Según estudio: un hongo provoca extinción masiva de anfibios en más de 60 países

Foto: Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

  • Investigación realizada también en Perú revela que enfermedad micótica letal está eliminando grandes poblaciones de anfibios a nivel mundial.

Una enfermedad provocada por el hongo Batrachochytrium dendrobatidis ataca y destruye la piel de los anfibios y es responsable de la desaparición de más de 500 especies en más de 60 países, informó un reciente estudio liderado por la Universidad Nacional de Australia y publicado en la revista Science.

Según la publicación, la enfermedad provocada por este hongo se denomina quitridiomicosis y causó 90 extinciones en los últimos 50 años en Australia, América Central y América del Sur. A pesar de que se han redescubierto algunas especies que se creían extintas a causa de esta enfermedad, solo el 12% de los ejemplares afectados han mostrado signos de recuperación.

Alessandro Catenazzi, profesor en la Universidad Internacional de Florida y miembro del equipo internacional que realizó este estudio, se encargó de desarrollar el trabajo de investigación en Wayqecha y Villa Carmen, dos estaciones biológicas ubicadas en la gradiente altitudinal entre Cusco y Madre de Dios, administradas por la Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica (ACCA).

[Ver además ► Mujeres que dan la cara por la investigación científica en el Perú]

Catenazzi resaltó que, de las 90 especies extintas, existe un 40% de las otras especies afectadas que continúan experimentando disminuciones en sus poblaciones. “No tenemos ningún otro ejemplo de enfermedad infecciosa que cause la pérdida de biodiversidad en una escala comparable”, explicó.

Entre los efectos de la quitridiomicosis está el engrosamiento de la piel de los anfibios infectados, el cual impide que el animal mantenga el balance en sus sales minerales y el agua en la sangre. También puede interrumpir la respiración de la piel, que en muchos anfibios es tan o más importante que la respiración por pulmones. Finalmente, ese hongo también produce toxinas que paralizan los glóbulos blancos, lo que altera la respuesta inmunitaria de los anfibios infectados.

El área de estudio principal donde el peruano Alessandro Catenazzi realizó su investigación fue el Parque Nacional del Manu y su zona de amortiguamiento.

[Ver además ► Enrique Ortiz: “La investigación en áreas protegidas ha salvado especies como la vicuña”]

DATO:

  • La Estación Biológica Bosque de Nubes Wayqecha se ubica en el valle del Kosñipata, considerado como uno de los rincones con mayor biodiversidad del planeta. En este lugar, a 3500 msnm, es un espacio reconocido como Área de Conservación Privada o ACP que en principio estaba destinado solo a la investigación científica pero que con el tiempo se fue abriendo a todo el público. Asimismo, la Estación Biológica Villa Carmen se encuentra a 2300 msnm, con más de 50 km de trochas para conocer quebradas, ríos, lagunas, humedales y su fauna variada. Está ubicada en la confluencia del río Piñipiñi con el río Pilcopata en la reserva de la Biosfera del Manu, al lado de un bosque nublado andino y selva baja amazónica.

 



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario