Existe un ‘boom’ de inversiones en infraestructura natural para la seguridad hídrica

Foto: Diego Pérez

Un estudio realizado en el 2018 indica que existe un ‘boom’ de inversiones en infraestructura natural para la seguridad hídrica (INSH), aumentando 30 veces del 2013 al 2018. Solo el año pasado se han invertido S/ 21,3 millones indica la investigación de Forest Trends, en el marco del proyecto Infraestructura Natural para la Seguridad Hídrica financiado por USAID y el Gobierno de Canadá.

De acuerdo con este nuevo estudio, de los S/ 21,3 millones invertidos en infraestructura natural para la seguridad hídrica, más del 90% proviene del Estado, a través de los proyectos de inversión pública, que son iniciativas de mediana duración con impactos focalizados, siendo los Gobiernos subnacionales  los que invierten más con cerca de S/ 18,5 millones.

“A pesar de esta bonanza en la inversión, esta investigación ha identificado que existe una brecha creciente entre los fondos asignados por el Estado para estos fines y los fondos que efectivamente fueron ejecutados. Por ejemplo, en el 2018 sólo se ejecutaron el 55% de los montos asignados, lo cual habla claramente de la eficiencia del gasto”, señaló Lucas Benites, Líder de temas transversales de Forest Trends.

De acuerdo a la especialista en Inversión en el Proyecto Infraestructura Natural para la Seguridad Hídrica de la ONG CONDESAN, Jessica Armas, “la diferencia entre asignación y ejecución se va a seguir dando debido a que, al ser un tema relativamente nuevo, faltan especialistas para implementar los proyectos”.

Otro punto importante que el estudio identifica es el prolongado tiempo que se da entre escribir la idea formal de un proyecto hasta la ejecución en campo del mismo, un promedio de 4 años y medio, muchas veces ocasiona que se pierda el principio de oportunidad.

Por otro lado, la investigación arroja que a pesar de contar con numerosos indicios de los beneficios de las intervenciones, no se tiene estandarizado el cálculo de los beneficios y beneficiarios, por lo que ambos fluctúan entre proyectos, haciendo casi imposible implementar monitoreo y evaluación que, por un lado, permitan efectuar los cambios adecuados para mejorar la eficiencia de los proyectos y, por otro, brinde la evidencia de los resultados de dichas intervenciones.

Desde finales de 2017 la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) viene implementando el proyecto como integrante del consorcio Invierte Verde (Invest Green), liderado por Forest Trends y conformado además por CONDESAN, EcoDecisión e Imperial College London.

Datos:

  • Nuestro país es uno de los más vulnerables del mundo al estrés hídrico inducido por el cambio climático. En la costa peruana, donde se ubica la mayoría de la población, solo se encuentra el 2 por ciento de los recursos hídricos.
  • La infraestructura natural como los pastizales, humedales y sistemas fluviales, puede ayudar a gestionar los riesgos del agua y el clima. Un estudio reciente encontró que las tecnologías ancestrales como las amunas pueden aumentar el suministro de agua en un 33% durante la estación seca en Lima.

Noticias relacionadas:

<Infraestructura natural: Una oportunidad para los próximos gobiernos regionales>

<¿Qué proponen los partidos políticos sobre infraestructura natural para la seguridad hídrica en Piura?>

<Infografía: ¿Qué beneficios trae la infraestructura natural bien gestionada?>

<Semana Mundial del Agua: Proyecto sobre infraestructura natural fue presentado en Estocolmo>

<Infraestructura natural: Aprovechar recursos de la naturaleza y conservarla a la vez>

<Promoverán infraestructura verde a favor de la seguridad hídrica del Perú>



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario