Importancia de la creación de áreas protegidas en el Pacífico Tropical del Perú
ballena Pacifico Adventures

Foto: Pacífico Adventures

Escribe Sebastián Silva Buse / Biólogo marino y gerente general de Pacífico Adventures

De los 3080 km de litoral peruano, solo cerca de 400 km en el extremo norte están influenciados por el sistema vinculado a la corriente cálida de El Niño. A esa zona se le denomina Pacífico Tropical del Perú.

Esta zona abarca, además de la costa norte del Perú, las costas del Pacífico en Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y hasta el sur de Baja California en México. El área comparte un importante número de especies marinas y alberga una gran biodiversidad, por lo que se constituye como una fuente de recursos de gran importancia socioeconómica.

Aunque el Pacífico Tropical Oriental comparte muchas características a lo largo de los países en que se encuentra, su extensión en el territorio peruano posee una característica muy particular e importante: el encuentro con una corriente súper productiva como lo es la corriente fría de Humboldt. La zona de convergencia de corrientes genera lo que en ecología se denomina un ecotono, una zona de encuentro entre dos ecosistemas claramente diferenciados que se manifiesta en una muy importante biodiversidad determinada por la riqueza específica (número de especies en un área determinada), importante grado de endemismo, y gran abundancia de recursos pesqueros e hidrobiológicos en general. El Pacífico Tropical del Perú está de alguna manera alimentado por la gran productividad de la corriente de Humboldt, que convierte al ecotono en una zona muy particular que debemos valorar y manejar para un aprovechamiento sostenible.

[Ver además: Cinco preguntas sobre el establecimiento de la Zona Reservada del Pacífico Tropical

El Pacífico Tropical del Perú provee de un gran porcentaje de especies para el consumo humano directo a nivel nacional y sostiene en gran parte el boom gastronómico del momento. Es la zona donde hace más de 60 años se capturó el récord del mundo de pesca deportiva, un merlín negro de 1560 libras, más grande que los ejemplares jamás capturados en Australia, Centro América, México o Nueva Zelanda. Ese peso, esa talla, esa máxima expresión de vida, se da por la gran disponibilidad de alimento, producto de las características oceanográficas tan particulares y riqueza de este mar bendito. Esa máxima expresión de vida es a su vez un gran potencial para el desarrollo socioeconómico a través del turismo de observación de fauna.

Pero la explotación pesquera y la contaminación, sumadas a la casi nula investigación científica, nula educación ambiental y falta de capacidad para manejar los recursos y fiscalizar las pocas normas existentes, están llevando este tan valioso ecosistema al colapso. Muchas de las especies que habitaron este mar ya no se ven, ya no se capturan ejemplares de las tallas de hace no mucho tiempo. Hoy está empobrecido este ecosistema y comprometida la sostenibilidad.

La creación de áreas protegidas es urgente. Preservar ciertas áreas permitirá una mayor fiscalización hacia artes de pesca nocivos, fomentará mayor investigación y con ello mejor entendimiento, para así instaurar el manejo de los recursos existentes. En las áreas protegidas tendría que regenerarse la vida, reaparecer algunas especies y recuperarse las biomasas debilitadas. Sucede además que muchas especies al reproducirse exportarían larvas y juveniles hacia zonas aledañas, donde también habría una recuperación necesaria.

–> Ver también –> [Mapa interactivo] Conoce el Mar Pacífico Tropical: La gran despensa marina

El mar peruano, incluyendo la zona del Pacífico Tropical, es uno de los mares más productivos y ricos del planeta y es muy probable que recupere la riqueza devastada una vez que decidamos preservar y manejar sus recursos.

El mar Pacifico Tropical del Perú carece de un área protegida y hoy está en manos de las autoridades concretar su creación. Ese aporte necesario alcanzará mucho más allá de lo que se estima y seremos parte de un corredor de preservación en el Pacífico Tropical Oriental, junto con parques nacionales en la Reserva Marina de Galápagos en Ecuador, Isla Gorgona en Colombia, Parque nacional Isla Coiba en Panamá e Isla del Coco en Costa Rica.

Esta medida es muy importante y necesaria. Los pescadores llegan desde Paita, Pimentel, Callao, y llegan para trabajar de forma ilegal en El Ñuro, Los Órganos, Máncora, Cancas, Zorritos. Ellos zarpan y trabajan en áreas dentro de las 5 millas, y depredaran los arrecifes, calan sus redes en aguas poco profundas, capturan miles de juveniles de muchas especies, arrastran sus redes por el bentos, empobrecen nuestro mar y dentro de poco será muy tarde para pretender preservar. Estará comprometida la sostenibilidad alimenticia.

Bendito mar peruano que necesitamos preservar. Apoyemos la creación de áreas protegidas en el Pacífico Tropical del Perú.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario