Minam aprueba directiva para promover inversiones de conservación en zonas degradadas

Foto: SPDA

  • Medida permitirá agilizar inversiones para la recuperación de ecosistemas degradados, así como inversiones para el monitoreo del estado de conservación de los ecosistemas.
  • La identificación de los activos permitirá hacer oportuna y eficiente la formulación de las inversiones en infraestructura natural a través de la modalidad IOARR que se enmarcan como inversiones en la tipología de ecosistemas.

 

El Ministerio del Ambiente (Minam), el pasado 2 de enero de 2020, publicó la Resolución Ministerial 410-2019-Minam, que aprueba los Lineamientos para la Identificación de las Inversiones de Ampliación Marginal, Reposición y Rehabilitación (IOARR) que se enmarcan como inversiones en la tipología de ecosistemas, cuya elaboración contó con la opinión favorable del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). La ventaja de invertir a través de IOARR es que estas son inversiones de rápida ejecución e impacto, ya sea por el tamaño de la inversión, el costo o el carácter de urgencia de estas, en comparación a la formulación de un proyecto de inversión pública. Bajo la modalidad de IOARR es posible lograr diseñar y aprobar una inversión para la protección de los ecosistemas hasta en 6 meses, versus los 2 a 6 años que toma en promedio la aprobación de un proyecto de inversión pública (PIP).

Según el Minam, que se hayan identificado los activos relacionados a la infraestructura natural y que por lo tanto puedan manejarse como inversiones tipo IOARR, representa una gran oportunidad, por ser procesos puntuales, acotados y de baja complejidad. El tiempo y la oportunidad resultan fundamentales para frenar la pérdida creciente de los servicios que nos brindan los ecosistemas, dado que su degradación ocurre a una velocidad mayor en comparación al tiempo que toma su recuperación.

Una vez que los bosques, humedales o pastizales se degradan o destruyen, es difícil (o imposible) recuperar su estado inicial y demanda mucho tiempo y dinero restituir los servicios ecosistémicos afectados, cuyos daños repercuten en aspectos tan estratégicos como la seguridad hídrica, ocasionando pérdidas económicas cuantiosas, asociadas a los desastres por eventos climáticos extremos y a la falta de provisión hídrica para poblaciones y terrenos de cultivo, que finalmente impactan en la capacidad productiva de cualquier sector económico.

Foto: SPDA

La norma permite tener lineamientos específicos, que definen a los activos estratégicos asociados a la infraestructura natural, lo cual permite priorizar la inversión pública en los ecosistemas degradados de interés hídrico y de control de erosión. Este logro para la conservación y recuperación de ecosistemas ha sido posible gracias al trabajo conjunto del MEF y el Minam, que permitirá aprovechar inversiones a través de las unidades formuladoras en los tres niveles de gobierno.

Dada la importancia que representan las intervenciones en la infraestructura natural orientadas a la recuperación de ecosistemas degradados debido a que proveen servicios ecosistémicos como son, la regulación y almacenamiento hídrico, la mejora de la calidad del agua, aire y suelos, la captura de carbono, control de la erosión de los suelos, entre otros, el proyecto Infraestructura Natural para la Seguridad Hídrica viene apoyando esta y otras iniciativas que buscan agilizar la inversión para la conservación y recuperación de ecosistemas, constituyéndose en un elemento esencial y estratégico de la gestión de la seguridad hídrica y la adaptación al cambio climático que sustentan las actividades económicas de nuestro país.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

two × 2 =