Senace desaprobó modificación de EIA de Terminal Portuario de Paracas

Foto: Terminal Portuario de Paracas
  • El consorcio encargado del proyecto no pudo levantar 33 observaciones de un total 277 que hicieron el Senace y 11 entidades públicas que participaron como opinantes técnicos. Del total observaciones no levantadas, 16 corresponden al Senace y 17 al Sernanp, que tiene opinión técnica vinculante

El Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (Senace) desaprobó la propuesta de Modificación del Estudio de Impacto Ambiental (MEIA) del Terminal Portuario General San Martín, ubicado en Paracas (Ica).

Según Senace, el proyecto multipropósito orientado a manejar cargas diversas y pasajeros, fue concesionado a favor de Consorcio Terminal Portuario Paracas S.A. (TPP) el 2014 por ProInversión, previa compatibilidad otorgada por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Esytado (Sernanp) por constituirse un derecho preexistente. La vida útil del proyecto es de 30 años.

El Estudio de Impacto Ambiental detallado (EIA) del proyecto fue aprobado en el 2016 por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), antes de la transferencia de funciones al Senace. Actualmente, el consorcio ha informado el inicio de obras aprobadas en dicho EIA.

A través de la MEIA, el consorcio propuso ejecutar los siguientes componentes no contenidos en el EIA aprobado en el 2016: (i) almacén de concentrados de minerales, (ii) planta de tratamiento de aguas residuales, (iii) planta desalinizadora y (iv) el emisario submarino para vertimiento de salmuera.

La desaprobación se dio porque el titular del proyecto no pudo levantar 33 observaciones de un total 277 que hicieron el Senace y las 11 entidades públicas que participaron como opinantes técnicos. Del total observaciones no levantadas, 16 corresponden al Senace y 17 al Sernanp, que tiene opinión técnica vinculante.

Las principales observaciones no levantadas fueron:

  • Actividad de transporte: no es claro cuántos vehículos circularán por día y medidas de mitigación son insuficientes para resguardar fauna en peligro y mitigar el impacto en turismo.
  • No se consideró en el estudio ambiental los criterios ambientales y sociales sobre la propuesta de ubicación del almacén de concentrado de mineral.
  • Respecto de las medidas para resguardo de fauna silvestre protegida (pelícano peruano, gaviotín peruano piquero, gecko, entre otros), en algunos casos no se evaluó el impacto que generaría la operación y, en otros casos, las medidas de manejo no presentaron indicadores medibles y cuantificables que puedan ser objeto de supervisión y fiscalización durante la construcción y operación.
  • El titular no analiza los impactos acumulativos respecto de la pesca artesanal y el turismo, a pesar de ser actividades directamente relacionadas con el proyecto.
  • No se realizó monitoreo de tráfico en forma simultánea a la evaluación de ruido, ni monitoreo de tráfico nocturno, por lo que las medidas propuestas no presentan indicadores medibles ni cuantificables.
  • La empresa señala que el aumento de transporte de carga pesada sólo genera impacto leve sustentado en información bibliográfica sin que se haya efectuado un trabajo de campo para el establecimiento de una línea base.
  • Se reconoce en el MEIA que el tráfico en la garita de control al 2020 pasará de nivel de servicio A (tráfico leve) a F (tráfico forzado), más no presentan medidas concretas de mitigación.
  • La alternativa de solución frente a un posible tsunami que impacte al almacén de concentrado cercano al mar, tiene como medida adicional de mitigación la construcción de un muro perimétrico, el mismo que no presenta ubicación, análisis de impactos ambientales, ni medidas de control ambiental.

Consideraciones adicionales

Según Senace, en la MEIA el consorcio presenta información respecto del monitoreo de ruido en los que se evidencia dos puntos cercanos a la zona de protección estricta de la Reserva Nacional de Paracas, en los que se superan los estándares de calidad ambiental para ruido. Cabe precisar que ello coincide con zonas de anidamiento del gaviotín peruano.

Además del Sernanp, para la evaluación de la MEIA participaron otras 10 entidades públicas como opinantes técnicos: el MTC, el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, el Ministerio de Cultura, el Ministerio de la Producción, la Autoridad Nacional del Agua (vinculante), la Autoridad Portuaria Nacional, la Marina de Guerra del Perú (vía la Dirección General de Capitanías y Guardacostas), el Instituto del Mar del Perú (Imarpe), el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes) y el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor).

Para este expediente el Senace conformó un equipo multidisciplinario compuesto por 10 especialistas, encabezados por un líder de proyecto, quienes dedicaron 1500 horas hombre a su evaluación, realizaron 2 visitas de campo en el marco de la elaboración de la línea base del estudio, y sostuvieron 25 reuniones de coordinación y seguimiento con entidades opinantes y el titular del proyecto. Asimismo, realizaron una avanzada social en la zona del proyecto y condujeron una ronda de talleres informativos y una audiencia pública en el área de influencia del proyecto, acciones en las que participaron 500 personas.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

11 + 7 =