[Testimonio] Comunidad nativa San Antonio (Loreto): “¿Cuándo se van a acordar de nosotros?”

En la comunidad de San Antonio, 28 familias viven de la artesanía, actividad que hoy se encuentra paralizada por la cuarentena. Foto: SPDA

  • Actualidad Ambiental contactó a Hemerson Mozombite, artesano Ikitu, miembro de la comunidad nativa San Antonio, en Loreto.
  • Este testimonio fue recogido por medio de una entrevista el pasado viernes 3 de abril, cuando Hemerson se encontraba en Iquitos como parte de un viaje que tenía como objetivo el abastecimiento de víveres para la comunidad. El presente texto tiene como fin hacer escuchar la voz de Hemerson y, con ello, evidenciar el estado en que se encuentran diversas comunidades indígenas en nuestro país.

 

Hasta la fecha, Loreto es el segundo departamento que tiene más casos de coronavirus después de Lima: 170 infectados y 3 muertos. Esta situación genera la preocupación de líderes indígenas regionales y nacionales porque si la enfermedad llega a las más de 1200 comunidades de esta región, ocasionaría una tragedia por la falta de atención en salud y condiciones de vulnerabilidad en la que se encuentra dicha población.

Aunque aún no se han reportado casos de COVID-19 en comunidades en Loreto, estas ya se sienten afectadas debido a las medidas de aislamiento, según nos comenta Hemerson Mozombite, artesano Ikitu de la comunidad nativa San Antonio, ubicada en el río Pintuyacu, distrito de Alto Nanay, en Loreto.

 

“Tenemos que viajar 2 días hasta Iquitos si necesitamos comprar”

Testimonio de Hemerson Mozombite, artesano de la comunidad nativa San Antonio

La noticia del coronavirus nos llegó por medio de las radios que escuchamos, que felizmente llegan hasta nuestra comunidad. Nuestra vida cotidiana ya no es normal, pero estamos comprometidos a cumplir con el mandato del Gobierno. La comunidad está muy consciente de que hay que acatar estas medidas. Pero no tenemos agua potable, por ejemplo. Entonces, tratamos de hacer lo posible con la ayuda del establecimiento de salud que nos brinda cloro, para podernos lavarnos las manos.

Luego de más de dos semanas en cuarentena, las cosas básicas como combustible para hacer funcionar el generador y tener electricidad, arroz, fósforos o jabón, se agotaron. Son cosas que nos urgían. Por eso la comunidad se organizó, juntó una bolsa de dinero y armó una comisión para que viaje a Iquitos a comprar lo necesario para resistir más días en cuarentena. Pero, en Iquitos los policías detuvieron al comunero que fue a comprar, lo han tenido dos noches en la comisaría por error y hemos tenido que ir mi esposa, como jefa comunal, y yo a resolver el inconveniente.

Nosotros hemos venido por eso, no porque seamos caprichosos, ahora estamos llevando víveres para la comunidad, la comunidad allá nos espera. Después de esto ya no vamos a ir porque estamos llevando víveres para toda la cuarentena. Ahora lo que nos preocupa es que tanto nos han hecho demorar acá que ahora podemos ser portadores y llevar el virus a la comunidad, por eso estaremos 14 días alejados de la familia, de nuestros hijos, en aislamiento en nuestras casas cuando lleguemos a la comunidad.

Ahora tenemos que estar en la casa, con los hijos, en familia. Yo tengo 5 hijos, de entre 7 y 19 años, y ellos me dicen “¿por qué me tapan la boca?, ¿cómo vamos a conversar con la boca tapada?”. El usar mascarillas y no poder hacer nuestras actividades normales son cosas que trauman un poco a la comunidad, sobre a todo a los más pequeños. Porque nosotros podemos entender, somos adultos, pero los niños no se adaptan a estas medidas.

