Cajamarca: a un paso para la creación de dos áreas de conservación regional

Foto: Michelle León / NCI

  • Ambas zonas protegen diversas especies de flora y fauna, muchas de ellas endémicas. Es decir, que solo se pueden hallar en dicho lugar. 

 

Desde hace más de cinco años, se presentaron dos propuestas para crear dos áreas de conservación regional (ACR) en Cajamarca. Se trata de Bosques Montanos y Páramos de Jaén y Tabaconas, y Bosques Secos del Marañón, dos zonas que preservarán miles de hectáreas y protegerán a cientos de especies.

Luego de un proceso llevado por el Gobierno Regional de Cajamarca, con el apoyo de diversas organizaciones, actualmente estas dos propuestas se encuentran en la Presidencia de Consejo de Ministros (PCM), lugar donde se decide su establecimiento mediante decreto supremo.

“Si bien, dicho proceso ha sido largo y ha pasado por muchas instancias gubernamentales, la propuesta podría hacerse realidad porque los expedientes ya se encuentran en la etapa final para que sean aprobados por la PCM”, señala Mesías Guevara, presidente regional de Cajamarca.

Por su parte, Katty Carrillo, especialista en áreas naturales de Naturaleza y Cultura Internacional, explica que dicha región cuenta con una gran biodiversidad “y en ambas propuestas existe riqueza cultural, social, económica que, sumada a la importancia ecológica, los convierte en lugares importantes para su protección, asegurando la provisión de los servicios ecosistémicos que brindan y el bienestar de las poblaciones”.

[Ver además ► Se establece la primer área de conservación regional de Cajamarca: Bosques El Chaupe]

Foto: Michelle León / NCI

Bosques Montanos y Páramos de Jaén y Tabaconas

Esta zona tiene una extensión de más de 31 mil hectáreas y se ubica en las provincias de San Ignacio y Jaén, distritos de Tabaconas, San José del Alto, Chontalí y Sallique. De aprobarse la propuesta, se convertiría en el área natural protegida con mayor extensión de páramo cuya amplitud equivale a más de 8 mil hectáreas.

La iniciativa de establecer esta ACR tiene como objetivo principal conservar una muestra representativa de las ecorregiones de los Bosques Montanos Occidentales de los Andes del Norte, Cordillera Real Oriental y Páramo. La creación de esta área ayudará a mantener el equilibrio ecológico y proteger a especies únicas en el mundo, a través del uso sostenible de los recursos naturales e iniciativas que ayuden a mitigar el cambio climático.

Asimismo, esta zona representa una riqueza biológica muy importante. Aquí se han registrado 256 especies de aves, más del 25% de las especies de aves de todo el Perú. Además, la zona es el hogar de ocho especies de anfibios, 31 especies de mamíferos, seis especies de reptiles y 519 de flora.

El área representa el hábitat seguro para especies como el tapir de montaña (tapirus pinchaque), categorizado como especie amenazada en peligro crítico, así como para el árbol de la quina (Cinchona officinalis), representada en nuestro Escudo Nacional como riqueza natural.

[Ver además ► Aprueban plan para recuperar el árbol de la quina en diez regiones del país]

Foto: Michelle León / NCI

Los Bosques Secos del Marañón

Ubicados en el curso medio del río Marañón, es una isla biogeográfica que se encuentra rodeada por cadenas montañosas con bosques húmedos. La cordillera central de los Andes actúa como una barrera que contiene a las nubes y la humedad atmosférica proveniente de la Amazonía, generando el efecto conocido como “sombra de lluvia”.

Estas condiciones han generado que se configure la ecorregión de bosques secos con los índices de endemismo de especies de flora y fauna silvestre más altos del Perú. Muchas de estas especies endémicas solo se encuentran en ciertos sectores de estrechos rangos altitudinales del valle, por lo que esta ecorregión es considerada parte del hotspot de biodiversidad Andes Tropicales como un epicentro mundial de la biodiversidad.

En las últimas evaluaciones de flora y fauna de la propuesta de ACR, que se ubica en los distritos de José Sabogal y Sitacocha, provincia de San Marcos y Cajabamba, la cual tiene como finalidad proteger y conservar 21 794.71 hectáreas de Bosque Seco del Marañón, se han identificado 65 especies de flora de las cuales 30 son endémicas del valle del Marañón, es decir que solo se encuentran en estos bosques.

Asimismo, se han reportado 55 especies de aves, nueve de ellas endémicas, y cuatro especies de reptiles, de las cuales dos son endémicos y un anfibio endémico. Además, alberga especies únicas a nivel nacional y mundial como Parkinsonia peruviana categorizada en estado de amenaza crítico (CR); Incaspiza laeta, en preocupación menor (LC); Forpus xanthops, vulnerable (VU); Phacellodomus dorsalis, casi amenazada (NT); Ameiva aggerecusans, casi amenazada (NT); entre otras. Sin embargo, la diversidad de flora y fauna podría aumentar, ya que el lugar constituye un importante espacio para la investigación



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

one × one =