Incendio forestal destruye 70% de la primera servidumbre ecológica del país
Imagen del recuerdo. Parte de Santa María antes del incendio (foto tomada de skyscrapercity.com)

Imagen del recuerdo. Parte de Santa María antes del incendio (foto tomada de skyscrapercity.com)

Durante la madrugada de ayer, un incendio forestal arrasó 26 de las cerca de 40 hectáreas que forman la servidumbre ecológica privada de Santa María (Cusco), la primera de este tipo creada en el Perú. Las causas del incendio aún son tema de investigación.

Contactado por Actualidad Ambiental, Wilfredo Garcés, administrador de la reserva, aseguró que el incendio “no sólo ha afectado al bosque, sino además al suelo, donde también tendremos que trabajar para recuperarlo a futuro”.

“Se ha quemado cerca del 70% de la extensión del parque. Fue algo terrible. Aquí transitaban gran número de aves que, tras el incendio, han huido. Va a tomar tiempo lograr que regresen”, narró Garcés.

El fuego logró ser sofocado en la mañana de hoy gracias a la labor conjunta de la Policía Nacional, los Bomberos e incluso el Serenazgo. Además, la ayuda de vecinos y amigos también fue importante.

“Hay una gran identificación con Santa María. Eso se vio incluso el día del incendio, cuando vecinos y amigos llegaron para ayudarnos a sofocar el fuego. Se formó una gran cadena humana para permitir que el agua llegue a la zona y vencer a las llamas”, recordó Garcés.

“Ahora bien”, adelantó el administrador, “Del gobierno regional no hemos recibido ni el apoyo moral. Ahora, lo que buscamos es que todo el trabajo que hemos realizado en los últimos doce años no se pierda. Requerimos de la ayuda de todos aquellos que se sientan involucrados”.

La servidumbre ecológica de San María es una de las pocas áreas boscosas que quedan cerca del centro de Cusco, zona de rápido crecimiento urbano. De acuerdo al administrador de la servidumbre, “puede tomar hasta 10 años recuperar la zona. Por eso es muy importante el apoyo de todos aquellos que quieran involucrarse con el proyecto”.

Ubicada a 15 minutos del centro de Cusco, en los límites de los distritos de San Sebastián y San Jerónimo, la servidumbre ecológica de Santa María alberga una gran variedad de aves (colibríes, canasteros, semilleros), insectos, venados y otros mamíferos, además de variada flora (orquídeas, setas, árboles variados y más de 200 especies de plantas medicinales). La Asociación Santa María, fundada en 1967, fue la que consiguió crear la servidumbre el año 2005.

Las servidumbres ecológicas son reguladas mediante contrato privado. Dentro de la legislación peruana son definidas como “el gravamen o limitación de uso que un particular de manera voluntaria, impone sobre una parte o totalidad de su predio, con el fin de contribuir a la conservación, protección, restauración mejoramiento y manejo adecuado de los recursos naturales y de los valores ambientales existentes en éste”. En el caso de Santa María, éste, se ha realizado a perpetuidad.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


2 comentarios · Dejar un comentario

  • MALCOLM ALLISON H dijo:

    ES LAMENTABLE EL INCENDIO DEL BOSQUE SANTA MARÍA DE CUZCO

    La Asociación Santa María data del año 1967. Posee 89 hectáreas de terreno, de las cuales 50 son de área urbana, donde los socios viven en integración y armonía con la naturaleza y el entorno; posee 39 hectáreas de bosques biodiversos. Es la PRIMERA SERVIDUMBRE ECOLÓGICA DEL PERÚ.

    Limita con cinco importantes comunidades campesinas (Ayarmaca, Pumamarca y T’icapata; Picol y Ccorao y con el distrito de San Jerónimo y por el Sur, con áreas urbanas. Pertenece al Distrito de San Sebastián / Cusco y está a sólo 12 kilómetros de distancia ó 15 minutos de viaje desde el centro de la ciudad.

    El 2 de noviembre de 2009 un incendio forestal arrasó 26 de las 40 hectáreas que forman su servidumbre ecológica
    El siniestro es muy lamentable ya que La Asociación Santa María lucha entre otras cosas por minimizar la presencia de incendios en el bosque con la participación activa de las instituciones del Cusco y organizaciones comunitaria de la zona.. Para lo que firmó o buscó firmar convenios con el INRENA, INDECI y las comunidades vecinas; además organizar talleres y produce materiales gráficos sobre efectos ambientales provocados por los incendios; sensibiliza a la sociedad sobre los problemas ambientales que genera los incendios forestales; y con los alumnos de centros educativos desarrollar talleres de educación ambiental, particularmente los referidos a las consecuencia ambientales que generan los incendios forestales.
    También busca

    Implementar el turismo cultural y el ecoturismo involucrando a las comunidades vecinas

    Conservar, cultivar y aprovechar la diversidad de plantas medicinales con la participación activa de las comunidades vecinas.

