Cambio climático: lo que está en juego

cambio_climatico_foro_nacionalCambio climático: lo que está en juego
Manuel Rodríguez Becerra y Henry Mance
Foro Nacional Ambiental

Este es un documento serio, bien planteado y pro positivo, realizado por Manuel Rodríguez Becerra, profesor de Política Ambiental en la Universidad de Los Andes y ex ministro de Medio Ambiente de Colombia, y Henry Mance, estudioso británico de la Universidad de Oxford.

Se desarrolla un acercamiento científico al fenómeno del cambio climático, sus impactos la viabilidad política y tecnológica y la lucha por detener el calentamiento global.

DESCARGAR (en pdf – 4.5 mb)



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


5 comentarios · Dejar un comentario

  • Dyana dijo:

    Interesante. Pero el link de descarga no es sobre el documento.

  • admin dijo:

    Gracias por el aviso. El enlace ha sido corregido

  • MALCOLM ALLISON dijo:

    PRIMERA SEMANA DE DECEPCIONES CLIMÁTICAS

    Cierra la primera semana de las grandes decisiones sobre el clima en la capital danesa, con decepciones climáticas
    Se esperaba que los países desarrollados adoptaran compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de entre un 25 y 40% en 2020, respecto a los niveles de 1990. Por su parte, los países en vías de desarrollo podrían continuar incrementando sus emisiones, pero entre un 15 y 30% menos de lo que lo harían si no tomaran ninguna medida.

    Todo esto se ha visto enturbiado por los borradores filtrados a la prensa relativos a las diferentes expectativas de ambos grupos, que hablan de distancias abismales, así como el denominado ‘climagate’, en el que un pirata informático habría destapado la supuesta exageración de datos por parte de científicos de la ONU respecto al verdadero alcance del calentamiento global.

    Una parte de los países en vías de desarrollo sigue inconforme con el texto que propuso Dinamarca en la Conferencia de Cambio Climático, al considerar que con esta propuesta los países ricos quieren evitar su obligación. El Grupo de China y los 77 países en vías de desarrollo, criticó la propuesta de documento que plantea el país anfitrión, Dinamarca, al considerar que transfiere a los países menos desarrollados la responsabilidad en el recorte de emisiones.
    El texto fue difundido entre algunas delegaciones desde el lunes, cuando se inició la conferencia.

    El embajador de Sudán y portavoz del Grupo China + 77, Lumumba D`Aping declaró que la propuesta danesa “es un acuerdo entre los países ricos para hacer prevalecer su posición en este proceso, que el acuerdo climático está amenazado con este documento”. “Es importante trabajar sobre las obligaciones de cada uno de los países, recordar las obligaciones que les corresponde a los países desarrollados y recordar las obligaciones que les corresponde a los países en vías de desarrollo”, aseveró.

    Lumumba D`Aping se mostró contrariado sobre el hecho de que el texto sólo incluya unos pocos párrafos a las obligaciones de los países industrializados, y en cambio sea el doble para los países pobres.
    El documento que ha sido criticado también por la Alianza Mundial de Pueblos Indígenas de Bosques Tropicales, que asegura que el respeto de los derechos y tradiciones de los pueblos indígenas no está incluido en ese texto.

    La propuesta tampoco ha caído bien en delegaciones como India y Brasil, que consideran que el texto les aleja más de los objetivos de recepción de fondos urgentes para países en vías de desarrollo en sus objetivos de lucha contra el cambio climático.

    El representante de la organización no gubernamental WWF, Kim Carstersen, dijo que la presidencia danesa de la conferencia trata de complacer a los países ricos y poderosos en lugar de servir a todos los gobiernos por igual.

    Hubo una explosión inesperada y extraordinaria de sinceridad de uno de los miembros clave en estas negociaciones – el sudanés Lumumba Di-imita, jefe negociador del llamado bloque G77 o de los países pobres. Ocurrió en una reunión del Bella Center donde asistieron unos 100 representantes africanos de la sociedad civil y algunos parlamentarios africanos. Su programa no había sido anunciado. Después de unos minutos, Lumumba Di-imita pidió a sus hermanos africanos apagar todos los micrófonos para no registrar lo que iba a decir y medio en broma dijo que “probablemente nos escucharán de todos modos”.

