Voces de Madre de Dios #4: Amazonía y pueblos indígenas en datos

Foto: MEM

Escribe Wili Reaño

 

En el Perú, cohabitan 55 pueblos indígenas que hablan 47 lenguas originarias. Del total de ellos, 51 representan a pueblos indígenas amazónicos.

Según el II Censo de Comunidades Indígenas de la Amazonía Peruana (2007), la población indígena amazónica del Perú alcanza los 332.975 habitantes. De esta cifra, se estima que unas 29 mil personas viven en el territorio del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado (Madre de Dios y parte de Cusco). Ellos representan a 22 pueblos indígenas amazónicos y 171 comunidades nativas.

Pobreza extrema y salud

La población indígena amazónica del Perú, que vive a lo largo de 11 departamentos del noreste del país, vive en una profunda situación de pobreza, sobre todo los niños. Se estima que el 49% de estos últimos se encuentra en pobreza extrema.

En cuanto al estado de salud, los datos revelan pocas posibilidades de desarrollo de los pueblos de la selva a largo plazo. Según la ENDES 2016, el 19.8% de los niños menores de 5 años presenta desnutrición crónica, mientras que el estudio del 2015 muestra que la anemia es de 47.9% en edades de 0 a 3 años. Estos niños, lamentablemente, verán mermadas sus capacidades para el aprendizaje y su desarrollo integral.

Foto: Diego Pérez / ElTaller.pe

Educación

En relación a la educación, otro aspecto clave que puede favorecer el desarrollo de los pueblos, los resultados tampoco son alentadores. Las coberturas de acceso a la educación básica primaria de niños y niñas de 6 a 11 años están muy por debajo del promedio nacional, que llegan al 93%. En el pueblo asháninka, solo el 77% de la población accede a esta educación; mientras que, en el caso de los pueblos de otras lenguas amazónicas, solo el 76% lo hace.

Respecto al nivel de acceso a educación secundaria, las cifras son incluso más preocupantes. Si bien el promedio nacional entre niños 12 a 17 años es de aproximadamente 84%, solo el 64% de los adolescentes asháninkas y el 66% de menores otras lenguas originarias acceden a esta educación.

Por otro lado, el embarazo adolescente alcanza al 21.8% de la población indígena. Sin embargo, en algunos pueblos como el asháninka u otros amazónicos, este porcentaje llega alrededor de un 40% de adolescentes, quienes tienen al menos un hijo.

Foto: Thomas Müller / SPDA

La Amazonía

La Amazonía es el mayor bosque tropical y el sistema fluvial más extenso del planeta. Contiene la décima parte de las especies vegetales y animales del mundo. El vapor de agua liberado por el bosque influye en las precipitaciones de América Central y del Sur, y el carbono almacenado en la vegetación y los suelos es fundamental a escala mundial para frenar el cambio climático.

En la Amazonía viven 34 millones de personas, incluyendo más de 350 grupos indígenas, algunos de ellos en aislamiento voluntario.

Amazonía peruana

La Amazonía peruana se extiende a lo largo de 782.800 km2, el 60% de todo el territorio nacional. Se estima que su población es 3.2 millones de habitantes, de los cuales 333 mil son indígenas, casi el 11% de los que viven en la selva.

Pese a que el 17% de la selva ha sido destruida, grandes áreas se mantienen en buenas condiciones. Las áreas protegidas y los territorios indígenas cubren alrededor de la mitad de la Amazonía.

Amenazas

La Amazonía está sufriendo cambios rápidos. Algunos desarrollos amenazan la integridad de sus ecosistemas, sus especies y la asombrosa variedad de bienes y servicios locales y mundiales que proporciona. También van socavando su capacidad para estabilizar y regular los patrones climáticos regionales y mundiales.

En la actualidad, los mayores agentes de cambio son la agricultura y la ganadería. Más de 250 proyectos de construcción de represas ponen en riesgo la hidrología de todo el bioma. Sus efectos resultan catastróficos para especies únicas de peces migratorios de la cuenca amazónica. Recordemos que el grueso de la ingesta de proteínas del poblador amazónico viene del consumo de los peces de sus ríos.

Más de 20 proyectos de construcción de enormes carreteras ejercen presión sobre densos bosques. La experiencia previa hace pensar que esto dará lugar a un rápido aumento de la pérdida de bosques.

Foto: Andina

Minería ilegal

El espectacular aumento de la minería y la extracción de combustibles fósiles en el bioma muestra un arrogante desprecio por las políticas de conservación en los países amazónicos. Se han otorgado más de 800 permisos de explotación minera, de petróleo y gas en áreas protegidas. Hay otros 6.800 en proceso de examen.

La minería ilegal se ha vuelto un peligro que destruye las vidas de las personas. Bosques y ríos son arrasados para extraer oro, con procedimientos que destruyen y envenenan al ser humano y a la naturaleza.

Foto: Thomas Müller / SPDA

Tala ilegal

Por otra parte, los procesos de extracción de madera informales crean mafias para conseguir sus propósitos. Esta es una práctica que, lamentablemente, aumenta en muchos sectores de la Amazonía peruana.

Se han identificado 31 “frentes de deforestación”. Estos consumen bosques por todos los lados y roban a los países las inmensas oportunidades que ofrecen las vías de desarrollo más sostenibles en la región.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario