La Libertad: generarán envases 100% biodegradables con residuos agroindustriales

Foto: Andina

  • Con el uso de la nanotecnología, Universidad Nacional de Trujillo desarrolla un producto que aprovecha residuos naturales como cáscaras de frutas y otros vegetales.

 

Con el fin de contribuir con el cuidado del ambiente, a través de la generación de productos más sostenibles, la Universidad Nacional de Trujillo (UNT) desarrolla una investigación que consiste en la elaboración de plásticos 100% biodegradables con potencial aplicación en la industria alimentaria.

El proyecto, que cuenta con el apoyo de con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec) y el Banco Mundial, tiene como fin utilizar residuos de vegetales como espárrago, palta, mango, uva, entre otros, para preparar la materia prima que permitirá producir envases que cubren y protegen alimentos. De este modo se generará un proceso de economía circular, con enormes beneficios medioambientales, económicos y sociales.

Según informó Andina, en conjunto con el Cite Agroindustrial Chavimochic, la UNT desarrolla estudios sobre la generación de estos plásticos y la extracción de almidón a partir de fuentes no alimenticias para evitar y disminuir el uso de polímeros sintéticos (plásticos) y, de esta manera, contribuir a la mejora de la productividad y competitividad en el norte del país. La investigación abarca tres etapas.

[Ver además ► Biodegradables: Usando hojas de plátano, crean platos que se descomponen en 60 días]

“La primera comprende la identificación, caracterización y acondicionamiento de los residuos generados por la agroindustria. En la segunda se busca obtener tres biopolímeros: polihidroxialcanoatos, celulosa bacteriana y almidón, y la tercera consiste en generar bionanofibras con propiedades mecánicas adecuadas para su industrialización, a partir de esos tres biopolímeros o la mezcla de ellos, empleando la tecnología electrospinning/electrospray”, explicó Gabriela Barraza Jáuregui, investigadora principal del proyecto.

La investigadora precisó además que el objetivo es que las bionanofibras para producir empaques industriales, así como películas para recubrir y proteger alimentos frescos envasados, tengan cierta firmeza, flexibilidad, porosidad y permeabilidad para garantizar la conservación y frescura de los alimentos.

Para la ejecución de esta iniciativa, que demuestra la importancia de invertir en ciencia y tecnología, la UNT recibió financiamiento por parte del Concytec, en convenio con el Banco Mundial, mediante su unidad ejecutora Fondecyt.

[Ver además ► Conoce cuatro proyectos para reemplazar el plástico por material biodegradable]



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

4 × five =