Empresas vinculadas a palma aceitera de zonas deforestadas accedieron a “Reactiva Perú”


  • Convoca reveló que las compañías OLAMSA y OLPESA, que trabajaron con el “Grupo Melka”, recibieron préstamos de 7.8 millones de soles.

Por Luis Chacón

Las compañías extractoras de palma aceitera Oleaginosas Amazónicas (OLAMSA) y Oleaginosas del Perú (OLPESA), relacionadas a empresas investigadas por deforestar bosques amazónicos, fueron beneficiadas con préstamos que suman S/7.8 millones como parte del plan “Reactiva Perú”, informa una investigación de Convoca.

OLAMSA, a cargo de la planta extractora de aceite de palma más importante de Ucayali, recibió 4 millones 897 mil 475 soles del Banco de Crédito del Perú (BCP). OLPESA, responsable de la planta más importante de Tocache, en San Martín, consiguió 3 millones de soles del Banco Continental (BBVA), según información del Ministerio de Economía y Finanzas.

Precisamente, estas dos compañías están relacionadas al “Grupo Melka”, responsable de las empresas Ocho Sur U y Ocho Sur P y que forman parte de una investigación de la Primera Fiscalía Supraprovincial Corporativa de Crimen Organizado por deforestación de bosques en Ucayali.

Según reveló Convoca en “Palmas para nadie” (mayo 2018), OLAMSA Y OLPESA adquirieron frutos de palma aceitera del grupo del empresario Dennis Melka, vinculado a otras denuncias por deforestación en Loreto, como el caso de Cacao Perú Norte en Tamshiyacu y que espera ratificar la histórica sentencia a favor del Estado.

Entre otros detalles de esta investigación, se conoció que ambas empresas son proveedoras de Alicorp, la principal compañía de alimentos del Perú y que también está a cargo de la elaboración de productos industriales a base del aceite de palma para consumo humano.

[Ver además ► Según estudio: Perú es el quinto país del mundo que más deforesta bosques primarios]

En conversación con Convoca, Rubén Meléndez, gerente general de OLAMSA, indicó que se accedió al préstamo debido al “impacto económico por la pandemia” de COVID-19 y que los más de 4 millones de soles serán destinados para el pago de sus trabajadores, así como de los seguros de estos y las deudas con los pequeños agricultores de palma de aceitera, a quienes también les adquieren este producto.

Sobre el trabajo con Alicorp, Meléndez contó que antes solicitaban “30 cisternas semanales y, ahora, solo 15 o 20″, lo que había afectado el negocio. Incluso, contó, que el precio por tonelada métrica del aceite bajó de 700 a 450 dólares.

Respecto a la relación con el “Grupo Melka”, el representante de OLAMSA dijo que en la actualidad existe, más bien, una competencia con Ocho Sur, debido a que esta produce su propio aceite de palma y contrata a los mismos camiones para transportar su producto.

Sobre OLPESA, que prefirió no dar su descargo a Convoca, hay que mencionar en marzo de 2019 fue denunciada ante la Mesa Redonda sobre el aceite de palma sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés), por la comunidad shipibo de Santa Clara de Uchunya por adquirir frutos de aceite de palma aceitera a Ocho Sur, acusada de deforestar 7 mil hectáreas de bosques.

Hasta la fecha las únicas respuestas que se tienen de la RSPO son la del jefe de la Unidad de Quejas de RSPO, el abogado malasio Pravin Rajandran, quien aseguró que luego de recibir toda la documentación respectiva están a la espera de información adicional de OLPESA.

La otra réplica es la que dio Francisco Naranjo, director de la RSPO para América Latina, quien asegura que pronto se publicar una nota informativa que contenga “recopilación de los elementos más importantes del caso” y las respuestas de OLPESA y de la comunidad shipiba de Santa Clara de Uchunya; y que el Panel de Quejas y Reclamos decidirá la sanción, la cual podría ser el retiro de la certificación o un llamado de atención.

[Ver además ► Ucayali: intervienen a empresa de palma aceitera por denuncias laborales y casos de COVID-19]

 

 



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

four × five =