Brasil habría suspendido relaciones con CIDH por oponerse a la construcción de hidroeléctrica Belo Monte

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, habría suspendido las relaciones con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA debido que dicho organismo se opone a la construcción de la central hidroeléctrica de Belo Monte, así lo informó el diario Fhola.

La medida del Gobierno brasileño también incluiría la suspensión de los 800 mil dólares anuales de contribución para la CIDH, hecho que ha ocasionado numerosas críticas de parte de la comunidad internacional.

Esta controversia se originó debido a que la CIDH emitió a inicios de abril una medida cautelar donde solicitaban la suspensión la construcción de la central hidroeléctrica Belo Monte, ubicado en el estado de Pará.

La medida cautelar -sobre la que sería la tercera central hidroeléctrica más grande del mundo- fue rechazada por la cancillería brasileña por ser “injustificable”. Al mismo tiempo señaló que la obra cumple las normas y se realiza mediante el diálogo con los pueblos originarios del río Xingú.

En comunicado oficial, el gobierno brasileño afirmó que “es consciente de los retos ambientales que proyectos como la hidroeléctrica de Belo Monte puede acarrear” y por ello observa con “precisión absoluta las normas aplicables a la construcción” para que tengan en cuenta todos aspectos sociales y ambientales que intervienen.

La oposición de la CIDH responde a los pedidos de las organizaciones civiles opositoras a Belo Monte, debido a que dicha obra desplazaría a miles de indígenas y además atentaría contra la biodiversidad en el vecino país.

Según Radio Mundo Real, representantes de grupos indígenas brasileños lamentaron la actitud “arrogante” del gobierno frente al pedido de la CIDH para realizar consultas libres y culturalmente adecuadas con las comunidades originarias afectadas, con el fin de llegar a un acuerdo.

Asimismo, expresaron que la actitud del gobierno revela el “tratamiento autoritario” que adoptó en el caso de Belo Monte, así como la “ignorancia” de la Cancillería sobre el sistema interamericano de Derechos Humanos.

Belo Monte tendrá la capacidad de generar 11.200 megavatios (MW) y será la segunda mayor planta hidroeléctrica en Brasil, por detrás de Itaipú (14.000 MW).

___________________

Foto: JustoMedio



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

3 × 2 =