Mero por bonito: Según estudio, mercados y restaurantes sustituyen especies marinas

Foto: Oceana Perú
  • De acuerdo a investigación de Oceana Perú y ProDelphinus, el 43% de casi 400 muestras de pescado de restaurantes, supermercados y terminales no coinciden con el nombre de venta.

 

La sustitución de especies es la práctica que consiste en vender una especie con el nombre de otra, y esto puede producirse desde el procesado, empaquetado o en el mismo restaurante. Suele ocurrir, sobre todo, cuando se quiere hacer pasar a una especie barata por una más costosa.

Según Oceana Perú y ProDelphinus, esto no solo es perjudicial para los consumidores que pagan más de lo que deben, sino también para las mismas especies ya que dicha práctica fomenta la sobrepesca y promueve la pesca ilegal.

Para resaltar esta mala práctica y alertar tanto a las autoridades como a la ciudadanía, ambas organizaciones acaban de publicar un estudio, el cual revela que el 43% de las 364 muestras de pescados tomadas en restaurantes, supermercados y terminales pesqueros, de 10 distritos en Lima Metropolitana, no correspondían con el nombre de venta.

“156 muestras no coincidían con el nombre con el que se ofertaban en 36 puntos de venta. Se encontró que la corvina fue reemplazada por cojinova mocosa y perico, mientras que especies marinas como la reineta fueron cambiadas por tres tipos de tilapia, provenientes de acuicultura”, informó Oceana.

[Lee el estudio aquí]

Foto: Oceana Perú

Resultados del estudio

  • El 61% de las muestras de restaurantes fueron casos de sustitución, cabe anotar que se podían tomar hasta 6 muestras por plato.
  • Las cebicherías y sushi-bar obtuvieron el mayor porcentaje con 72% y 47% de las muestras de cada tipo de local.
  • Los cebiches, tiraditos y makis presentaron mayor grado de sustitución, con un 81%, 75% y 56% de muestras por tipo de plato, respectivamente.
  • La mitad de las muestras de terminales y el 19% de las muestras de supermercados fueron sustituidas.

Sustitución se hace en los centros de venta, pero también en los restaurantes. Foto: Oceana Perú

¿Cómo prevenirlo?

Según Oceana Perú y ProDelphinus, la cadena de comercialización tiene muchos intermediarios y no existe un sistema para seguir la ruta del pescado del mar a la mesa.

“Se usa un nombre común para varias especies, los nombres varían según el lugar o se abre una ventana para el cambio intencional. Un mismo pez puede tener hasta 5 nombres distintos”, señala Joana Alfaro, directora de ProDelphinus.

“La sustitución de especies es un problema global, mucho más grave y difícil de detectar cuando un país carece de trazabilidad, es decir, un sistema que exija a todos los intermediarios reportar información sobre qué, cómo, cuándo, quién, y dónde se pesca, procesa o venden los recursos marinos”, remarca Juan Carlos Riveros, Director Científico de Oceana Perú.

En ese sentido, las organizaciones proponen crear una lista oficial de las principales especies comerciales de consumo humano directo. Esta lista debería indicar los distintos nombres que se usan para una misma especie en cada lugar, la que puede ser usada para cotejar la identidad en el desembarque, también por los intermediarios e incluso consumidores.

DATO:

  • Los investigadores emplearon el método del código de barras de ADN, tecnología líder global en la identificación de especies; para examinar muestras de filetes y platos marinos. Entre los principales resultados tenemos:


COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

20 − 19 =