    Él no comenzó su discurso de inmediato. Se sentó en silencio y las lágrimas corrían por su rostro. Puso su cabeza entre las manos y dijo: “Nos han pedido que firme un pacto de suicidio.” La habitación estaba congelada, en silencio, todos estaban sorprendidos al ver al fuerte y maduro negociador Lumumba Di-imita, exhibiendo una emoción tan fuerte. Pidió disculpas a la audiencia y dijo que para Sudán, era “mejor estar de pie y gritar de pie.”

    Una vez repuesto, Lumumba Di-imita lanzó un ataque elocuente y directo al boicot aparente del proceso de negociación climática de parte de algunos países en desarrollo y mencionó la filtración del llamado “acuerdo danés” que se ha convertido en la comidilla de la conferencia.
    Habló en un tono mesurado y atacó al tope máximo de calentamiento de 2°C que los países más ricos consideran aceptable. Al referirse constantemente a determinadas partes del último informe del grupo de expertos del clima (IPCC) hizo una detallada referencia a páginas y secciones específicas y dijo que el tope máximo de calentamiento de 2ºC a nivel mundial significaría 3,5°C para gran parte de África. El “tope aceptable de calentamiento global de 2°C” implica una muerte segura para África, un tipo de “fascismo climático” impuesto a África por los grandes emisores de carbono. Dijo que a África se le ha pedido firmar un acuerdo que permitiría este calentamiento a cambio de 10,000 millones de dólares, y que a África también se le pide que “celebre” este acuerdo.
    A continuación, pasó a abordar con franqueza la debilidad de muchas delegaciones negociadoras de países africanos, señalando que muchos no estaban preparados y que algunos miembros eran perezosos o habían sido “comprados” por los países industrializados. Destacó que en la delegación de Sudáfrica, algunos miembros han tratado activamente de romper la unidad del bloque.

    El sudanés Lumumba Di-imita dijo que la gente de todo el mundo tenía que ser conscientes de lo que un mal acuerdo sobre cambio climático significa para África “Estoy absolutamente convencido de que lo que los gobiernos occidentales están haciendo no es aceptable para la sociedad civil occidental” remarcó.
    Explicó que, por querer subvertir un acuerdo post-Kyoto, los países industrializados efectivamente ignoran las emisiones históricas, y por el bloqueo en los acuerdos permitirán a cada ciudadano de esos países industrializados seguir emitiendo una gran cantidad de carbono por año y que desean que cada ciudadano en los países pobres no aumenten sus emisiones de CO2, lo que en los hechos impiden a muchos países africanos sacar a sus pueblos de la pobreza. Esto es nada menos que una colonización del cielo, dijo. “10,000 millones de dólares no es suficiente para comprar ataúdes para todos los africanos”.

    El sudanés jefe negociador del llamado bloque G77 o de los países pobres dijo que Obama probablemente vino a Copenhague a “santificar” este acuerdo. “¿Qué va a decir Obama a sus hijas? Que sus familiares de Kenia no valen la pena? Es lamentable que después de 500 años, a nosotros los africanos, todavía se nos considere “desechables”. ” “Mis buenos amigos … tenemos que juntarnos y luchar”.

    Lumumba Di-imita acusó a un grupo de industriales de EE.UU. detrás de una organización denominada Fundación de Obras del Clima (Climate Works Foundation) de estar detrás de los esfuerzos para boicotear los acuerdos de COP15 y dejar de lado a los países africanos, y señaló que los gobiernos ricos no quieren pagar el costo real del cambio climático o hacer frente a sus propios ciudadanos y plantearles abiertamente la urgente necesidad de cambiar sus estilos de vida.

  • AUXILIO ALCALDE dijo:

    COPENHAGUE COP15 PUEDE DESEMBOCAR EN LA CREACIÓN DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE.

    EN MEDIO DE LAS COMPLEJAS NEGOCIACIONES CLIMÁTICAS SE PERFILA UN PACTO VERDE FRANCO-BRASILERO QUE DARÁ MUCHO QUE HABLAR …

    Sarkozy insiste en crear en Copenhague Organización Mundial de Medio Ambiente
    El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, insistió hoy viernes 11 de diciembre de 2009 en que es posible y probable que el acuerdo que se adopte en la Cumbre de Naciones Unidas de Copenhague lleve a la creación de una ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE.

