Problema de conexión en Purús: Olvido del Estado y algunas alternativas sostenibles

Foto: Jaime Tranca / SPDA

* Actualidad Ambiental, junto con la organización Upper Amazon Conservancy (UAC) y periodistas de El Comercio, llegaron a Purús en marzo pasado, una provincia que necesita urgente atención del Estado debido a sus múltiples necesidades relacionadas a salud, educación, abastecimiento de alimentos, entre otros.

 

La falta de conexión terrestre de la provincia de Purús (Ucayali) con el resto del país es un problema que se ha visibilizado en las últimas semanas en diversos los medios de comunicación, principalmente porque desde el Congreso de la República se ha fomentado -a través de proyectos de ley- la construcción de carreteras por zonas no permitidas como parques nacionales o territorios habitados por pueblos indígenas en aislamiento.

Uno de estos proyectos se convirtió en la Ley 30723 -la cual promueve carreteras en zonas de frontera y el mantenimiento de trochas carrozables- y despertó el reclamo de organizaciones indígenas y organismos como el Ministerios del Ambiente y de Cultura, así como de congresistas de la Comisión de Pueblos y organismos internacionales como la CIDH y la ONU.

Frente a esta situación, el alcalde Purús, Domingo Ríos, pide que se planteen otras alternativas para que la provincia que lidera pueda resolver diversas necesidades: servicios de electricidad, agua y desagüe, abastecimiento de alimentos y combustible, centros de salud, centros educativos, entre otros.

Ríos Lozano es uno de los promotores de la carretera que uniría las provincias de Purús y Tahuamanu (Madre de Dios), la misma que en otra oportunidad había propuesto el congresista de Fuerza Popular, Carlos Tubino, pero que fue archivada en el Congreso por recomendación de diversos organismos que alertaron riesgos dentro de áreas frágiles de la Amazonía.

Domingo Ríos, alcalde de Purús. Foto: Jaime Tranca / SPDA

En conversación con Actualidad Ambiental, el alcalde de Purús señaló que si bien existen vuelos cívicos para conectar a Purús con Pucallpa, la capital de Ucayali, estos sólo se dan dos veces al mes, y a veces sólo un vuelo cada 30 días por problemas de combustible.

Los vuelos cívicos son proporcionados por el Estado a través de la Fuerza Aérea del Perú. El precio del pasaje es de 50 soles por persona. En una visita a Purús en marzo pasado, Actualidad Ambiental comprobó que los vuelos no son regulares y, debido a esta situación, los más perjudicados son los enfermos que necesitan urgente traslado a Pucallpa o Lima.

La salida de vuelos de Purús no es constante. A diferencia del pueblo vecino, Santa Rosa do Purús, en Brasil, donde los vuelos son interdiarios. En el caso de emergencias, no hay un protocolo de establecido para trasladar a los pacientes, a diferencia de Brasil, donde el sistema de emergencias sí funciona. Foto: Jaime Tranca / SPDA

Además de los vuelos cívicos, existen los vuelos subsidiados por el Estado que cuestan 260 soles. Por otro lado, el costo de los vuelos comerciales de Pucallpa a Purús cuestan 500 soles. Un vuelo charter (taxi aéreo hasta para 12 personas) cuesta hasta 14 mil soles. En los 3 primeros casos, el precio del flete es de 7 soles el kilo, y existen diversas quejas de parte de los purusinos porque siempre, incluso en los vuelos cívicos, se da prioridad a la carga y no a las personas.

“Hoy no hay vuelo subsidiado, ya más de dos meses. Hoy no tenemos más que el vuelo cívico, que son dos veces al mes, que trae 40 pasajeros por vuelo. No tenemos otro, no hay subsidiado”, reclamó el alcalde.

“En una reunión con la PCM estuve con el presidente de la Feconapu, Ecopurús y la iglesia. Hemos pedido que se incremente el presupuesto a la Fuerza Aérea para que aumente por lo menos los vuelos cívicos, a un vuelo semanal cada viernes. Pero el Ministerio de Economía inmediatamente se paró y dijo: ‘Señores, no hay presupuesto’”, aseguró el burgomaestre.

Al problema de conexión en Purús, según Ríos, se suma el olvido del Estado que ha dado la espalda a esta provincia que tiene como uno de sus principales abastecedores de alimentos a Santa Rosa do Purús, distrito brasilero del estado de Acre, a donde se llega navegando de 3 a 4 horas río abajo (7 horas de regreso).

Otras alternativas

Para resolver el problema de la conexión de Purús se han establecido algunas propuestas. Una de ellas es la conectividad multimodal, propuesto a través de la Ley 30574, aprobada en junio del año pasado. La norma busca conectar Puerto Esperanza con el resto del país utilizando la vías fluvial, terrestre y aérea (si es preciso) que existen en Brasil, con el fin de llegar a Iñapari (Madre de Dios). Por el momento, esta opción está siendo analizada, aunque aún sólo para el comercio.

La ruta multimodal implica el traslado de 27 horas navegando por el río Purús hasta Manoel Urbano en Brasil, y 6 horas por carretera hasta Iñapari, en Perú. La otra alternativa es navegar tres horas hasta Santa Rosa do Purús, luego volar hora y media hasta Río Branco y finalmente ir 4 a 5 horas en carretera hasta Iñapari.

La otra alternativa, es incrementar los vuelos cívicos a una vez por semana o vuelos interdiarios, como se hace en Santa Rosa do Purús, en el país vecino. Carlos Trinidad, de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), señala que el Poder Ejecutivo ha dado un paso importante al respecto, a través de la publicación del Decreto Supremo 005-2018-RE, que establece las acciones de desarrollo sostenible e integración para la atención prioritaria de las áreas críticas de frontera, al haber incluido a Purús como un núcleo de desarrollo e integración. Sin embargo, Trinidad considera que se debe fiscalizar el cumplimiento de esta norma, en especial para superar los graves problemas de conectividad aérea y la falta de financiamiento público para dar cumplimiento a las obligaciones contempladas en la Ley Marco para el Desarrollo e Integración Fronteriza, Ley 29778.

Fomentar el intercambio comercial entre Perú y Brasil es otra de las propuestas. Para ello se necesita fortalecer algunas entidades en ambos países. Por ejemplo, tanto en Brasil como en Perú no están presentes entidades como Aduanas o Senasa para que se pueda comercializar combustible y alimentos (entre ellos carne de res) conforme a ley.

A estas alternativas, según el alcalde Domingo Ríos, se deben sumar otras relacionadas al fomento de actividades productivas que generen ingresos para los habitantes de Purús.

La mayoría de abarrotes vienen de Brasil. Foto: Jaime Tranca / SPDA

DATOS:

  • La provincia de Purús posee aproximadamente 5 mil habitantes, de los cuales 1200 viven en Puerto Esperanza, la capital.
  • En la provincia existen 47 comunidades indígenas de las etnias Cashinahuas, Sharanahuas, Culinas, Mastanahuas, Ashaninkas, Amahuacas y Yines.
  • El balón de gas cuesta 135 soles. La bolsa de arroz, si es peruano, cuesta hasta 10 soles, debido al flete. El arroz que proviene de Brasil cuesta menos de la mitad.
  • En casa solo tienen electricidad 3 horas al día, de 6 pm a 9 pm.

 



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

3 + five =