Contaminación por mercurio: un problema que va de la mano con la minería ilegal e informal

Foto: El Colombiano

  • Tanto en Madre de Dios como en otras regiones, la contaminación por este elemento se ha convertido en un problema constante. ¿Qué labores realiza el Estado a fin de frenarla?
  • Hoy, 10 de octubre, se recuerda el Día de Acción contra la Contaminación por Mercurio, con el fin de recapacitar sobre los efectos de este elemento que impacta sobre el ambiente y la salud de las personas.

Por Luis Chacón

 

En enero de 2017, el Ministerio del Ambiente publicó el documento Conservación y uso sostenible de ecosistemas para la provisión de servicios ecosistémicos, en el que se indica que “en los últimos 20 años más de 3000 toneladas de mercurio han sido arrojadas a los ríos amazónicos” contaminando no solo el agua, sino diversos organismos y a poblaciones humanas.

El informe también se refiere a las operaciones auríferas en la región de Madre de Dios, y que han alcanzado deforestar más de 30 mil hectáreas de bosque tropical. En diversas zonas de esta dicha región, la población presenta altos niveles de mercurio en sangre y las denuncias sobre estos casos son de nunca acabar.

Hoy, 10 de octubre, se conmemora un año más el “Día de Acción contra la Contaminación por Mercurio”, fecha que nació luego que en octubre de 2013, Perú se suscribiera al Convenio de Minamata sobre el Mercurio, en Japón, y del que forman parte un total de 100 países, con la finalidad de “la protección de la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones antropógenas de mercurio a lo largo de su ciclo de vida sobre el aire, la tierra y el agua”.

A siete años de esta afiliación al convenio, la situación sobre contaminación por mercurio parece una labor incansable y que tuvo cierto respiro en febrero de 2019, luego de que el gobierno tomara control de la zona de La Pampa, en Madre de Dios, donde realizaban sus actividades más de 5 mil mineros.

La denominada Operación Mercurio redujo los niveles de minería ilegal, tal como muestra un reporte de MAAP Project. Sin embargo, con el estado de emergencia por la pandemia del COVID-19, las labores de control se habrían debilitado y muchos de los mineros informales estarían regresando, mientras que otros habrían reiniciado sus labores en zonas más alejadas, donde el control policial, militar y fiscal es más complicado.

[Ver además ► Récord en el precio del oro estaría incrementando minería ilegal en la Amazonía]

Además de Madre de Dios, las otras zonas donde se practica la minería ilegal se encuentran en las regiones de Puno, Ica, Arequipa, Ayacucho, La Libertad y Piura. Pese a las normas para regular el proceso de formalización minera emitidas, en Madre de Dios habrían solo 247 formalizados, mientras que en las cifras estimadas en otras zonas son más positivas: Puno (2893), La Libertad (2441), Ayacucho (1599), Arequipa (1420) y Cusco (649).

Según el Boletín Estadístico del Ministerio de Energía y Minas (Minagri), publicado en julio de 2020, en el campo de la gran minería formal, Madre de Dios solo representa el 0.3% de inversión minera en el país con 3.2 % en producción nacional de oro, un escenario bastante peculiar comparado con la minería informal ubicada en la zona amazónica.

Con la minería informal se calculan pérdidas de US$70 y US$120 millones anuales en Madre de Dios, región que se encuentra entre las cuatro principales productoras de oro y que, según la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, el 50% de su PBI depende de este tipo de comercio.

[Ver además ► [Opinión] No dejemos que la minería ilegal se “reactive” en nuestra Amazonía]

Minería ilegal en Madre de Dios. Foto: Andina

El crecimiento de la minería ilegal

Tal como se narra en una especial sobre “Madre de Dios y la fiebre del oro” de Actualidad Ambiental, tras la explosión de la producción y comercio de caucho entre 1890 y los primeros años de la década de 1950, se da paso a la “fiebre del oro”, tomando mayor fuerza en una segunda ola a inicios de 1970, sobre todo en Tampopata, para una tercera fase, que inicia en 2005.

El crecimiento de la minería ilegal se habría dado entre 2011 y 2012, luego que un grupo fuerte de ciudadanos fueron beneficiados con concesiones de reforestación, ecoturismo y conservación en la Pampa, precisamente, entre 2003 y 2005, aunque al notar el potencial aurífero de la zona, empezaron las invasiones de mineros ilegales, generando nuevos conflictos que tuvieron cierto respiro con la Operación Mercurio, pero que parecen estar muy lejos de ser una solución definitiva al tema de la contaminación.

Otro factor a tomar en cuenta en el crecimiento de este tipo de minería es el aumento en el precio del oro, sobre todo en los últimos meses, lo que habría llevado a que se retomen actividades en la zona de La Pampa, donde se pensaba tener controlada esta problemática.

Los daños del mercurio

En la minería de pequeña escala, el uso del mercurio se utiliza para el proceso de separar el oro de las partículas sin valor que se hallan en el yacimiento de origen. A este proceso se le conoce como amalgamación y tiene como siguiente paso evaporar el mercurio del oro extraído. Al realizarse al aire libre, liberando vapor, se genera un gran daño tanto para la persona que realiza el procedimiento como a quienes viven en zonas cercanas.

Una vez frío, este gas originado producto de la evaporización se condensa y se introduce en los suelos y cuerpos de agua. Es decir, a los daños producidos a quienes trabajan con mercurio y las personas que viven cerca, se suman los daños a ríos, superficies y otras especies que forman parte del ecosistema.

Respecto al origen del mercurio, este elemento utilizado por mineros ilegales tendría un origen clandestino desde Bolivia. Un dato a tomar en cuenta es que se necesitan tres kilos de mercurio por cada kilo de oro que se procesa en zonas cercanas a ríos.

[Ver además ► Minería ilegal continúa amenazando cuenca que abastece de agua a Iquitos]

Foto: Minam

El trabajo del Minam

Actualidad Ambiental conversó con Camila Alva, directora de Control de la Contaminación y Sustancias Químicas del Ministerio del Ambiente (Minam) para conocer las medidas de adaptación ante la contaminación por mercurio que ha realizado esta cartera.

La funcionaria resaltó la publicación de la Evaluación Inicial de Minamata, programada para la próxima semana, documento que detalla información sobre la línea base de la cual partimos respecto al mercurio en el país, y que incluye datos del inventario de existencias, emisiones y liberaciones.

Respecto a actividades concretas para controlar el uso de mercurio, Alva hizo referencia al proyecto PlanetGOLD, que espera reducir 15 toneladas de emisiones de este elemento y que va de la mano con otro proyecto denominado “Fortaleciendo capacidades para controlar las emisiones y liberaciones de mercurio en Perú”, ganador del Specific International Programme de la Secretaría del Convenio de Minamata.

“Este proyecto nos permitirá ejecutar acciones para la actualización continua del inventario de emisiones de mercurio, así como para el desarrollo de un Plan de reducción de Emisiones y Liberaciones. Todo ello enmarcado en el Decreto Supremo 004-2019-MINAM, que aprueba nuestro plan de acción nacional para implementar el convenio de Minamata en el país”, precisó la representante del Minam.

De parte del ministerio también se tiene previsto aprobar el Plan de Acción para la Minería de Oro Artesanal y de Pequeña Escala (MAPE) “con el cual se estarán implementando una serie actividades para la reducción del uso del mercurio en la MAPE, así como establecer los métodos de remediación y recuperación de sitios contaminados por mercurio”. A estos trabajos se suman el Plan de Vigilancia Ambiental y Epidemiológica para hacer seguimiento y monitoreo a los lugares con mayor exposición y contaminación.

[Ver además ► Diez organizaciones civiles reafirman su compromiso en la lucha contra la minería ilegal]

El mercurio también afecta las aguas y los peces que son consumidos por comunidades nativas. Foto: SPDA

Medidas de mitigación

Una de los grandes retos en la lucha contra la contaminación es encontrar una forma para reemplazar el mercurio por otros elementos menos contaminantes. Desde el Minam, se desarrollan talleres dirigidos a mineros y los proveedores de estas tecnologías sobre mejores prácticas ambientales para el uso del mercurio, así como la publicación de una guía enfocada en este tema.

Camila Alva también indica que se encuentran trabajando una propuesta de ley para la gestión integral de mercurio, lo que permitirá “mejorar la articulación entre las entidades gubernamentales involucradas en el manejo de dicha sustancia, así como el establecimiento de criterios para un adecuado manejo y gestión del mercurio dentro del territorio nacional”.

Finalmente, anunció que el Minam prepara para este mes de octubre la campaña “Expedición Mercurio” con el fin de difundir información sobre este elemento y los riesgos asociados a la salud y el ambiente, sobre todo en departamentos donde las emisiones de Mercurio son más críticas (Madre de Dios, Puno, Arequipa, Piura), además de la realización del Primer Simposio Interamericano de Mercurio, entre el 26 y 30 de octubre, “un espacio que permitirá continuar estrechando los lazos entre las políticas públicas, la academia y la sociedad civil para la toma de decisiones sobre la base de la evidencia”.

 

 

 

 

 



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

2 + 5 =