[Video] Reportaje muestra la grave contaminación del río Chillón

  • Diario El Comercio publicó investigación que presenta el estado de contaminación del segundo río más importante de la capital. En algunas zonas, el agua es tan contaminada que pone en riesgo la salud de niños y adultos mayores.

 

El río Chillón es la segunda fuente hídrica más importante de Lima luego del Rímac. Se extiende desde la provincia de Canta (Lima) hasta el Callao, y en su recorrido recibe diversas fuentes contaminantes como aguas servidas, residuos químicos, desmonte, basura, entre otros.

Con el fin de evidenciar este problema, diario El Comercio publicó un reportaje que muestra cómo el Chillón se ha convertido en un río cuyas aguas y cauce representan un peligro para las personas, especialmente para niños y adultos mayores.

Además de mostrar el grado de contaminación, “Chillón: el río que no puedes tocar” presenta las posibles causas y autoridades responsables de este descuido que no solo pone en riesgo la salud de cientos de familias, sino también perjudica este espacio natural y las especies que dependen de él.

Mira el reportaje:

“El agua del río Chillón es cualquier cosa menos vida. La segunda fuente hídrica más importante de Lima desemboca en la playa Márquez (Callao), la más contaminada del Perú, y lo que deja es una mezcla burbujeante de heces y residuos industriales, que a primera vista aterra, y cuando se le somete a un estudio científico, es aún peor”, resalta el reportaje.

Sobre el estado de contaminación, científicos de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) afirmaron que en el análisis de calidad del agua, se encontró “un nivel de coliformes totales –un grupo de bacterias– que excede 12 veces los límites máximos permisibles para aguas recreacionales. Se identificó específicamente a la ‘Escherichia coli’, una bacteria coliforme capaz de causar insuficiencia renal y poner en riesgo la vida de niños y adultos mayores”.

“Si alguien se expone a esta agua, podría presentar graves infecciones estomacales y en la piel. Las personas no deberían tener ningún tipo de contacto con esta agua”, advierte por su parte Óscar Aguinaga, biólogo de la Universidad Cayetano Heredia, quien participó en este informe.

El reportaje también muestra cómo las autoridades no asumen responsabilidades frente al caso y, además, pone en evidencia cómo una planta de tratamiento de Sedapal ha sobrepasado su capacidad y vierte aguas servidas al río.

[Mira el reportaje aquí]



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

twelve − seven =