[Especial fotográfico] Beneficios y oportunidades que ofrecen las Áreas Naturales Protegidas

Foto: Thomas Müller / SPDA

Las áreas naturales protegidas (ANP) son espacios continentales o marinos del territorio nacional reconocidos, establecidos y protegidos legalmente por el Estado, debido a su importancia para la conservación de la diversidad biológica y demás valores asociados de interés cultural, paisajístico y científico, así como por su contribución al desarrollo sostenible del país. El organismo encargado de velar por estos espacios es el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp).

En Perú existen 77 ANP, que abarcan el 17% del territorio nacional. Entre ellas se encuentran la Reserva Nacional de Lachay (Lima), Reserva Nacional Paracas (Ica), Santuario Histórico de Machu Picchu (Cusco), Parque Nacional del Manu (Madre de Dios), Reserva Nacional Tambopata (Madre de Dios), Parque Nacional Huascarán (Áncash), Reserva Comunal Machiguenga (Pasco), entre otros.

Las ANP generan beneficios sociales, económicos y ambientales, no solo para las poblaciones cercanas, sino también para todos los peruanos. En el siguiente especial fotográfico te mostramos algunos de estos beneficios.

->Clic sobre las imágenes para leer las leyendas<-

Más turistas. El turismo en Áreas Naturales Protegidas es una de las mejores estrategias de conservación por su bajo impacto y por crear un efecto multiplicador en la economía nacional. Según cifras del Sernanp, en el 2016 fueron 1´833,239 las personas que visitaron estas áreas, un 17% más que lo registrado en el 2015. Foto: Thomas Müller / SPDA.
Las preferidas. Las áreas más visitadas fueron las Islas Ballestas (RNSIIPG), la Reserva Nacional de Paracas, el Parque Nacional Huascarán, el Santuario Histórico de Machu Picchu, el Parque Nacional Tingo María y la Reserva Nacional Tambopata. Foto: Andina.
Deporte de aventura. El desarrollo de turismo sostenible en las áreas protegidas ha impulsado la formalización de los servicios que se ofrecen en estos lugares. Por ejemplo, se desarrollan actividades como parapente, kayak, catamarán, trekking, entre otras. Foto: Andina.
Protección de bosques. Según Sernanp, entre el 2013 y 2015 se generó S/. 114 millones como resultado de los proyectos de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques (REDD+) en cuatro áreas naturales protegidas (Parque Nacional Cordillera Azul, la Reserva Nacional Tambopata, el Parque Nacional Bahuaja Sonene y el Bosque de Protección Alto Mayo). Foto: Thomas Müller / SPDA.
Los proyectos REDD+ otorgan un valor económico al carbono forestal que almacenan los bosques, haciendo que valgan más en pie que deforestados. Foto: Thomas Müller / SPDA.
Familias beneficiadas. El dinero recaudado ha permitido que 200 familias en el Bosque de Protección Alto Mayo obtengan la certificación orgánica de café que les permitió exportar sus productos a Estados Unidos en el 2015. También ha sido invertido en promover el turismo, la artesanía y la agroforestería de las poblaciones locales en la Reserva Nacional Tambopata y el Parque Nacional Cordillera Azul. Foto: Thomas Müller / SPDA.
Estos proyectos tienen un gran potencial de crecimiento ya que actualmente solo abarcan una octava parte del total de bosques resguardados en las ANP a nivel nacional. Foto: Thomas Müller / SPDA.
El 50% de la economía del Perú depende de su capital natural y de los servicios ecosistémicos que este presta. Las ANP son la garantía de la continuidad de esos servicios. Foto: Thomas Müller / SPDA.
Fuentes de agua. Alrededor de 2.7 millones de peruanos -incluidas las poblaciones de Arequipa, Lambayeque, el Callejón de Huaylas, Chimbote, Coronel Portillo, San Martín, Huánuco, Cañete, Oxapampa, Amazonas y Tumbes- reciben el agua proveniente de 16 ANP. Foto: Thomas Müller / SPDA.
Se estima que para 2018 el valor de los servicios ecosistémicos de las ANP del Perú será del orden de los 10 mil millones de dólares. Foto: Thomas Müller / SPDA.


COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

one + 20 =