Amazonas: derrame de petróleo afectó terrenos agrícolas y afluentes del Marañón
Se verificó que la empresa instaló barreras de contención en el cauce de la quebrada Inayo.

Foto: OEFA

Debido al derrame de petróleo ocurrido el pasado 25 de enero, a la altura del kilómetro 441 del Oleoducto Norperuano, distrito de Imaza, provincia de Condocanqui (Amazonas), el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) llegó a la zona afectada y confirmó que el incidente afectó no solo terrenos agrícolas, sino también ríos que desembocan en el Marañón.

“En la supervisión realizada se constató que el petróleo crudo derramado impactó en suelos agrícolas (sembríos de cacao) y las aguas de la quebrada Inayo, tributario del río Chiriaco, afluente del río Marañón. Además, se verificó que la empresa instaló barreras de contención en el cauce de la quebrada Inayo y lograron recuperar aproximadamente 150 barriles de crudo emulsionado, como parte de su Plan de Contingencia”, señaló OEFA en un comunicado.

EL organismo anunció además que los supervisores realizaron la toma de muestras de suelo en la zona del derrame y de agua superficial en la quebrada Inayo, y continúan georreferenciando el área afectada por el derrame y supervisando las acciones adoptadas por la empresa para el control, limpieza y recuperación del crudo derramado.

Se constató que el fluido del derrame sigue el cauce de la quebrada Inayo, tributaria del río Chiriaco.

Foto: OEFA

En declaraciones a El Comercio, Karina Tafur, subdirectora de Supervisión Directa del OEFA, señaló que Petroperú tiene diez días hábiles para informar a la autoridad ambiental sobre las acciones que han acatado en su plan de remediación ambiental (medidas de contingencia ante desastres), el cual deberá incluir las causas del derrame.

“Hemos verificado que la empresa colocó barreras de contención para evitar que se extienda el derrame. En una segunda visita inopinada, cuando acaben con las acciones de limpieza, enviaremos biólogos para corroborar cuál fue la afectación en la flora y fauna”, dijo.

Por su parte, Petroperú explicó que el derrame se habría producido por un desplazamiento de terreno, debido a que el ducto se ubica en una pendiente pronunciada en donde se acumula agua de lluvia, lo que produce el movimiento de tierra.

Según la empresa, el 27 de enero se eliminó la fuga de petróleo y que se han recuperado 215 barriles de petróleo. Las acciones de limpieza y remediación de la zona afectada continúan.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

eighteen − seven =