[VIDEO] “El establecimiento del área de conservación Ausangate tomó casi 10 años”

El ACR Ausangate en Cusco / Foto: Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA)

  • Webinar reunió a autoridades regionales de Cusco y Cajamarca y expertos de la sociedad civil.
  • “Hay que perseverar, aunque a veces los procesos largos y engorroso sean un poco desalentadores”, mencionó José Huamán del Gobierno Regional de Cajamarca.

Perú cuenta actualmente con 26 áreas de conservación regional (ACR) ubicadas en 16 regiones. Estas áreas, administradas por los gobiernos regionales, protegen importantes espacios de biodiversidad y ecosistemas priorizados desde los gobiernos regionales.

Durante el webinar “Áreas de Conservación Regional en Cusco y Cajamarca: retos desde la cancha”, organizado por la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) el martes 26 de abril, los participantes intercambiaron experiencias e ideas sobre el establecimiento y gestión de las áreas de conservación regional (ACR), resaltando la necesidad de agilizar el procedimiento para su establecimiento.

“Son áreas de muy alto valor en términos de biodiversidad, están en zonas clave y complementan al Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado. A través de las áreas de conservación regional, los gobiernos regionales pueden organizar sus propios sistemas para asegurar la biodiversidad en respuesta a sus prioridades de conservación”, señaló Alfredo Gálvez, especialista de la SPDA.

[Para más información sobre la ACR visite este minisite

Largo tiempo

“Para el caso de Ausangate nos hemos demorado casi 10 años y en el caso de Chuyapi – Urusayhua, 6 años”, dijo Maria Ysabel Cazorla, gerente de Recursos Naturales y Medio Ambiente del Gobierno Regional de Cusco en referencia al tiempo que demoró contar con el decreto supremo que declaraba el área de conservación regional.

Este tiempo, señalan los especialistas, pone en riesgo el establecimiento de las áreas de conservación regional ya que hace que los procesos sean muy costosos y difíciles de seguir para los gobiernos regionales. Asimismo, resaltaron que mientras no se establezca el área, esta sigue estando expuesta a amenazas así como a problemas de superposiciones.

“No podemos demorar tanto tiempo en conservar un área, en especial si comparamos la celeridad con la que se dan permisos para extracción, por ejemplo”, enfatizó José Huamán Mantilla, subgerente de Recursos Naturales y Áreas Naturales Protegidas del Gobierno Regional de Cajamarca.

Al respecto, los participantes mencionaron que para evitar que los procesos de establecimiento se alarguen de manera innecesaria, es importante contar con procedimientos claros y una mayor articulación con el gobierno central (especialmente con la Presidencia de Consejo de Ministros).

“Se necesita mayor claridad sobre el proceso de establecimiento de áreas. Nosotros hemos estimado que, incluyendo todos los estudios técnicos y exigencias, establecer un área no debería tomar más de dos años. Pero en nuestra experiencia, siempre hay solicitudes que salen del proceso establecido”, indicó José Huamán Mantilla, subgerente de Recursos Naturales y Áreas Naturales Protegidas del Gobierno Regional de Cajamarca.

El ACR Bosques El Chaupe, Cunía y Chinchiquilla en Cajamarca. / Crédito: SPDA

Aprendizajes en la gestión de las ACR

Uno de los principales obstáculos en la gestión de las áreas de conservación regional es la falta de presupuesto asignado para el tema ambiental, situación que se ha agravado aún más por la pandemia. Por ello, ambas regiones han trabajado en proyectos de inversión pública que contribuyan a asegurar la sostenibilidad de sus áreas de conservación regional.

En el caso de Cusco, se anunció la aprobación de un proyecto de inversión pública por 3.3 millones de soles que debería implementarse el próximo año, mientras que en Cajamarca se ha avanzado con la elaboración de dos perfiles.

“Se han elaborado dos perfiles de proyectos. Uno relacionado a la recuperación de servicios ecosistémicos por la degradación de suelo y otro enfocado en ganadería. Esperamos que se culminen en los próximos años”, mencionó Ivan Mejía, jefe de Proyectos de Naturaleza y Cultura Internacional.

Los participantes también mencionaron que era necesario contar con un staff técnico estable, tanto para el proceso de establecimiento del área como para la gestión, así como con la participación de otros actores, en especial la población local.

“El Comité de Gestión de las áreas de conservación regional es una de las fortalezas de estos espacios porque permite que otras instituciones se involucren en la gestión de estas áreas”, señaló Maria Ysabel Cazorla, gerente de Recursos Naturales y Medio Ambiente del Gobierno Regional de Cusco.

El legado de las ACR

Los participantes reflexionaron sobre la relevancia de las áreas de conservación regional y la necesidad de difundir sus beneficios ambientales, sociales y económicos a otras instancias dentro del gobierno regional, a autoridades locales, nacionales y a la opinión pública.

“Las ACR sin duda son una oportunidad no solo para conservar la biodiversidad, sino también para dinamizar la economía de las poblaciones locales. Esto ha sido sumamente relevante en un contexto de crisis como el que estamos viviendo”, concluyó Maria Ysabel Cazorla.

Finalmente, autoridades y expertos hicieron un llamado a continuar trabajando para mejorar los procesos y la gestión de las áreas de conservación regional.

Le pido a los gobiernos regionales que no desistan de este esfuerzo ya que el legado que dejan al declarar estas áreas es sumamente importante para el presente y futuro. Hay que seguir buscando aliados: gobiernos locales, población, empresas y sociedad civil”, concluyó Ronald Catpo, director de Conservación de Conservación Amazónica – ACCA.

Mira el webinar completo aquí

DATOS



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

one × 5 =