[Infografía] Jaguar en peligro: ¿por qué es importante conservar al felino más grande de América?

 

Foto: Y.J. Rey Millet / WWF

  • Con cerca de 64 mil ejemplares en vida silvestre, el jaguar u otorongo es considerado por la UICN como una especie “Casi Amenazada” a nivel mundial. 
  • En el Día Internacional del Jaguar, presentamos datos clave sobre su rol en los ecosistemas y las actividades humanas que amenazan su supervivencia. 

Por Andrea Bustamante

Cada 29 de noviembre se conmemora el Día Internacional del Jaguar, con el objetivo de sensibilizar sobre las amenazas que afectan fuertemente a esta especie, así como evidenciar los esfuerzos para asegurar su conservación. 

El jaguar (Panthera onca), también conocido como otorongo, es el felino más grande de América. Aunque ya se encuentra extinto en países como El Salvador y Uruguay, aún habita en 19 países del continente, desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Argentina. No obstante, en Estados Unidos los registros de este espécimen son casi nulos en los últimos años.

El rey de la selva amazónica

El jaguar es un “superpredador”, es decir, se encuentra en la cima de la cadena alimenticia de los ecosistemas que habita. Además de ello, a diferencia de otros grandes felinos, es un hábil cazador tanto en tierra como dentro del agua. 

Estas características hacen del jaguar una especie clave para mantener el equilibrio de sus ecosistemas. Regula las poblaciones de las más de 85 especies que conforman su dieta, entre las cuales se encuentran tortugas, caimanes, ronsocos, armadillos, aves, etc. 

Según Jessica Gálvez-Durand, directora de Gestión Sostenible del Patrimonio de Fauna Silvestre del Serfor, en una entrevista al medio de noticias Andina, los jaguares también se consideran “una especie ‘indicadora’ de la salud de su ecosistema, puesto que la presencia de una población estable de este felino indica que el bosque que habita es saludable y posee una gran diversidad de flora y fauna silvestre”.

Peligros para su supervivencia

El jaguar, como otros “depredadores tope”, necesita movilizarse grandes áreas para cazar y reproducirse. De acuerdo con datos del Serfor, por cada 100 km2 de zonas protegidas habitan alrededor de 4.5 jaguares.

El incremento de la presencia humana en su hábitat viene afectando la población de esta importante especie, la cual ha perdido casi el 50% de su rango de distribución histórico. Las carreteras, la minería ilegal y la agricultura, entre otras actividades informales e ilegales, promueven la fragmentación de sus ecosistemas, aumentando su riesgo a ser cazado o a no poder reproducirse por aislamiento.

Adicionalmente, la caza furtiva para satisfacer el tráfico ilegal de esta y otras especies ha crecido en los últimos años. El jaguar es codiciado por sus patas, pieles, colmillos y huesos, los cuales son vendidos en mercados asiáticos y de otros países del mundo, incluyendo Latinoamérica, en los cuales consideran a esta especie como exótica. 

REVISA NUESTRA INFOGRAFÍA AQUÍ:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuidemos de los jaguares

La caza, captura, tenencia, transporte o comercialización del jaguar y/o sus partes es un delito penado en la legislación nacional. Como ciudadanas y ciudadanos responsables, pueden evitar ser cómplices del comercio ilegal de esta especie denunciando en la app de #AlertaSERFOR, al correo alerta@serfor.gob.pe o a la línea 947588269, cualquier presunto caso de caza, comercio y venta de este majestuoso y mítico animal.

 



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Comments are closed here.