Patricia Teullet y Gastón Acurio reabren debate sobre el ingreso de transgénicos a nuestro país


Luego de que la gerente general de la Sociedad de Comercio Exterior (COMEXPERU), Patricia Teullet, criticó a Gastón Acurio por oponerse al ingreso de semillas transgénicas a nuestro país porque detendría el “desarrollo de la biotecnología”, el reconocido chef respondió argumentando los beneficios que traería el impulso de productos orgánicos.

“Gastón, cuyo liderazgo es innegable, podría estar incentivando a los peruanos a salir de la agricultura de autoconsumo para llegar a la exportación, y de allí al desarrollo de la biotecnología, con todas las implicancias que puede tener: desde vender caprichosas rosas azules a un mercado ávido de cosas nuevas, hasta la sostenibilidad de la alimentación de la humanidad”, señaló Teullet.

“El Perú tiene científicos que podrían estar investigando y creando productos, como el arroz enriquecido con vitaminas y minerales para combatir la desnutrición, o el algodón resistente a las plagas, para aumentar la rentabilidad del agricultor más pobre sin obligarlo a comprar costosos plaguicidas. Pero Gastón Acurio no es un Steve Jobs. No quiere escuchar a los expertos, no quiere innovar más allá de mezclar dulces y salados, o poner culantro en lugar de perejil. Por el momento”, agregó.

Por su parte, Acurio cuestionó que se ponga como ejemplo la producción de rosas azules para retratar la innovación en nuestro país y justificar el ingreso de transgénicos. Según el chef, las rosas azules “obtendrían su color debido a una modificación genética”.

Asimismo, en respuesta a Teullet sobre la producción de “arroz enriquecido con vitaminas”, el chef señaló que “me vuelve la pregunta una y otra vez: ¿la desnutrición acaso no se combate generando riqueza?”.

Para Acurio, nuestra biodiversidad cuenta con tesoros que con un valor agregado y pueden conquistar mercados. En este caso pone como ejemplo al café orgánico peruano, el cual ha sido considerado el mejor del mundo, así como el cacao, cuya producción está siendo promovido en los últimos años, en muchos casos como cultivo alternativo a la hoja de coca.

Acurio también resalta el cultivo de ajíes, quinuas, papas, así como hierbas, flores y, junto a ellos, “la poderosa agroindustria, la cosmética, la farmacéutica todas relacionadas al prestigio y valor que todo esto visto como un todo genera. Como una inmensa y poderosa marca peruana paraguas llamada: Productos de la biodiversidad del Perú para el mundo”.

Cabe recordar que Gastón Acurio ha mostrado su oposición al ingreso de semillas transgénicas a nuestro país desde la aprobación del decreto supremo 003-2011 del Ministerio de Agricultura, el pasado 15 de abril. (Video)

Gastón resaltó que esta medida del Gobierno, que según denuncias periodísticas habría sido aprobada por algunos intereses comerciales, atenta contra la economía de muchos productores campesinos dedicados al cultivo de productos orgánicos.

Asimismo, señaló que el Gobierno debe invertir en la promoción de la agricultura a gran escala, estableciendo planes a largo plazo.

Actualmente el Congreso de la República tiene pendiente la discusión para la moratoria de transgénicos. El anterior Pleno aprobó la moratoria, pero el gobierno de Alan García observó la norma.

En declaraciones al diario Gestión, el presidente de la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso, Jaime Delgado, mencionó que se han fusionado tres proyectos que hay en su grupo de trabajo sobre la moratoria del ingreso de semillas transgénicas.

Según Delgado, existe consenso en las comisiones Agraria, de Defensa del Consumidor y de Pueblos Indígenas para proteger la biodiversidad del país.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


3 comentarios · Dejar un comentario

  • Alan dijo:

    El peligro de los transgénicos está en una de sus ventajas: su resistencia. Esa característica haría que poco a poco desplace a otras especies de plantas menos resistentes acabando con la biodiversidad del país.

    El otro factor, que es gravísimo, es que los transgénicos son propiedad de quienes los desarrollan. Sumado a lo anterior, llegaría un momento en el que toda la diversidad agrícola del país sea propiedad de una empresa a la que habría que pagarle por la “propiedad intelectual” de las semillas y cultivos.

    Hay casos judiciales de semillas transgénicas trasladadas por el viento o animales a cultivos orgánicos en los que los agricultores debieron pagarle al dueño de la patente (Monsanto) por daños y perjuicios ¡Aún cuando ellos no habían comprado las semillas transgénicas!

    De darse, el uso de transgénicos debería estar fuertemente normado de manera que no amenace la biodiversidad ni los intereses de los agricultores locales.

  • Lucho dijo:

    Yo le aconsejo a Gastón que no pierda su tiempo contestatando a quien sólo le interesa quedar bien con sus jefes y que no le interesa un comino (para hablar en términos culinarios) el bien del país.

  • Gabo dijo:

    En realidad existen factores mas criticos que explican y que debemos atender para empezar a resolver nuestra baja productividad. Factores que sumados son de ordenes mucho mayor al 10 o 20% de rendimiento ofrecido por Monsanto y Cia:
    1. Educacion e informacion
    2. Mas y mejor infraestrucutura de riego
    3. Esfuerzo en organizacion de productores y como hacer mercado dentro y fuera.
    4. Apoyo a INIAS y universidades en temas agrarios.
    5. Apoyo decidido y no mediocre, como quedo Sierra exportadora?
    6. Y una fila larga de otros factores…
    Ayude señora Teullet, diganos que otros factores son significativos, si estamos fuera del camino, de nada sirve correr.
    El problema del hambre en el mundo ya no es el volumen de produccion, felizmente esta resuelto por nuestra tecnologia actual. El problema es su injusta distribucion. Intereses como Monsanto, que privatizan el conocimiento y de adueñan hasta de los logros de la naturaleza misma y su evolucion (como son las patentes sobre organismos vivos) son atentatorios contra el “conocimento y bien comun”. Claro, estas palabras deben parecer malas a sus oidos. Disculpe usted.

2 × 1 =