TapirChip: la nueva cámara que recoge información para proteger la Amazonía

Crédito: WWF Perú

Toda especie animal que se mueva en medio de los densos bosques amazónicos es registrada por esta cámara. Hablamos de TapirChip, una cámara fotográfica equipada con diferentes sensores de movimiento para tomar imágenes de forma automática. No importa si nos enfrentamos a un escenario con lluvias intensas o altos índices de calor -como el clima característico de la selva peruana-, esta cámara, conocida entre los científicos conservacionistas como “cámara trampa”, es eficaz.

“Son varios los objetivos de esta cámara diseñada por especialistas del Grupo de Telecomunicaciones Rurales de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), pero el principal es el de registrar la biodiversidad amazónica de especies de fauna silvestre. Esto permitirá tener información fiable para conocer el nivel de poblaciones animales y así poder diagramar mejores planes para conservarlos”, dijo a Actualidad Ambiental, Luis Camacho, investigador principal de TapirChip, durante la presentación de los resultados de la investigación de esta cámara trampa.

Entre los atributos que caracterizan a TapirChip está su capacidad para generar imágenes de 5 megapíxeles con alta autonomía energética. Además, el hecho de que es un artefacto al que se le pueden sumar otros sensores para registrar información adicional a la imagen, como la temperatura, la humedad y el sonido.

Pedro Gamboa Moquillaza, jefe del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas del Perú (Sernanp), señaló que la presentación de este modelo de cámara trampa “es un buen ejemplo de cómo la tecnología ayuda a generar información para una mejor toma de decisiones”. Además, Gamboa destacó su condición no invasiva en el ecosistema, así como el hecho de que pueda registrar imágenes de especies nocturnas y de población de baja densidad.

Según indicó el jefe del Sernanp, el Estado peruano ya ha utilizado este tipo de cámaras trampa Áreas Naturales Protegidas a lo largo del país. Su uso ya ha arrojado importantes resultados, como en el caso del Parque Nacional del Manu (región de Madre de Dios), donde se detectó hasta 49 jaguares; o en el Santuario Nacional Tabaconas Namballe (región de Cajamarca), donde se encontraron especies que jamás pensaron hallar en un área protegida como esa.

Crédito: WWF Perú

José Luis Mena, director de Ciencias para la Conservación de WWF Perú, quien también estuvo en la presentación de TapirChip, recordó que antes de la existencia de este tipo de cámaras, los científicos debían recorrer extensas trochas para registrar información en ecosistemas al aire libre. “Ahora, este tipo de cámaras se pueden usar para diagramar modelos estadísticos y biológicos para calcular la abundancia de especies en grandes dimensiones”, acotó.

Comunidades podrían beneficiarse

TapirChip también tiene un enfoque social, enfatizó Luis Camacho. Dicha cámara trampa está elaborada con hardware y software libre, es decir, que puede ser utilizado por quien desee. “Esto quiere decir que se puede capacitar a miembros de las comunidades para que puedan disponer de esta tecnología sin restricción”, resaltó Camacho.

Previa capacitación, los miembros de las comunidades podrán producir ellos mismos el hardware para estos equipos y encargarse de su programación. “Esto producirá que el Perú genere su propio mercado en cámaras trampa, lo que brindaría un ingreso económico que mejoraría la calidad de vida de las comunidades. Podría ser una alternativa para aquellos indígenas que, por falta de oportunidades, se sienten obligados a dedicarse a la tala o minería ilegal, así como la deforestación de bosques”, resaltó Camacho.

La sostenibilidad de TapirChip está basada en la filantropía: la ciudadanía puede convertirse en “micromecenas” y donar montos pequeños para el desarrollo de este tipo de cámaras y las grandes empresas que decidan invertir en conservación puedes ser “macromecenas”.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario