Con despedida de la flor de Amancaes inician la temporada de lomas en Villa María

Foto: Jaime Tranca / SPDA
  • Lomas de Paraíso es uno de los pocos lugares en Lima donde aún se puede apreciar la flor de Amancaes, la flor representativa de la capital peruana.

 

“Por una vereda viene cabalgando Jose Antonio / Se viene desde Barranco a ver la flor de Amancaes. (…) fina garúa de junio, le besa las dos mejillas / y cuatro cascos cantando van camino de Amancaes”, cantaba Chabuca Granda, recordando fiesta que se celebraba cada 24 de junio en las Pampas de Amancaes en el Rímac para dar la bienvenida a dicha flor que auguraba la llegada del invierno. Hace unas décadas dicha celebración desapareció y lamentablemente la flor va en ese camino.

La flor de Amancaes (Ismene Amancaes) es oriunda de las lomas de la capital peruana, pero ya no se puede encontrarla en todas ellas. Incluso en las mismas Lomas de Amancaes en el Rímac ya es casi imposible verla, según un estudio que realizó el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre en el 2015.

Pese a que las lomas son reconocidas como importantes ecosistemas de la capital, han sufrido diversos atentados, principalmente invasiones que han mutilado estos lugares donde viven flores, reptiles, insectos, mamíferos como zorros y vizcachas, aves, entre otros. La falta de demarcación, la dejadez de las autoridades locales e incluso la falta de legislación que asegure su protección han contribuido a esta pérdida gradual.

Foto: Jaime Tranca / SPDA

Según Michael Dillon, del Museo Field de Historia Natural de Chicago, las lomas en nuestro país se extienden del norte de Trujillo hasta Tacna y cada una funciona como una isla y cada una es diferente de la otra.

“Cada una de estas islas es diferente de la otra y la pérdida de cualquiera de ellas, o sus habitantes, sería un resultado muy triste para los esfuerzos globales de conservación. Este tipo de ecosistema no existe fuera de América del Sur, y no hay nada parecido en ningún otro lugar de la Tierra”, afirma el especialista.

Lima posee unas 19 mil hectáreas de lomas que reverdecen todos los años, entre junio y noviembre. Estas se encuentran en diversos distritos de la capital como Ancón, Rímac, Villa María, San Juan de Lurigancho, entre otros. Hace algunos años se propuso un proyecto para convertir estos ecosistemas en el Área de Conservación Regional (ACR) Sistema de Lomas de Lima, pero hasta ahora no se concreta.

Foto: Jaime Tranca / SPDA

Amancaes en Villa María

Junto a Lomas de Lúcumo y Lomas de Pachacámac, Lomas de Paraíso es uno de los pocos lugares donde aún se puede apreciar a la flor de Amancaes que dura de dos a cuatro días.

Actualidad Ambiental recorrió este lugar y pudo apreciar aún las últimas flores de Amancaes que crecen en este lugar conservado gracias al esfuerzo de vecinos y voluntarios que día a día luchan, sobre todo, contra los traficantes de terrenos. Esta primera caminata inauguró la temporada de lomas en este lugar.

Lomas de Paraíso es uno de los lugares más húmedos de Lima. Esto lo convierte en un lugar ideal para el florecimiento de la flor de Amancaes. Foto: Jaime Tranca / SPDA

DATO:



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

twelve − 8 =