Minería ilegal: Compañía que acopia oro fue considerada “presunta organización criminal”

Aduanas de la Sunat incautó 91 kilos de oro –cotizados en más de US$3.6 millones– a la empresa Minerales del Sur, cuando pretendía exportarlos a Suiza. FOTO: Ojo Público

  • Fiscal de lavado de dinero inicia investigación contra directivos de la empresa Minerales del Sur de Puno, una de las más grandes del Perú.

 

El Ministerio Público consideró como presunta organización criminal de la minería ilegal a una de las compañías acopiadoras de oro más grandes del Perú: Minerales del Sur (Minersur), que posee sedes en Juliaca y La Rinconada (Puno). La empresa pertenece a Francisco Quintano Méndez, y fue autorizada por el Estado para comprar el metal procedente de la zona altiplánica.

Según la publicación de Ojo Público, que tuvo acceso a información de Aduanas y la Fiscalía, este caso se originó con la intervención de 91 kilos de oro (valorizados en US$3.6 millones) que Minersur pretendía enviar a Suiza en abril de este año.

Aduanas estableció que dicha compañía “no sustentó el origen legal y la tenencia de la mercadería inmovilizada, presumiéndose su procedencia ilícita”.

Después de su investigación, Aduanas envío el caso a la Fiscalía de Lavado de Dinero y a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF). Ya en el Ministerio Público, la atención se centró en Minersur, en los integrantes de la compañía, y en sus acopiadores de oro que, en muchos casos, eran personas sin experiencia en el negocio y hasta estaban sospecha de lavado.

[Ojo Público: Candidatos en Madre de Dios no declararon concesiones de oro]

Ante esto, el Ministerio Público consideró que detrás del financiamiento, comercialización y exportación de metal de Minersur se esconde una “organización criminal creada con la finalidad de acopiar oro de procedencia ilegal [para] luego legitimarlo usando el nombre de una empresa autorizada y exportarlo al extranjero, intentando así ocultar el origen ilegal del dinero obtenido”.

Desde junio, el caso está en la Segunda Fiscalía Supraprovincial Corporativa de Lavado de Dinero que logró la confirmación de la incautación judicial de los 91 kilos de oro e inició investigación por blanqueo de capitales contra Quintano Méndez (cuya identidad original hasta el 2000 fue Francisco Quispe Mamani), y las personas encargadas del esquema legal, financiero y contable de la compañía.

Ojo Público también dio a conocer que, además de enviar oro a Suiza, el dueño de Minerales del Sur está vinculado a cinco concesiones de más de 1400 hectáreas en Huepetuhe (Madre de Dios), área devastada por las actividades mineras cercanas a la Reserva Comunal indígena Amarakaeri y a su zona de amortiguamiento. Esta es una de las zonas más protegidas de la Amazonía peruana por su variedad de ecosistemas y el gran número de especies de flora y fauna que alberga.

[Madre de Dios: Conoce a los siete candidatos vinculados con la minería informal e ilegal]

Fiscal del caso es denunciado y amenazado

Las pesquisas iniciadas por la Segunda Fiscalía Supraprovincial de Lavado de Dinero han tenido una respuesta agresiva de parte de la defensa legal de Quintano Méndez. En las últimas semanas, según informa Ojo Público, uno de sus abogados denunció al fiscal del caso, Édgar Pantigoso Zúñiga, por “abuso de autoridad, actos arbitrarios y despóticos”.

La defensa de Minersur también demandó hasta en tres oportunidades que dicho fiscal sea excluido de las indagaciones en pedidos realizados a sus superiores del Ministerio Público.

Defensa de principal investigado en Caso Minerales del Sur solicitó a fiscales del sistema de lavado de dinero que retiren del cargo al magistrado que inició las pesquisas. Foto: Andina.

Principal acusado rechaza imputación

Según Ojo Público, quienes entrevistaron a Quintano sobre las imputaciones en su contra, indicaron que el propietario de Minersur confirmó que sus apellidos originales fueron Quispe Mamani y que cambió de identidad en el 2000 por un fallo judicial de Juliaca debido a que empezó a tener problemas con la justicia por temas de homonimia desde mediados de la década de 1990 .

Durante esta entrevista, Quintano dijo que compró acciones en la empresa en el 2006 y negó ser parte de una organización criminal o que hubieran tenido alguna denuncia por minería ilegal o defraudación tributaria en el pasado. También indicó que su empresa no le compra oro a cualquier proveedor.

Por lo pronto, la indagación de la fiscalía antilavado ya fijó su cronograma de pesquisas para este año. Una de las primeras acciones fue asegurar las nueve barras de mineral incautadas a Minersur: los 91 kilos de oro hoy se encuentran en la bóveda del Banco de la Nación.

Lee la nota completa de Ojo Público. 



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario