin contar con la implementación de bioseguridad necesaria.

“La lancha estuvo entre 3 y 4 horas en las comunidades. Las madres de familia han ido a recibir sin nada de guantes o protección. El alcalde quería molestarse conmigo porque yo no dejaba subir a la gente, porque yo sabía que viniendo de la ciudad ahí podía estar el virus y por eso no dejaba que suban. Y es verdad, ahí ha venido el virus”, denuncia Ahuite.

La embarcación recorrió más de 20 comunidades del río Corrientes. Días después, la Red de Salud de Nauta confirmó que 11 de los 21 tripulantes a bordo dieron positivo al COVID-19 en pruebas moleculares.

Sobre los casos

Según información de la Red de Salud de Nauta, se han realizado 99 pruebas de descarte de COVID-19 entre las localidades de Villa Trompeteros –capital del distrito del mismo nombre–, Pucacuro y Nuevo Porvenir, desde el 24 de abril hasta la fecha. En Villa Trompeteros se han confirmado 54 casos, entre los que se han identificado a 15 indígenas del pueblo Achuar que viven en esta localidad. 

Asimismo, se confirmaron dos casos de COVID-19 en la comunidad de Nuevo Porvenir y uno en Pucacuro, luego de realizarse 6 y 14 pruebas rápidas, respectivamente. Al respecto, Daniel Ahuite pide que la brigada de salud retorne lo más pronto posible a su comunidad. Pues, según denuncia, hay muchos más casos sospechosos por los que deberían hacerse más pruebas.

En conversación con Actualidad Ambiental, el director encargado de la Red de Salud de Nauta, Jacson Suña, confirmó estas cifras y además informó que “de 25 miembros del personal médico que estaban ahí, 17 han salido positivos a COVID-19, entre médicos, enfermeros, inclusive de la misma Micro Red de Salud de Trompeteros”.

Limitado servicio de salud

Trompeteros, distrito de la provincia de Loreto-Nauta, tiene una población de aproximadamente 9 mil habitantes y 39 comunidades nativas de los pueblos Achuar, Urarinas y Kichwas, ubicadas en su jurisdicción. Pero, actualmente, solo 13 comunidades cuentan con un establecimiento de salud. Las otras 26 solo disponen de un botiquín comunal, muchas veces desabastecido.

Las comunidades nativas son conscientes de su limitado o inexistente acceso al servicio de salud, por ello, hoy temen más que nunca por su bienestar. “Es muy preocupante para mí la noticia de que hay casos aquí. El virus ya está en Pucacuro”, indica Emerson Mucushua, apu de la mencionada comunidad.

Su preocupación se debe sobre todo a la situación de abandono de su centro de salud, el mismo que, según denuncia, no cuenta con suficiente personal, implementación y abastecimiento de medicinas para hacer frente a una emergencia como la actual.

Centro de salud Pucacuro cerrado. Foto: Emerson Mucushua

“Estamos confirmados con COVID-19. Ahora, nos tienen que atender de emergencia. ¿Qué podemos hacer? Porque no tenemos personal médico, no tenemos oxígeno, ni medicina”, reclama preocupado Mucushua.

A respecto, Jacson Shuña, reconoce que el sistema de salud en Trompeteros ha colapsado, por lo que pide les ayuden a atender la emergencia. “Nosotros ahorita estamos tratando de pedir más tratamientos. Trompeteros necesita ayuda urgentemente, de todos los niveles”, señala y agrega que la situación es desbordante en toda la región. “No hay personal, así está Loreto, nadie quiere acudir a estas zonas. Yo personalmente me fui a hacer la investigación del caso para saber cómo está la situación allá (Trompeteros)”, precisa.

Para Richard Rubio, vicepresidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), es importante que se reformule el tema de salud en esta región y que se incluya en estos a los pueblos indígenas. “El ministro de salud me ha dicho que ahora con el nuevo director de salud de Loreto van a hacer una reformulación. Entonces, yo le he dicho que en esa reformulación tomen en cuenta las coordinaciones con los centros de salud”, afirma.

Hospital COVID-19 en Iquitos, Loreto. Foto: EFE

Pueblos indígenas vulnerables ante el COVID-19 

Loreto, el departamento más grande de la Amazonía peruana y también el que más pueblos indígenas y comunidades nativas alberga, es actualmente una de las regiones del país más afectadas por la pandemia del coronavirus. La situación en las ciudades es crítica. Los hospitales en Iquitos, capital de Loreto, han colapsado hace semanas. Las medicinas y el oxígeno necesario para salvar vidas escasean mientras los casos siguen en aumento.

Si esto pasa en la capital del departamento, lo que ocurre en las provincias y en las comunidades nativas es aún más preocupante. Así, por ejemplo, en otro extremo de Loreto, en zona de frontera con Colombia y Brasil, se han reportado hasta el momento 7 indígenas ticunas muertos por COVID-19 y al menos 50 casos sospechosos, según indica la Organización Regional de los Pueblos Indígenas del Oriente (Orpio).

Frente a esta situación, el pasado 8 de mayo, el ministro de Salud, Víctor Zamora Mesía, informó que destinarán implementos de seguridad, productos de primera necesidad y pruebas para descartar el COVID-19 en los territorios indígenas. Esto, tras una reunión con integrantes del Ministerio de Cultura (Mincul)Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) y Aidesep.

Asimismo, el Ejecutivo publicó el pasado 11 de mayo el Decreto Legislativo 1489, una norma que busca implementar medidas urgentes para la atención de los pueblos indígenas en marco a la emergencia por el coronavirus.

Hasta que estas medidas se lleven del papel a la acción, las comunidades nativas enfrentan el virus solo con medicinas ancestrales, y piden que no se olviden de ellos. “Yo quiero que nos apoye el Estado a enfrentar este virus. Así como está apoyando en las ciudades, así queremos que nos apoye también, porque nosotros también sufrimos”, precisa Emerson Mucushua.

Cabe resaltar que las comunidades de Emerson Mucushua y Daniel Ahuite, así como muchas otras de las cuencas del Corrientes, Marañón, Pastaza, Tigre y Chambira, deben hacer frente a la pandemia en medio de las afectaciones que han dejado años de derrames de petróleo en sus territorios. Por mucho tiempo, esta situación los ha privado de agua potable y de la pesca para subsistencia. 

Foto: Oefa

DATO: 

 

NOTAS RELACIONADAS: 

[Loreto: aislamiento social está dejando a poblaciones indígenas sin acceso a alimentos]

[Orpio propone protocolo de seguridad para evitar propagación de COVID-19 en comunidades]

[[Opinión] Pueblos indígenas: las necesidades que ha evidenciado el COVID-19]

[Urgente: indígenas matsés piden ayuda humanitaria para regresar a sus comunidades]

[Loreto: Orpio-Aidesep afirma que 5 indígenas ticunas fallecieron por COVID-19]

[Aprueban estrategia para la protección de pueblos indígenas ante el COVID-19]



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

1 × two =