    Reforestar y controlar la extracción y tala indiscriminada de especies vegetales por poblaciones de comunidades vecinas

    Erradicar la presencia de cazadores furtivos con la participación activa de los vecinos.

    Los beneficiarios directos con el proyecto son más de 2,000 personas entre niños, adultos y ancianos, de las comunidades: Asociación Santa María 125 personas, comunidad de Ayarmarka 300 personas, comunidad de Pumamarka 220 personas, comunidad de T’ilapata 80 personas, comunidad de Killawata 350 personas, comunidad de Yunkaypata 110 personas … entre otros. Por otra parte, los beneficiarios indirectos son prácticamente toda la población de la provincia de Cusco con sus 7 distritos.

    La secuencia de actividades responde a una acción cronológicamente ordenada, priorizada bajo la lógica del logro de objetivos específicos guiados por el objetivo general.
    El orden de prioridad para el cumplimiento de los objetivos es: control de área del bosque y cuidado de los animales silvestres; las comunidades vecinas estén con adecuada conciencia ambiental y prestos para hacer uso racional bosque, que el bosque esté reforestado y se esté haciendo uso racional de la flora y fauna, se implemente los servicios turísticos hacia el bosque y; se oferte plantas medicinales, aromáticas y colorantes al público.

  • MALCOLM ALLISON H dijo:

    LA SERVIDUMBRE ECOLOGICA EN AMÉRICA

    EL BOSQUE SANTA MARÍA DE CUZCO la PRIMERA SERVIDUMBRE ECOLOGICA del PERÚ es uno de los parajes más hermosos de la ciudad del Cusco.

    La SERVIDUMBRE ECOLÓGICA es un instrumento jurídico dentro de la legislación peruana que se define como “el gravamen o limitación de uso que un particular de manera voluntaria, impone sobre una parte o totalidad de su predio, con el fin de contribuir a la conservación, protección, restauración mejoramiento y manejo adecuado de los recursos naturales y de los valores ambientales existentes en éste”.

    Con ello se está protegiendo a perpetuidad un bosque de aprox. 40 hectáreas en el cual se vienen desarrollando múltiples actividades como el bosque de niños Wiñaypaq T’ikariy” (BoWiTi) en el cual los niños aprenden a vivir en armonia con la naturaleza y se preparan para poder defender en un futuro nuestro Medio Ambiente

    La existencia de microclimas singulares en el bosque han permitido el crecimiento y desarrollo de especies de flora y fauna que normalmente no se observan a esta altura ( aprox. 3300 msnm). Debido a ello, este espacio del bosque actúa como “refugio” de especies nativas las cuales se busca proteger.

    Muchos cuzqueños lo conocen desde niños y guardan los mejores recuerdos de mi infancia recorriendo este bosque, trepando árboles, jugando en los manantiales de agua o simplemente explorándolo. Es un lugar con un paisaje privilegiado y mucha magia.

    La servidumbre de pasaje o acceso al agua, es una figura legal de la Época Romana. Las servidumbres ecológicas fueron establecidas primeramente en los Estados Unidos (bajo “Common Law” y con el nombre de “conservation easement”). Las primeras se establecieron en los 1930s y que su uso fue popularizado en los 1960s (Baldwin 1997; Beliveau 1993; Wright 1993). El concepto de la servidumbre ecológica fue introducido en América Latina en 1992 por medio de la Iniciativa para la Conservación de Tierras Privadas de Centro América bajo la coordinación de las organizaciones CEDARENA y COMBOS. La primera servidumbre ecológica fue establecida en 1992 en San Ramón de Tres Ríos, un vecindario cercano a San José, Costa Rica (Mack 1997). Durante los últimos ocho años se han negociado más de 35 servidumbres y su uso se ha extendido a toda América Central y México.
    En julio de 1999, la primera servidumbre ecológica en América del Sur fue firmada en el Ecuador entre la Fundación Jatun Sacha y la Corporación Health and Habitat en las Cabañas Aliñahui.
    Existen varias herramientas y marcos legales para cuidar las tierras privadas. La servidumbre ecológica son indivisibles aún con la venta de una parte de la propiedad.

    La servidumbre ecológica tiene algunas ventajas, principalmente, al igual que otras herramientas, permite que la propiedad siga en manos privadas; además es un instrumento flexible en que se negocian los términos más aptos para cada situación y duradero ya que puede ser establecido por un periodo de 10, 20, 30 años, o bien a perpetuidad.

2 + 11 =