Loreto: aún no se construye un relleno sanitario y botadero sigue afectando la salud de comunidades

Imprimir

La Reserva Nacional Allpahuayo Mishana posee una gran cantidad de biodiversidad y es un área donde se conserva una parte importante de bosques de nuestra Amazonía. Más allá de los problemas ambientales conocidos por la falta de control en los recursos que posee (deforestación, extracción de arena e invasión de predios), existe uno que aún no se resuelve: el caso del Botadero Municipal que se encuentra en la zona de amortiguamiento de esta área natural protegida (ANP).

Hace siete años se dispuso el traslado del botadero del kilómetro 1.5 al kilómetro 30.5 de la carretera Iquitos-Nauta, porque afecta el área protegida debido a que los residuos sólidos contaminan directamente la quebrada Allpahuayo, cuyas aguas atraviesan la mencionada ANP y luego desembocan al río Nanay (principal abastecedor de agua de la ciudad de Iquitos).

—>Ver además: Cinco razones para no tener un botadero en la provincia de Maynas<—

Como consecuencia de este problema, el exjefe de la Reserva Nacional Allpahuayo Mishana, Luis Salas Martínez, en abril del año 2007, interpuso una acción de amparo porque se estaban vulnerando el derecho a la salud y el derecho a gozar de un ambiente sano y equilibrado.

Posteriormente, en el mes de setiembre, la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), junto con otras instituciones interpusieron otra acción de amparo por los mismos motivos antes señalados, en vista de que luego de cinco meses de instalado el botadero, ni la Municipalidad de Maynas ni la empresa encargada de la disposición de basura habían tomado alguna medida de mitigación al respecto. Ambas demandas fueron acumuladas y continuaron el proceso como una sola.

En octubre del 2010, la sentencia del Segundo Juzgado Civil de Maynas otorgó un plazo de dos años para que se cierre el botadero y se implemente un relleno sanitario. De lo contrario se pagaría una multa acumulativa de veinte unidades de referencia procesal (aproximadamente 7300 nuevos soles) por cada día calendario de atraso.

En estos tres años y seis meses todavía no se observa el cumplimiento de la construcción del relleno sanitario que planteaba la sentencia, y por más que exista presión para hacer cumplir esta disposición a los diversos organismos encargados, no se tiene una acción favorable y se continúa poniendo en riesgo la salud de las personas y el medio ambiente.

Las consecuencias ya se están dejando sentir: existen casos de comunidades que viven en la Reserva Nacional Allpahuayo Mishana o en su zona de amortiguamiento que están siendo afectadas por el consumo de agua contaminada.

Otras de las consecuencias es el avance de la deforestación en el área del botadero y los desperdicios acumulados que por acciones del clima se encuentran desperdigados a lo largo de la carretera Iquitos-Nauta.

La Jefatura de la Reserva Nacional Allpahuayo Mishana, a cargo de Carlos Rivera, está realizando nuevas acciones para exigir el cumplimiento de la sentencia y se tenga control del impacto ambiental negativo que se está generando por falta de compromiso en las funciones de las autoridades competentes.

—>Ver también: Botadero Municipal de Maynas: Crónica de una reubicación mal planteada<—

botadero de basura



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

nineteen − 9 =