Argentina gana a Monsanto litigio por patente de OGM

Tomado de SciDev.net

[BARILOCHE] Monsanto no puede bloquear las exportaciones de productos alimenticios hechos a base de soja a países de la Unión Europea (UE), aunque esos productos incluyan el uso de tecnología patentada en Europa por esa compañía, según anunció el Tribunal de Justicia de la UE recientemente (6 de julio).

La compañía semillera más grande del mundo intentó poner freno a las exportaciones, argumentando que los alimentos de soja argentina infringían la patente europea, si bien la tecnología fue aprobada para usarse libremente en la Argentina.

Monsanto tiene patentes europeas para la tecnología “Roundup Ready” (RR), que genera plantas de soja transgénicas resistentes a un herbicida ampliamente utilizado, el glifosato. Pero la Argentina argumentó que esas patentes sólo se aplican cuando su condición transgénica protege del herbicida a las plantas vivas.

El Tribunal de Justicia de la UE apoyó esa postura, y en su fallo determinó que la tecnología RR no se aplica a productos que derivan de la soja y que contienen la secuencia de ADN patentada en un estado residual.

“Una patente europea sólo puede aplicarse en relación con una invención que realmente desempeña la función para la cual es patentada”, dijo la UE en un comunicado de prensa.

“Que un producto derivado de la soja contenga ‘información residual de ADN’ significa que hay algunas ‘huellas’ de los genes de resistencia que hicieron a las plantas vivas resistentes al herbicida, pero que ya no están activos en el producto alimenticio”, dijo a SciDev.Net Alberto Díaz, director del Centro de Biotecnología Industrial del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, de Argentina.

Díaz dijo que ese fallo podría facilitar la comercialización de los productos principales de soja en la UE, como la harina y el aceite.

Argentina es el segundo productor más grande de ese tipo de soja transgénica, luego de los Estados Unidos y delante de Brasil.

Aunque las semillas genéticamente modificadas son utilizadas ampliamente en el país, Monsanto nunca patentó esa tecnología en Argentina, donde las semillas fueron vendidas bajo licencia de una compañía estadounidense que luego fue adquirida por la importadora de granos y semillas, Nidera, en Buenos Aires. En cambio, Monsanto se benefició en Argentina por la venta del herbicida RR patentado, que se utiliza en la soja RR.

“Monsanto simplemente quería recibir un pago por el uso de nuestra tecnología”, informó la compañía en un comunicado de prensa, y mencionó que como los productores rurales que utilizan esa tecnología en Argentina no pagan por ella, “Monsanto ha buscado [mediante el juicio en la UE] medios alternativos de cobrar por el uso de nuestra tecnología y obtener una devolución a su inversión en investigación”.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario