Polémica: Municipio de Chorrillos taló árboles en las inmediaciones de Pantanos de Villa


El último fin de semana, trabajadores de la Municipalidad de Chorrillos talaron doscientos molles sembrados hace quince años, los cuales se ubicaban en la berma central de la antigua Panamericana Sur, en las inmediaciones del Área Natural Protegida Los Pantanos de Villa. Así lo denunció Guillermo Reaño, director del Grupo Viajeros, en entrevista con Actualidad Ambiental.

Según Reaño, la Municipalidad de Chorrillos alega que esta tala responde a la queja de los vecinos, quienes aseguraban que los árboles eran refugio de personas de mal vivir. Asimismo, la comuna habría cometido este ‘arboricidio’ con la intención de sembrar otras especies más idóneas para las condiciones desérticas de la costa, pero no especificaron cuáles serían.

“Suponemos que el alcalde va a sembrar gras americano y llenar de palmeritas la ruta mientras el SERNANP mira para otro lado. Esto es verdaderamente inadmisible, la opinión pública debería estar informada de este arboricidio”, señaló el ecologista.

PROHVILLA HIZO RECOMENDACIONES A MUNICIPALIDAD DE CHORRILLOS

En declaraciones a Actualidad Ambiental, el Director Ejecutivo de Prohvilla, Daniel Valle, señaló que no se trataban de doscientos, sino de un poco más de dos docenas de molles costeños, los cuales, al no tener debido cuidado desde que fueron sembrados, se convirtieron en depósitos de parásitos y demás enfermedades. Asimismo, afirmó que los árboles también servían como refugio de algunos delincuentes que cometían atracos cerca de la zona.

No obstante, Valle Basto indicó que el Municipio de Chorrillos “debe tener muy en cuenta los posibles impactos a las aves propias de los Pantanos, las que no deben verse afectadas”.

También señaló que Prohvilla hizo algunas recomendaciones a la comuna chorrillana para que los trabajos no afecten la fauna migratoria y el sistema de drenes subterráneos que atraviesan esta vía por debajo de la pista, que son esenciales para que los Pantanos de Villa mantengan su funcionalidad.

Por su parte, en respuesta a la denuncia de Guillermo Reaño, el Jefe del SERNANP, Luis Alfaro Lozano, indicó que esperan de Prohvilla el informe técnico “que justifique la opinión favorable para esta actividad”. Mientras tanto, aclaró que el SERNANP siempre se opone a la tala de árboles, acotando que es necesaria la comunicación y el diálogo con la opinión pública.

PANTANOS CON RIQUEZA NATURAL

Los Pantanos de Villa, zona conformada por 263,27 hectáreas, alberga un ecosistema caracterizado por lagunas poco profundas, formadas por aguas subterráneas provenientes del Sistema Hidrológico del Río Rímac.

Este ecosistema está caracterizado por tener una alta diversidad de especies como aves migratorias, peces, insectos acuáticos, reptiles, anfibios y especies de flora. Es la única reserva ecológica de la Ciudad de Lima.

La administración de esta Área Natural Protegida está al cuidado del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP), pero además participan otros organismos locales como la Municipalidad de Chorrillos y Municipalidad de Lima, a través de Prohvilla. En los últimos años, esta administración tripartita, no ha logrado frenar la depredación de árboles, el arrojo de basura y demás atentados contra su existencia.

“Por falta de claridad sobre este punto, Pantanos de Villa consuetudinariamente ha dependido en mucho de la Municipalidad de Lima y, lo que es peor, de la de Chorrillos. (…) La idea es que predomine sobre el deseo del alcalde Miyashiro la opinión técnica del ente encargado de cuidar nuestra riqueza natural: es el SERNANP quien debería poner las reglas de uso de esta ANP”, indicó Reaño.

________________________

Foto: Guillermo Reaño



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


3 comentarios · Dejar un comentario

  • Pino Rubio dijo:

    Queridos amigos,

    Como buen forestal que soy, la verdad no me convencen y por donde se les mire, no parecen muy profesionales los argumentos que da el amigo Valle, a quien conozco pero no precisamente por su erudicción en materia forestal. Paso a detallar…

    En principio, para ubicarnos en el preciso contexto y no dejarnos caer en confusión, debió señalar el nombre científico del molle que él denomina como costeño (¿Schinus molle?), ya que también se le llama serrano pues se alza hasta los 3600 metros de altitud!. Además, al emplear tan solo el nombre común, bien puede confundirse con la otra especie de molle que adorna las calles de Lima, que es originario de Brasil, y cuyo nombre científico es Schinus terebinthifolius (algunos lo llaman molle brasileño, aunque otros molle de costa, para más nos confundir!…). Enseguida, que llegue a decir en su respuesta que el molle-cualquiera de los dos- “no es resistente a las condiciones desérticas”, sí que lo deja mal parado: aquí alcanzo las fichas silviculturales de los dos molles para que se vea que ambas son apropiadas para dichas condiciones, así como para las de salinidad, las de dunas y en general las de gran rusticidad. Es más, ambas destacan por su notable plasticidad, es decir capacidad de adaptación a condiciones muy diversas de suelos, clima, etc… Finalmente, denota contradicción señalar que a pesar de no ser una especie apropiada para condiciones desérticas, “sus copas crecieran frondosas sin necesidad de que se les diera mayor tratamientoy/o mantención”… Y eso de que “muchas ya estaban enfermas y con hongos” (¿no es que lucían frondosas copas?), comportándose como “refugio de enfermedades y parásitos”, es sumamente escaso en rigor, máxime siendo un Biólogo el que lo dice… En resumen; algo tan poco sustentado, proviniendo de una autoridad administrativa, más pareciera tratarse de una sacada de castañas del fuego, a un alcalde que para los con razón indignados vecinos, otra vez incurre en arboricidios!.

    Ah! y ya que el hecho está consumado, y se trata ahora de buscar una especie nativa de los humedales costeros peruanos, pues simplemente advertir que no existe ninguna especie de palmera que cubra tales requisitos… lo que sí hay, son lindos árboles y arbustos cholos que nunca o muy poco se les da bola en los jardines ni calles públicas limeñas ni costeñas , como la higuerilla (Ricinus communis) o la Mimosa de flor lila (Mimosa pellita), o el Algarrobo (Prosopis pallida), o el Pájaro bobo (Tessaria integrifolia), o el arbusto primoroso (Ludwigia peruviana), o el Toñuz (Pluchea chingoyo). Ahí tienen, amigo Valle y señor Alcalde, un juego de plantas nativas para que sus jardineros mejores conocedores (que todos nosotros), hagan las delicias de los vecinos “villanos”… Y si les preguntan si pueden incluir al sauce llorón, que también crece en suelos de limitado drenaje, pues no seamos tan puristas de buscar solamente los de humedales costeños, y démosle cabida!…

    Un abrazo,

    Pino

  • Lina dijo:

    Muchas GRACIAS por la aclaración estimado Pino

14 + 8 =