He visto en las noticias que van a dictar las clases escolares por medio de internet. Nosotros ¿cómo vamos a hacer?, ¿de qué manera nos pueden solucionar esta urgencia de educación? Nuestros niños van a perder esto. ¿Qué vamos a hacer nosotros que no tenemos internet, que no tenemos Whatsapp, que no tenemos comunicación? ¿Qué va a hacer el Gobierno con nosotros?

Soy artesano. Soy el presidente de la cooperativa Bosques de la Amazonía. De la artesanía vive mi familia. Pero con esta cuarentena se ha paralizado todo, incluyendo nuestras ventas. Pese a que tenemos productos en stock, no tenemos dónde o con quién venderlos. He preguntado y me dicen que todavía tendremos que esperar 15 días más o que se normalice todo para recién poder enviar nuestros productos y esto nos perjudica grandemente. Perjudica a mi familia y a las otras 27 familias que se dedican a la artesanía, pero también perjudica a las otras 37 familias de la comunidad que viven de actividades que también han tenido que parar, como el comercio. Nos perjudica a todos.

Hemerson Mozombite. Foto: SPDA

Sé que esto no es un capricho del Gobierno. Entiendo que trata de protegernos y nosotros tenemos que cumplir. Siento que es algo por lo que todos en la sociedad debemos preocuparnos. Pero, ¿cuándo se va a acordar de nosotros? Porque por nosotros, siento que ni el gobierno local se preocupa, no estamos considerados en el bono de 380 soles y no sé si estemos considerados en los paquetes de víveres. No sabemos nada, le pregunto al alcalde y me dice que “estamos en eso” pero no nos da una respuesta concreta. El Estado debe preocuparse también por nosotros, por las comunidades originarias.

Tenemos una posta. Pero el personal médico es insuficiente porque no contamos con un médico ni tenemos obstetra. Solo hay una técnica en enfermería, una técnica en laboratorio y un enfermero. Lo que nosotros quisiéramos es que nos pongan a un médico y una obstetra para tener una atención de calidad, porque toda persona tiene derecho a una atención en salud de calidad. Sin embargo, a nosotros eso no llega.

[Ver además ► [Video] Pueblos indígenas piden apoyo para que sus hijos no pierdan el año escolar]

[Ver además ► Organizaciones indígenas declaran la Amazonía en emergencia debido a coronavirus]

Tampoco llega la comunicación. Estamos incomunicados y, por eso, el año pasado pedimos al Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones nuestra antena de telefonía móvil, pero hasta ahora no nos dan respuesta. Queremos y necesitamos esto para poder estar comunicados y así estar más informados de todo lo que pueda suceder. Gracias a Dios hay dos vecinos que tienen televisión y señal satelital, porque por este medio nos informamos de lo que dice el presidente. Todos los días, a la hora en que el Gobierno da la información oficial, nosotros vamos donde estos vecinos para enterarnos de lo que sucede. Para esto, la comunidad siempre colabora con petróleo o gasolina que sirven para prender el generador de electricidad que hace funcionar la televisión, es la forma de estar informados.

Cuando inició esto, una brigada del distrito (Alto Nanay) nos dio una charla sobre las medidas de prevención. Nos han dicho que no debemos estar en eventos masivos, en las tardes no debemos estar jugando pelota o las señoras jugando bingo, que debemos estar aislados, que debemos estar distanciados, que así está exigiendo el Gobierno para prevenir la enfermedad. Lógicamente, para nosotros todo esto es algo novedoso.

En esta cuarentena nosotros estamos pasando necesidades reales, ahora en Iquitos están un poco aburridos porque les dicen que se queden en sus casas, que no salgan, pero tienen todavía la posibilidad de salir al mercado y conseguir sus alimentos. Sin embargo, nosotros tenemos que viajar 2 días hasta Iquitos si necesitamos comprar. Por la comunidad no van, ni pasan embarcaciones llevando víveres para vender, por eso los comuneros que tienen bodegas o posibilidades para comprar y revendernos, viajan a Iquitos a comprar, pero ahora con el peligro de contagiarse ni los mismos bodegueros quieren salir, tienen miedo.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

two × five =