Peruano fue elegido Héroe del Paisaje 2020 en evento internacional

Jorge Watanabe, Héroe del Paisaje 2020.

  • Comunidades indígenas del bosque Prey Lang en Camboya, y el peruano Jorge Watanabe, fueron los ganadores del reconocimiento otorgado cada año por el Global Landscapes Forum.

 

Con el fin de reconocer a las personas que realizan acciones para salvaguardar la biodiversidad del planeta, lo que con frecuencia conlleva un enorme riesgo, cada año el Global Landscape Forum (GLF) selecciona, entre decenas de candidatos de todo el mundo, a los Héroes del Paisaje, y estos son anunciados durante dicho evento que reúne a decenas de líderes políticos, científicos, pueblos indígenas  y sociedad civil para debatir e intercambiar experiencias sobre cambio climático y desarrollo sostenible.

Luego de una selección de 80 candidatos, el jurado integrado por un grupo de expertos eligió a la Red Comunitaria de Prey Lang (PLCN, por sus siglas en inglés) como ganadora, mientras que el peruano Jorge Watanabe obtuvo el reconocimiento del público.

La red comunitaria recibió dicho premio por su trabajo, desde el 2000, que defiende el derecho a la tierra de los pueblos indígenas y protege el bosque de Prey Lang, denominado Santuario de Vida Silvestre en el 2016. El jurado resaltó el trabajo constante de la red para las comunidades vulnerables y para el planeta, así como la posibilidad de replicar y utilizar su enfoque en mayor escala.

Por su parte, el especialista ambiental Jorge Watanabe fue declarado el “favorito del público” por su iniciativa de restauración del paisaje en Perú. Este trabajo ha establecido sitios demostrativos de restauración en áreas degradadas en la Amazonía peruana, demostrando con ello que es posible recuperar la diversidad biológica y la cobertura forestal. El experto y sus colegas del Centro de Conservación, Investigación y Manejo de Áreas Naturales (CIMA) colaboran con actores locales en los distritos de Shamboyacu y Tres Unidos, con el objetivo de mejorar la salud ambiental y la economía de las comunidades locales.

Entre los finalistas del premio del público también se encontraban la Red Guardianes del Bosque Panda Rojo, un grupo local de Nepal que trabaja para proteger a la especie nacional de panda rojo, en peligro de extinción; y Tatiana Espinosa, una ingeniera forestal de Perú, que busca salvar a los árboles Shihuahuaco del país, una de las especies de árboles más altas y antiguas del mundo, y que se enfrentan a un inminente peligro de extinción.


Finalistas latinoamericanos

En total fueron siete los actores y defensores ambientales de América Latina los nominados al premio, además los peruanos Jorge Watanabe y Tatiana Espinosa.

Jorge Luis Ceballos, considerado “el único glaciólogo que tiene Colombia”, fue nominado por su trabajo con los escasos seis glaciares del país cafetero. El especialista comparte su conocimiento científico a las nuevas generaciones, acompañado del compromiso firme de “monitorear y rastrear a estos gigantes moribundos hasta su último aliento”.

Otra nominada fue la investigadora Antonia Suero, por su estudio ligado al sistema verde urbano del Gran Santo Domingo, República Dominicana. Su objetivo es buscar soluciones para la conservación de estos espacios y nuevas oportunidades para el patrimonio natural, entendiendo que estos no solo embellecen las ciudades, sino que también contribuyen a la economía y al bienestar de los ciudadanos.

Romicile Prévôt, más conocida como ‘Madame Dadou’, oriunda de la sección comunal de Meyac en la comuna La Vallée de Jacmel en Haití, fue nominada por promover actividades de reforestación movilizando a los niños, así como a los miembros de las bases locales para abordar los problemas ambientales causados por la deforestación.

Representando a Costa Rica, las mujeres indígenas de Talamanca fueron nominadas por liderar el cambio mediante prácticas agrícolas ancestrales. Debido a la pandemia del COVID-19, y con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria de las familias, la Asociación de Mujeres Kábata Könana, fundada por la líder indígena Maricela Fernandez, ideó un sistema virtual de trueque para abastecer de alimentos a las comunidades indígenas bribri y cabécar. Mediante esta práctica sostenible y efectiva basada en la naturaleza, las familias del territorio indígena han podido abastecerse en tiempos de crisis.

Finalmente, Iawá, última hablante indígena Kuruaya, fue nominada por ser un símbolo de la resiliencia del bosque frente al extractivismo y los futuros proyectos (como la construcción de la tercera mayor hidroeléctrica del mundo), que amenazan con destruir el ambiente y al mismo tiempo terminar con la biodiversidad cultural, lo que considera “el golpe final contra los pueblos tradicionales”.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

3 × 2 =