    Este órgano estaría “destinado a seguir la preparación del futuro tratado y a verificar el respeto de los compromisos”, indicó el Palacio del Elíseo en un comunicado, publicado tras la reunión de Sarkozy con los representantes de las principales organizaciones no gubernamentales relacionadas con la protección del medio ambiente. Además, el acuerdo final de Copenhague deberá incluir un sistema de financiación de la lucha contra el cambio climático en los países pobres, sobre “la base de una tasa impositiva internacional sobre las transferencias financieras”, señaló.

    En el ajedrez climático que se ha configurado en la Cumbre de Copenhague, Francia surge como una pieza gravitante y bastante inesperada. Era muy poca la conciencia que se tenía de FRANCIA COMO PAÍS AMAZÓNICO, sin embargo lo és y como tal lideró la reunión preparatoria para Copenhague de los países amazónicos en noviembre pasado en Brasilia. El DEPARTAMENTO FRANCES DE ULTRAMAR DE GUYANA le confiere a Francia la condición de País Amazónico. El destino del clima planetario está en gran parte ligado al destino del Amazonas, el principal pulmón del mundo.

    Sarkozy recordó que Francia se ha comprometido a hacer todo lo posible para favorecer las condiciones para una reducción de las emisiones de la Unión Europea, de modo que se alcance “lo más pronto posible”. Para ello, Francia ha renovado el compromiso de reducir sus emisiones de dióxido de carbono, a lo que el “Grenelle del Medio Ambiente”, proceso de concertación sobre políticas ecológicas, contribuye poderosamente.
    El “Grenelle del Medio Ambiente” inaugurado en octubre de 2007 apertura una nueva forma de gobernanza, una manera de trabajar, instalada en los poderes públicos de Francia. La caracteriza que en caso de discrepancia los arbitrajes serán decididos por el presidente de la República, el gobierno y el parlamento. El “Grenelle del Medio Ambiente” trata de movilizar asociaciones, sindicatos, expertos, empresas y responsables de la administración pública para que, en palabras de Nicolas Sarkozy “la ecología deje de ser solo un tema, para convertirse en una dimensión esencial de toda la acción política”. Las primeras mesas redondas estuvieron consagradas al calentamiento del planeta, la biodiversidad, los modos de producción y consumo sostenibles, y la democracia ecológica. Sus principales conclusiones afectan la agricultura, los transportes, la construcción y la introducción de un impuesto a la contaminación, en particular a partir de los carburantes.

    El jefe de Estado francés mostró su satisfacción por el movimiento internacional a favor del clima impulsado tras las publicación de la posición común franco-brasileña en noviembre pasado. Francia ha decidido abordar a fondo los desafíos planteados por la ecología.

    UN PACTO VERDE FRANCO-BRASILERO DARÁ MUCHO QUE HABLAR …

  • MARIA SABINA dijo:

    MUNDO RECALENTADO: Una isla del Pacífico lucha en Copenhague por no desaparecer

    PARA EL SABADO 12 DE DICIEMBRE A MITAD DEL PERÍODO DE CONFERENCIAS EN COPENHAGUE, LA PARADISIACA ISLITA DE TUVALU ES LA PROTAGONISTA EN LA CUMBRE CLIMÁTICA, ESTÁ AMENAZADA CON DESAPARECER BAJO LAS AGUAS EL 2050 POR EL CALENTAMIENTO GLOBAL YA QUE SOLO SE ELEVA 5 MTS. SOBRE EL NIVEL DEL MAR

    La isla pacífica de Tuvalu ha arrebatado el protagonismo en la sesión plenaria de la Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático de Copenhague al apelar a los 192 países participantes a que adopten urgentes medidas para frenar el calentamiento global y evitar así la desaparición del país.

    En un emotivo llamamiento, el delegado de Tuvalu en este foro, Ian Fry, con lágrimas en los ojos, ha pedido también a los países en desarrollo que se comprometan de manera vinculante a recortar sus emisiones para salvar a su diminuta nación.

