Respiran plomo: niños de Ventanilla y Mi Perú están expuestos a metales pesados

Foto: Convoca.pe

 

Un reciente reportaje de Convoca.pe pone en evidencia cómo cientos de niños y adultos del Callao respiran aire que contiene metales pesados por encima de los parámetros permitidos para seres humanos.

Plomo y cadmio son los dos metales principales que son respirados todos los días por la población de Mi Perú y Ventanilla en diversos sectores donde incluso se ubican centros educativos como el colegio Arturo Padilla, ubicado en el Parque Industrial de Ventanilla.

Si bien este hecho se ha denunciado en años anteriores, la situación no ha cambiado mucho, lo cual habría generado algunas consecuencias entre los menores, entre ellas la falta de concentración, problemas respiratorios y gastrointestinales, todos ellos frecuentes según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“En noviembre de 2011, en la estación de colegio Arturo Padilla se encontró un promedio anual de 0.85 microgramos de plomo por metro cúbico de aire y 0.130 microgramos de cadmio por metro cúbico de aire. Ambos metales superaban el límite estándar de calidad ambiental en el aire en 70% y 420%, respectivamente. Este nivel de plomo siguió subiendo hasta llegar a 2.46 (392 por ciento más) en 2015, mientras que el de cadmio subió hasta 0.320 (1180 por ciento más) en 2014”, informa el portal de investigación.

El año pasado, incluso se reportó que un menor de 3 años tenía 19.6 microgramos de plomo por decilitro de sangre, 98 por ciento más del límite. Según la OMS, el límite de este metal en niños es de 9.9 microgramos por decilitro de sangre, aunque también señala que “no existe un nivel de concentración de plomo en sangre que pueda considerarse exento de riesgo”.

Pese ea estos hallazgos, algunas madres denuncian que no se les brinda la atención adecuada a sus hijos e incluso a algunas solo les han dado una vitamina de calcio para contrarrestar las posibles futuras consecuencias. Las cifras tampoco han motivado un incremento en el presupuesto asignado para atender este problema, indica Convoca.

Revisa el reportaje completo.

En el caso particular del colegio Arturo Padilla, en el 2017, la Dirección de Salud del Callao “realizó exámenes de plomo a 72 de los aproximadamente 200 alumnos del colegio (aproximadamente 36% de los alumnos) y se detectaron 19 casos por encima del límite permitido, de hasta 27.9 microgramos de plomo, 181% más del límite (9.9 microgramos de plomo) que usa la Dirección regional de salud del Callao, mencionada en las guías del Ministerio de Salud”.

“En 2018, se tomaron nuevas muestras, esta vez de 110 niños, casi 50% de los alumnos, de los cuales solamente 10 superaban el límite de plomo encontrado en sangre, pero igual se reportaban casos de hasta 22.2 microgramos de plomo (124 por ciento sobre el límite) en un niño de 9 años, y 20.8 microgramos de este metal (110 por ciento sobre el límite) en un niño de 2 años, según los parámetros de las guías del Minsa”, agrega el portal.

El reportaje también recoge testimonios de personas afectadas y las intervenciones de las autoridades. Finalmente, resalta las sanciones impuestas a las empresas que generan esta contaminación pero que, a pesar de ello, siguen operando en estos distritos.

Revisa el reportaje completo.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

thirteen − nine =