Por burocracia de Ministerio del Interior: helicóptero no llega a zona donde mataron asháninkas

foto robert guimaraes

Han pasado nueve días desde que se reportó la muerte de cuatro asháninkas en el Alto Tamaya, provincia de Coronel Portillo (Ucayali), pero los cadáveres aún solo han sido identificados por algunos pobladores y se desconoce el real estado de los cuerpos (se dice que están descuartizados). Esto se debería, según el dirigente Robert Guimaraes, por la burocracia que existe en el Ministerio del Interior.

“Hasta ahora no mandan un helicóptero a la zona para reconocer y recoger los cadáveres. Hoy estaban listos los médicos legistas pero por problemas burocráticos hasta ahora no llega el helicóptero desde Mazamari”, informó Guimaraes en conversación con Actualidad Ambiental.

Según el dirigente, la única forma de llegar al lugar es con este tipo de transporte aéreo, porque no hay pista para avioneta. “No se puede ir con avioneta y mucho menos con un vehículo fluvial porque en esta época del año el río baja su caudal. En todo caso, ir en bote pequeño demoraría unos siete días”, agregó.

Como se recuerda, los cuatro dirigentes asesinados: Edwin Chota Valera, Leoncio Quincima Meléndez, Jorge Ríos Pérez y Francisco Pinedo, quienes eran reconocidos incluso internacionalmente por enfrentarse a madereros ilegales, ya habían denunciado amenazas de muerte desde hace meses, pero las autoridades no tomaron las medidas necesarias.

Mapa de ubicación de la Comunidad de Saewto

mapa saweto

EXIGEN MAYOR ATENCIÓN DEL ESTADO

Robert Guimaraes valoró que este caso haya concitado la atención de altos funcionarios del Estado, y por ello hizo un llamado a todos ellos para que el problema no se resuelva con medidas de corto plazo.

“Queremos que identifiquen y recojan cuanto antes a los cadáveres, pero no queremos que esto se quede ahí porque este tema no es aislado, es un problema más amplio. Queremos que el Gobierno aborde el problema de los pueblos indígenas de Uyacali de manera integral a través de una Comisión Multisectorial. Como dije una vez, esta zona es el nuevo VRAEM del Perú”, enfatizó.

Según el dirigente shipibo-conibo, en la zona -especialmente en la provincia Coronel Portillo- existe la desatención del Estado en temas de educación, salud y otras necesidades básicas. Asimismo, sostuvo que urge se les dé la titularidad de los bosques a las poblaciones, un tema clave para tener mayor seguridad jurídica sobre estos territorios.

HAY OTROS PUEBLOS AMENAZADOS

Guimaraes también manifestó que así como Saweto, existen otras comunidades entre asháninkas y shipibos que están amenazadas por maderos ilegales. “Muchas comunidades están en esa misma situación, los amenazan de muerte. Por eso queremos pedir al Estado una mayor atención, no una simple caseta de cinco policías. ¿Qué harán cinco policías frente a decenas de madereros y narcotrafincantes del lugar? Queremos mayor seguridad e incluso capacitación para formar rondas”, apuntó.

HUMALA: CAPTURAREMOS A LOS CRIMINALES

En respuesta a este hecho, el Presidente Ollanta Humala señaló que procederán a las investigaciones pertinentes e “inmediatamente procederemos a capturar a estos criminales que creen que la vida de un poblador asháninka, y sobre todo de una personas que defiende nuestros bosques, no tiene valor. Eso nos avergüenza como sociedad”.

Se tiene previsto que para mañana 11 de setiembre se proceda al levantamiento de las víctimas.

Ver declaraciones de la viceministra de Interculturalidad, Patricia Balbuena:

_____
Ver además:
A través de comunicados, las organizaciones como Aidesep y FENAMAD expresaron su dolor y rechazo por este crimen, y solicitaron que se investigue a profundidad este caso.

 

Fotos: Robert Guimaraes



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


1 comentario · Dejar un comentario

  • Nelly Rojas Vargas dijo:

    El asesinato perpetrado contra estos cuatro nobles peruanos, es solo la punta del iceberg en el siempre desatendido problema de la vulnerabilidad de nuestra Amazonía. Los ilegales están demostrando que en el Perú no hay autoridad que los ponga a raya y que todo se reduce a declaraciones discursivas y vacías como: “Procederemos a la inmediata captura de estos criminales”, “Ordenaremos las investigaciones pertinentes”, etc., etc.

    ¿Quiénes mataron a estos hermanos asháninkas? ¿Los taladores ilegales? ¿Solo ellos?… ¡No lo creo!Las autoridades que fueron oportunamente notificadas de lo que ocurría con nuestro recurso maderable y de la amenaza que recibían estos defensores gratuitos de nuestra Amazonía, y no hicieron nada, son tan culpables como aquellos que dispararon a los nativos. Sanción administrativa para los funcionarios que existen solo para cobrar sueldo. No hacerlo, es complicidad.

20 + 1 =