Asesinan a lideresa asháninka dos semanas después del crimen de un líder cacataibo

Foto: Miqueas Sanchoma

  • Tan solo 16 días atrás fue asesinado otro líder indígena en Ucayali. Ambas víctimas luchaban por la defensa de sus territorios ancestrales.

 

Ayer, la Central de Comunidades de la Selva Central (Cencosec) confirmó el asesinato de la indígena asháninka Estela Casanto Mauricio, fundadora de la comunidad nativa Shankivironi, ubicada en el valle del Perene (Junín), informó el portal Ojo Público.

Estela Casanto se convirtió en la octava víctima tan solo durante el año de la pandemia. Solo en febrero pasado fueron asesinados los líderes cacataibos Herasmo García y Yenes Ríos, ambos de comunidades indígenas de Ucayali.

Según Cencosec, la comunidad es acosada por invasores con quienes tienen conflictos de tierra. Si bien el crimen aún está en investigación, la población indica que los culpables serían estas personas que se instalaron dentro del territorio indígena.

En conversación con Ojo Público, Tedy Sinacay, presidente de Cencosec, explicó que la comunidad de Shankivironi convive con migrantes que en los últimos años han creado un centro poblado dentro del territorio de la comunidad.

El dirigente señaló que “los colonos son mayoría en la zona y desde hace meses toman decisiones a nombre de la comunidad Shankivironi”. Sinacay denuncia que incluso han vendido predios de manera ilegal.

[Minam y Defensoría condenan nuevo asesinato de defensor ambiental y piden investigación] 

Violencia que no cesa

La Organización Regional de Aidesep – Ucayali (Orau) denunció que, durante los meses de pandemia, los atentados de traficantes de tierras contra líderes indígenas se han incrementado, y por ello han pedido al Gobierno medidas de protección.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo condenó este nuevo asesinato y expresó su “profunda preocupación por la desprotección en que se encuentran defensores indígenas y ambientales”. Asimismo, exigió a la Policía Nacional y a la Fiscalía “realizar una investigación para hallar a los responsables y que este delito no quede impune”.

Según cifra de la Defensoría, el año pasado fueron asesinados Arbildo Meléndez Grándes (Huánuco) y Benjamín Ríos Urimishi (Ucayali), en abril Gonzalo Pío Flores (Junín) y en julio Lorenzo Wampagkit Yamil (Amazonas), en mayo; y Roberto Pacheco (Madre de Dios) en setiembre. A ellos se suman Herasmo García y Yenes Ríos, asesinados en febrero de este año.

Ver además:

[Opinión] Retos para asegurar la protección de los defensores ambientales

Edwin Chota y Roberto Pacheco: ¿qué falta para que no se repita un asesinato similar?



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

eighteen + fifteen =