Loreto: investigan a Electro Oriente por contaminación del río Itaya

La Fiscalía Especializada en Materia Ambiental inició una investigación preliminar.

  • La Autoridad Local del Agua ha registrado concentraciones de hidrocarburos y metales pesados por encima de lo permitido en más de un muestreo.
  • Pese a los múltiples pedidos por parte de la autoridad del agua y Oefa, las descargas de desechos con aguas residuales, hidrocarburos y metales pesados han continuado.

Por Angela Rodriguez / arodriguez@spda.org.pe

 

A mediados de junio del 2019, la Fiscalía Ambiental de Maynas recibió una llamada que denunciaba vertimientos de aguas contaminadas en el río Itaya. Los denunciantes señalaban que, a través de un ducto, la empresa Electro Oriente estaría descargando aguas residuales industriales provenientes de las instalaciones de su central térmica al mencionado río. A la fecha, la Fiscalía ya inició una investigación preliminar y busca identificar a los responsables de la contaminación que se viene dando en el río que bordea el centro de Iquitos, en Loreto.

Cuando la Fiscalía recibió la primera denuncia, decidió iniciar una investigación preventiva e inmediatamente informar a la Autoridad Local del Agua (ALA). De esta manera, ambas entidades realizaron una visita de inspección al lugar señalado, ubicado a poco más de un kilómetro de la Plaza de Armas de Iquitos.

En el lugar pudieron constatar lo denunciado: en la parte superficial del río podía observarse una sustancia espesa y negra, aparentemente hidrocarburos. La ALA tomó las muestras necesarias para examinarlas.

Los vertimientos de desechos a través de este tubo han continuado desde entonces. Al respecto, la ALA ha realizado más visitas y tomas de muestras, registrando parámetros que transgreden los estándares de calidad ambiental (ECA) para el agua de un río como el Itaya.

Según los informes emitidos por la ALA de Iquitos, a los que tuvo acceso Actualidad Ambiental, en los puntos de muestreo del área evaluada han registrado aceites, grasas, hidrocarburos totales de petróleo y plomo. Esto estaría provocando la degradación del ecosistema en esta área. Se puede observar, por ejemplo, peces muertos.

Peces muertos han sido registrados en la zona afectada. Foto: FEMA

Por su parte, Electro Oriente -empresa estatal de derecho privado encargada de proveer de energía eléctrica a la ciudad de Iquitos- no ha querido aceptar responsabilidades sobre lo verificado, sustentando, según indica la Fiscalía, que los desechos vertidos podrían corresponder a otra empresa cercana. Sin embargo, en enero del año pasado, Electro Oriente inició un trámite ante la ALA solicitando autorización para el vertimiento de sus desechos a través de la referida tubería.

“Está probado, al menos administrativamente, que Electro Oriente utiliza esa tubería. Ello, dado que pidieron autorización para realizar dichos vertimientos. Entonces, si ellos no utilizarían esta tubería, no tendría sentido que ellos pidan autorización para la descarga de esos vertimientos”, explica Bratzon Saboya, fiscal adjunto de la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental (FEMA) de Maynas.

En la superficie del río se puede ver una sustancia oleosa y oscura. Foto: FEMA

Antecedentes

Según información del ALA, Electro Oriente habría presentado en varias oportunidades incidentes de descargas de aguas residuales industriales (residuos oleosos) sin autorización, por los que fue sancionado con 15 UIT.

En enero de este año, la Autoridad Nacional del Agua (ANA) emitió una resolución directoral en la que declara improcedente la solicitud de autorización de vertimiento de aguas residuales presentada por Electro Oriente. En el mismo documento, la autoridad también dispone evaluar si corresponde iniciar un procedimiento administrativo sancionador contra la empresa por el vertimiento de aguas residuales sin autorización.

Por un tubo de metal caen al río desechos industriales al río Itaya. Foto: FEMA

Al respecto, Federico Contreras, especialista legal de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), explica que “para el vertimiento de aguas residuales industriales a un cuerpo de agua, la empresa debería contar antes con el permiso correspondiente. Dicho permiso es otorgado en este caso por la ANA. Con este derecho, el titular de la operación está obligado a adoptar prioritariamente medidas de prevención del riesgo y daño ambiental, así como las demás medidas de conservación y protección ambiental que corresponda a esta etapa de su operación, conforme lo regula el numeral 75.1 del artículo 75° de la Ley General del Ambiente”.

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), también al tanto de estos hechos, solicitó a Electro Oriente la habilitación de una planta de tratamiento para sus desechos.

Con la información recogida por la Fiscalía entre julio y diciembre de 2019, lograron consolidar un caso penal por el delito de contaminación contra Electro Oriente en marzo de este año. Sin embargo, la Fiscalía no ha podido cursar notificación a la empresa debido a la emergencia sanitaria por el COVID-19.

La contaminación continúa

Aunque Electro Oriente ha sido sancionado por la ANA debido al constante vertimiento de desechos industriales en el río Itaya, la empresa no estaría dando mayor relevancia a las recomendaciones por parte de las autoridades ambientales y continuaría arrojando desechos al río.

“Con este panorama nos encontramos ante un hecho continuado de contaminación. Si bien es cierto que ya existe una sanción administrativa por los mismos hechos, es importante tomar en cuenta la reincidencia de la infracción, que puede además ser considerado como agravante”, comenta el especialista de SPDA.

El pasado 5 de junio, la Fiscalía Ambiental de Maynas recibió una nueva llamada que alertó sobre recientes vertimientos de hidrocarburos al río. La fiscalía, el ALA y el OEFA acudieron al lugar para verificar lo denunciado.

Cabe indicar que, aunque el ALA no pudo realizar la toma de muestras correspondientes, pues no cuentan con un laboratorio donde analizarlas debido a la emergencia sanitaria. OEFA volvió al lugar el sábado para tomar las muestras necesarias.

OEFA, en un acta emitida tras los últimos incidentes, determinó que la empresa deberá cesar toda forma de vertimiento a través de dicha tubería y clausurarla. Asimismo, deberá realizar la limpieza del área contaminada.

“La contaminación está demostrada”

Para el fiscal Bratzon Saboya, el delito de contaminación ambiental estaría sustentado en los informes y análisis realizados por ALA y OEFA. “Los informes de la ALA son contundentes para realizar una calificación perfecta enmarcada en el delito de contaminación. Sin embargo, este despacho fiscal tendrá que agotar el procedimiento regular para determinar la responsabilidad penal, por lo pronto estamos ajustando la investigación para la individualización de los responsables”, señala.

Sobre este punto, el especialista de SPDA señala que este caso “merece un tratamiento especial para su calificación, puesto que al ser el delito de carácter omisivo exige al representante del Ministerio Público la utilización de la teoría de la infracción del deber, que permita establecer el nexo causal de los responsables, pudiendo de igual forma en esta investigación determinar la responsabilidad de los representantes legales de la empresa”.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

5 + three =