Osezna de anteojos rescatada en Puno vivirá en el Parque de las Leyendas

Foto: Municipalidad de Lima

  • Cría de oso de anteojos de dos meses y medio pesa unos 2 kilos. Según Serfor, podría tratarse de un espécimen que fue forzado a dejar su hábitat debido a los incendios forestales, aunque no se descarta que sea una víctima más del tráfico de fauna silvestre.  

 

El pasado 5 de octubre, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) y el Departamento de Medio Ambiente de la Policía Nacional (DEPDMA) recuperaron una cría de oso de anteojos (Tremarctos ornatus), de dos meses y medio, que estaba en el interior de una vivienda en el distrito de Sandía (Puno).

Néstor Huaquisto, fue quien dio aviso al personal de seguridad ciudadana de su comunidad, y entregó al espécimen de fauna silvestre a la comisaría de Sandia, a donde el personal del Serfor se dirigió para recuperar el espécimen.

Según el organismo forestal y de fauna silvestre, la pequeña osezna, que mide aproximadamente 40 cm y pesa unos dos kilos, fue trasladada al Parque de las Leyendas de Lima, donde recibe atención especializada.

Asimismo, informó que el estado de salud de la cría de oso muestra buena condición física y que, para su mejor cuidado, “se diseñó un protocolo especial de crianza, dado que, por su corta edad, requiere una dieta basada en fórmula láctea, la cual contiene proteína en polvo, leche deslactosada y miel”.

Si bien hasta hoy se desconocen las razones de la presencia de la cría oso de anteojos en el lugar, el Serfor observó que en los alrededores de Sandia existen zonas afectadas por los incendios forestales, lo que estaría ocasionando el desplazamiento de la fauna silvestre.

Las crías de osos de anteojos requieren del cuidado de sus madres hasta los 2 años y aprenden de ella a sobrevivir en su hábitat (buscar comida, encontrar refugio, cuidarse de los predadores, trepar, etc).

El organismo tampoco descartó que la osezna podría ser una víctima del tráfico de fauna silvestre. “Los traficantes suelen destruir el hábitat de las especies que trafican y muchas veces, como en este caso, matan a las madres para comercializar de manera ilícita a las crías”, afirmó.

[Ver además ► ¿Qué tanto sabemos sobre el oso andino u ‘oso de anteojos’?]

Foto: Serfor

Sobre el oso de anteojos

El oso andino, es también conocido como oso sudamericano, ucumari, jukumari, o popularmente como ‘oso de anteojos’ debido a las manchas blancas alrededor de sus ojos. Es un mamífero que mide hasta 2.2 metros de alto y puede pesar hasta 180 kilos. Es un oso mediano, en comparación con las 8 especies de osos conocidos en el mundo, entre ellos el oso pardo o el oso polar.

Es un mamífero solitario, de hábitos diurnos y nocturnos, principalmente terrestre pero con algunas costumbres arborícolas como la recolección de frutos y bayas en la copa de los árboles. A diferencia de sus parientes, el oso de anteojos no hiberna.

Según el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), habita en diversos ecosistemas ubicados entre los 500 m s.n.m., donde baja temporalmente cuando escasea el alimento, y los 4500 m s.n.m., donde rara vez se le puede observar. Su presencia en mayor en los bosques húmedos y de neblinas situados en las ecorregiones de la Selva Alta y el Páramo.

[Ver además ► ¿Por qué el tráfico ilegal de fauna silvestre está asociado al crimen organizado?]



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

eleven − one =