Pisco: inspectores son amenazados para no intervenir plantas que procesan anchoveta de manera ilegal

anchoveta_pisco_elcomercio

Pese a que identificaron plantas que procesan anchoveta de manera ilegal en los distritos de San Clemente y San Andrés (Pisco), los inspectores del Ministerio de la Producción (Produce) no pueden intervenirlas porque han sido amenazados por el personal que labora en ellas.

“No podemos supervisar los desembarques de anchoveta en los muelles artesanales de San Andrés, La Puntilla y Lagunillas, pues somos constantemente agredidos y hasta arrojados al mar por algunos estibadores. Eso sucedió el último miércoles cuando cuatro de nuestros inspectores fueron golpeados por estos al impedir la revisión de sus cargas”, dijeron los inspectores de la Dirección General de Supervisión y Fiscalización de Produce.

Según informa El Comercio, de acuerdo a cifras de Produce, en Pisco más del 80% de las capturas de anchoveta que realizan los pescadores artesanales, se han destinado en los tres últimos años, para la producción de harina de pescado.

Estos volúmenes de anchoveta fresca son extraídos por unas 135 embarcaciones artesanales y medio centenar de ellas no tienen licencia de pesca ni autorizaciones de zarpe. Estas embarcaciones abastecen a tres plantas residuales que se instalaron solo para tratar los desechos (cabeza, cola y panza), once fábricas conserveras y cinco industriales y además a siete plantas que operan de forma clandestina en los distritos de San Andrés y San Clemente.

En los últimos 3 meses, fueron decomisadas veinticinco toneladas de anchoveta fresca a cinco cámaras frigoríficas. Una de las cámaras trasladaba más de 18 toneladas a la planta residual Blue Wave, que solo está autorizada para procesar los desechos que originan las once fábricas conserveras.

PRECIO DE LA HARINA SE INCREMENTÓ

Según Pablo Echevarría, representante de una de las once plantas conserveras instaladas en esta localidad portuaria, el escaso consumo de anchoveta de parte de la población, la falta de mercado y el incremento en los precios internacionales de harina de pescado están promoviendo el descontrol en la actividad.

“Hay una cadena de valor en el sector artesanal que se está trastocando por las distorsiones del mercado. No se puede pretender promulgar una disposición con la apariencia de fomentar un mayor consumo de anchoveta entre la población cuando no hay un sustento técnico adecuado que va desde las instalaciones portuarias, las cadenas de frío y conservación hasta la promoción en el consumo del recurso”, anota.

Los especialistas de la Dirección Regional de Producción de Ica y de la Dirección General de Supervisión y Fiscalización del ministerio coinciden en que mientras no se reordene el sector continuará este descontrol.

______________

Foto: El Comercio



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

3 + thirteen =