    Tuvalu, antiguamente Islas Ellice, es un país insular perteneciente a la región de la Polinesia, a mitad de camino entre Hawai y Australia. Los países más cercanos a Tuvalu son Kiribati, Samoa y Fidji. Consta de 4 arrecifes de coral y 5 atolones, con un área total de tan solo 25 km2. Después del Vaticano (932 hab.) y antes de la Republica de Nauru (13.048 hab.) es la nación independiente con menor número de habitantes (11.600 hab.)

    “El destino de mi país está en sus manos”, ha dicho Fry tras apuntar que es irónico que para tomar una decisión en este foro haya que esperar a ver que se decide el Senado de EEUU.

    La isla y los atolones que forman el Estado independiente de Tuvalu desde 1978 tienen una altitud máxima sobre el nivel del mar de apenas cinco metros y están seriamente amenazadas por la subida del nivel de las aguas generado por el calentamiento global. Según los acuerdos de algunos estudios científicos, de mantener la tendencia al alza de las temperaturas, la subida del nivel del mar hará desaparecer Tuvalu hacia 2050.

    Compromisos vinculantes para los países emergentes

    Tuvalu se ha erigido en los últimos 6 días de negociaciones en representante de las islas pacíficas y en ariete de los países emergentes, a los que reclama compromisos vinculantes de reducción de emisiones de CO2, algo a lo que, según el Protocolo de Kioto, sólo están obligados los países ricos. La cumbre abrió la semana con un grupo especial de consultas para analizar esa posibilidad, que ha despertado el rechazo de naciones como China, que defienden que sus propuestas sean voluntarias.

    La cumbre este sábado, abordó diversas opciones para lograr un documento vinculante que regule la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero hasta 2050. El plenario comenzó con muestras de apoyo al progreso alcanzado por parte de las delegaciones de China y EEUU, enfrentadas por sus divergentes posturas sobre la financiación para mitigar las consecuencias de la contaminación en los países pobres.
    El delegado chino de la conferencia, Su Wei, comentó que “se ha progresado en la primera semana” de las negociaciones en los grupos de trabajo para elaborar un documento jurídicamente vinculante.El punto de partida de este progreso es el primer borrador que han recibido las 192 delegaciones de la conferencia y que propone reducir hasta 2050 las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) entre el 50 y el 95%, frente a los valores de 1990. El texto también ofrece limitar el incremento de la temperatura del planeta que ha sido de entre 1,5°C y 2°C con respecto a 1900 … para mediados del presente siglo.

    La delegación brasileña, hablando en nombre del G77, expresó su optimismo por el texto, pero insistió en la necesidad de mantener la senda del Protocolo de Kioto, vigente hasta 2012, un proceso al que se niega rotundamente a entrar EEUU, que no ratificó el documento.

    Queda por dilucidar aún si la conferencia seguirá una sola vía de negociación, guiada por el Protocolo de Kioto, u optará por una doble senda de contactos paralelos para obtener un nuevo tratado vinculante en Copenhague. Para ello, los titulares de Medio Ambiente y otras carteras similares llegan este sábado a Copenhague para empezar oficialmente a trabajar el lunes sobre el borrador que circulaba en la conferencia.

    La cumbre se toma el domingo un receso, que facilitará, sin duda, contactos informales para su reanudación el lunes. En lo que parece haber un consenso generalizado es que no habrá un acuerdo tangible si no se soluciona la cuestión pecuniaria en esta cumbre.

    “Nací en 1992. Han estado conversando durante toda mi vida. No pueden decirme ahora que necesitan más tiempo”.

    Christina tiene 17 años y vive en las Islas Salomón: otro país cuya propia existencia está amenazada por la subida del nivel del mar en los próximos años. Esas fueron sus palabras cuando se dirigió a los participantes en la Cumbre de Clima de Copenhague. Entre tanto, el enviado principal de los Estados Unidos, Todd Stern, se refería a Copenhague como tan sólo “un primer paso”.

    Allí es donde radica la batalla principal en Copenhague: todo depende de dónde se fijen las metas.

    EN LO QUE PARECE HABER CONSENSO ES EN QUE NO HABRÁ ACUERDO TANGIBLE SI NO SE SOLUCIONA LO DEL BILLETE EN LA COP15.

15 + sixteen =