Serfor: respetar los bosques y su biodiversidad es la dura lección de la pandemia

Foto: SPDA

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus “son una extensa familia de virus que son comunes entre los murciélagos y otros animales. En raras ocasiones las personas se infectan por estos virus, que luego pueden propagarse a otras personas”. Si bien aún no se ha confirmado el posible origen animal de la COVID-19, existen voces especializadas que recomiendan dejar de consumir animales silvestres o tenerlos como mascotas.

La OMS, como medida de protección, recomienda evitar la visita a mercados de animales vivos, evitar el contacto directo con los animales y las superficies que estén en contacto con ellos. “Asegúrese de que en todo momento se observen prácticas adecuadas de higiene de los alimentos. Manipule con cuidado la carne, la leche o los órganos de animales crudos para evitar la contaminación de alimentos no cocinados y evite el consumo de productos animales crudos o poco cocinados”, señala el organismo internacional.

En nuestro país, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) manifestó que “la pandemia originada por el COVID-19 es una advertencia del riesgo que es para la humanidad el comercio ilegal de animales silvestres, tanto para el consumo, como para tenerlos como mascotas”.

Serfor resaltó la riqueza de nuestros bosques y cómo estos desempeñan un papel fundamental para la vida en el planeta, pero cuando es invadido de manera ilegal “para extraer su riqueza natural y comercializarla en condiciones de insalubridad, pone en riesgo la vida de las personas y rompe el equilibrio ecológico”.

[Leer además ► Organización Mundial de la Salud: 20 preguntas y respuestas sobre el coronavirus]

Foto: SPDA

“Esta es la dura lección que debemos sacar de la pandemia: respetemos los bosques y su biodiversidad, si queremos garantizar un futuro seguro a las nuevas generaciones”, dijo el director ejecutivo de la autoridad forestal, Alberto Gonzales-Zúñiga.

Pese a su importancia para la vida del planeta y ser una fuente de recursos, los bosques son amenazados por actividades ilegales como el cambio de uso de tierras forestales para la agricultura, la minería y cultivos ilícitos, la tala ilegal, el tráfico ilícito de fauna silvestre, entre otros delitos.

En Perú posee 73 millones de hectáreas de bosques, equivalente al 60% del territorio nacional, pero pierde en promedio anual de 125 mil hectáreas de bosques y, lo cual no solo afecta nuestra biodiversidad sino que además se CO2 a la atmósfera, uno de los gases de efecto invernadero que provoca el cambio climático.

Los bosques albergan alrededor del 80% de la biodiversidad terrestre de todo el mundo. Los animales silvestres, por ejemplo, son polinizadores, permiten la dispersión de semillas y fertilización. Gracias a ellos, disponemos de frutos, plantas y toda la diversidad de especies de flora silvestre.

Según la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) un millón de especies de animales y plantas están en peligro de desaparecer en las próximas décadas, que son el sustento para nuestra vida y el equilibrio natural universal.

[Leer además ► Coronavirus y dengue: la Amazonía vive en medio de dos emergencias]

DATO:

  • El Perú ocupa el noveno lugar de países con más bosques en el mundo y el segundo con mayor extensión de bosques amazónicos.
  • Los bosques desempeñan un papel clave en nuestras vidas: regulan el clima, son como esponjas que absorben y permiten la disponibilidad de agua (ríos, lagunas), son despensas de alimentos, medicinas, madera que pueden ser aprovechados de manera sostenible.

 



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

15 + 15 =