El Comercio: lobbies estarían detrás de oposición a moratoria para semillas transgénicas


Hoy, el editorial del diario El Comercio calificó como “escandalosamente enervantes” al retiro de firmas –por parte de legisladores apristas– del documento que solicitaba un nuevo debate sobre la moratoria para semillas transgénicas  y, además, agregó que el repentino cambio de opinión en el Congreso “despierta muchas suspicacias”.

Ante lo ocurrido, el diario se hace las siguientes preguntas: “¿Qué poderosos lobbies están detrás de la contramarcha de la bancada aprista? ¿Quizá las transnacionales químicas y farmacéuticas, que pretenden incluir al Perú en su círculo de negocios transgénicos, sin pensar en los perjuicios para nuestra rica biodiversidad?”.

A continuación el editorial correspondiente al día de hoy.

EDITORIAL
Transgénicos: a quién representan los congresistas apristas

Lunes 18 de Julio del 2011

Lo sucedido el jueves pasado en el Congreso con el proyecto de ley de moratoria de transgénicos, observado por el presidente Alan García y devuelto al Legislativo para las modificaciones del caso, es escandalosamente enervante y despierta suspicacias. ¿Qué poderosos lobbies están detrás de la contramarcha de la bancada aprista? ¿Quizá las transnacionales químicas y farmacéuticas, que pretenden incluir al Perú en su círculo de negocios transgénicos, sin pensar en los perjuicios para nuestra rica biodiversidad?

Ya se contaba con las firmas necesarias para convocar a una sesión extraordinaria a fin de debatir las observaciones del Ejecutivo a la autógrafa sobre la moratoria por diez años a los cultivos transgénicos, cuando a última hora los miembros de la Célula Parlamentaria Aprista retiraron súbitamente su anunciado apoyo a la solicitud.

¿Por qué una bancada que daba muestras de independencia de criterio para legislar por el interés nacional se alineó finalmente con el presidente dándole la espalda a lo que es un clamor nacional? Deberían recordar estos parlamentarios apristas que, según el artículo 93 de la Constitución, “los congresistas representan a la nación” y no a ningún grupo de interés económico, empresarial o de otro tipo. Fueron elegidos para trabajar por los ciudadanos y por el país, no para evitar “contradecir la posición asumida por el Poder Ejecutivo”, como intentó justificar el presidente de la Comisión Agraria y congresista aprista, Aníbal Huertas.

Días antes el presidente García observó la moratoria de buenas a primeras y sin exponer el tema en el Consejo de Ministros ni dar una explicación convincente al país que, mayoritariamente, rechaza los cultivos transgénicos. Una reciente encuesta elaborada por Ipsos Apoyo S.A. para El Comercio reveló que 79% de los limeños informados sobre el tema rechaza el ingreso de semillas transgénicas al Perú. Hay razones para ello. Como bien han señalado los técnicos, gremios de agricultores orgánicos, conservacionistas y hasta los chefs, el ingreso de cultivos transgénicos es una amenaza a nuestra biodiversidad y ecosistemas, pues las semillas genéticamente modificadas terminarán contaminando nuestros recursos naturales y cultivos nativos.

Se pondría en riesgo nuestro potencial para el desarrollo de la agricultura orgánica –cuyo mercado sigue creciendo notablemente en el ámbito global–, y para conservar la agricultura altamente diversificada que el Perú exhibe y que es una de sus grandes ventajas comparativas y que podría convertirse en la mejor herramienta para sacar de la pobreza a miles de compatriotas en las zonas rurales. Papas nativas, mangos, paltas y café orgánicos del Perú son altamente apreciados en el mercado internacional.

La moratoria de diez años es, en este contexto, una iniciativa necesaria y oportuna, hasta que se conozcan a fondo los problemas que puede desencadenar este tipo de cultivos en un territorio de ecosistemas tan sensibles como el nuestro y las posibles enfermedades y alergias asociadas a su consumo.

Ya que el Congreso actual –y el gobierno aprista– han hecho oídos sordos a un clamor nacional y perdido la oportunidad histórica de dotar al país de una norma trascendental para preservar nuestra biodiversidad, corresponderá al próximo Parlamento y al nuevo gobierno del presidente electo Ollanta Humala insistir con firmeza y coherencia en el asunto, como se prometió reiteradamente en la campaña electoral. En el caso de la errática conducta del Apra ¿quién está detrás?



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


1 comentario · Dejar un comentario

  • ELMER BURGA dijo:

    SE COMPARTE DE UNA MANERA FEACIENTE ESTE EDITORIAL,DEBIDO A LO DELICADO DEL TEMA ,A LA VEZ TAN COMPLEJO,DEL QUE SE VALEN PERUAMOS INSENCIBLES E INCONCIENTES PARA TERGIVERSAR LA VERDAD SOBRE ESTOS PRODUCTOS,INCLUYENDO CONGRESISTAS DE MENTE GREGARIA QUE COMO ROBOTS DIRIGIDOS POR CONTROL REMOTO HAN OBEDECIDO A OSCUROS INTERESES PARA RETIRAR SUS FIRMAS Y POR ENDE ARCHIVARSE LA MORATORIA QUE CON TANTO ESFUEZO SE TRABAJO.
    SI SUPIERAN ESTOS CONGRESISTAS EL INMENSO DAÑO QUE ESTAN CAUSANDO AL PONER EN PELIGRO LA SALUD Y EL LMEDIO AMBIENTE DEL PERU Y EL PLANETA
    ESTOS PRODUCTOS TRANSGENICOS VA HA SER LA ULTIMA GERRA QUE VA HA TENER QUE LIBRAR LA HUMANIDAD ,DONDE SE VA HA VER AFECTADO SU SISTEMA INMUNOLOGICO, SISTEMA GLANDULAR, SISTEMA OSEO Y MUCHOS DAÑOS MAS EN UN LAPSO NO LEJANO DE TIEMPO, QUE VAN HA TERMINAR CON UNA GENERACION DE ESTA HUMANIDAD, QUE VA PERDIENDO CADA DIA SU SEGURIDAD Y SOBERANIA ALIMENTARIA,IMPUESTA POR EL COMERCIO CRIMINAL DE ALIMENTOS MODIFICADOS.
    QUIEN PERMITE EL INGRESO A UN PAIS DE ORGANISMOS VIVOS MODIFICADOS , COMETE UN CRIMEN DE LESA PATRIA,ESPECIALMENTE LOS QUE CONDICIONAN LAS LEYES A SU ANTOJO UTILIZANDO PARA ELLO MENTIRAS ENCUBIERTAS CON FALSOS DATOS CIENTIFICOS,LAMENTABLEMENTE PERSONAS DE CONOCIMIENTOS SUPERFICIALES LOS CREEN Y CACAREAN AL UNISONO LAS FALSAS BONDADES.ESTO ES PARTE DE LA GEOESTRATEGIA QUE SE UTILIZA PARA ENCANDILAR INCAUTOS ,Y QUE POR CIERTO HAY VARIOS,COMO UNA CORRIENTE VENENOSA QUE SE AMPLIA CONTAMINADO A SU PASO.
    GRACIAS A PERSONAS QUE TIENEN UN CONOCIMIENTO Y UN RAZONAMIENTO PROFUNDO COMO LO EXPRESADO EN ESTE EDITORIAL ES QUE PODEMOS CONTRARRESTAR ESTE MAL EN EL MUNDO.

seven + eighteen =