Hugo Gómez: el negocio del OEFA no es multar sino es asegurar el cumplimiento de las obligaciones ambientales

En entrevista con el Actualidad Ambiental TV, el presidente el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), Hugo Gómez señaló que -desde su creación- el organismo que lidera ha pasado por diversos procesos que van desde la asignación de presupuesto hasta las normas que le han dado nuevas herramientas para realizar su labor fiscalizadora.

Gómez resaltó que actualmente el OEFA cuenta con 17 oficinas descentralizadas en todo el país, con el fin de que las personas “no tengan que venir a Lima para hacer una denuncia, sino solo a la capital de su región”.

“No estamos todavía en Moquegua, San Martín, Amazonas, Huánuco, Pucallpa y Lambayeque. Lo que buscamos es acercar el servicio de fiscalización ambiental a todos los lugares. Tener una mayor cobertura territorial, tener una respuesta más rápida cuando hay emergencias o denuncias”, mencionó Gómez.

MULTAS, MINERÍA Y PRETÓLEO

En referencia al incremento de las multas (de 10 mil a 30 mil UIT) el funcionario dijo que “el negocio del OEFA no es multar sino es asegurar el cumplimiento de las obligaciones ambientales”. Cabe recordar que en enero de este año, Pluspetrol Norte S.S. fue multado con 29 millones 775,417 nuevos soles por no culminar las actividades para remediar el yacimiento Yanayacu, ubicado dentro de los límites de la reserva nacional Pacaya Samiria, en Loreto.

En cuanto a minería, Hugo Gómez dijo que actualmente el OEFA viene trabajando de forma paralela, junto a otras entidades, en la erradicación de la minería ilegal en todo el país. Puso como ejemplo el caso del empresario minero de nacionalidad china, Yi Yanguang, a quien se le inició un procedimiento sancionador. “En breve se hará lo mismo con empresarios que están en Madre de Dios y en Nazca. La minería ilegal se ataca por varios frentes, y el OEFA también tiene una competencia”, indicó.

En el caso de Espinar, Gómez indicó que si bien se ha detectado contaminación por minerales en el lugar, “aún falta hallar la causa de esa contaminación”. “Hay zonas donde hay un exceso de metales, es cierto. También hay un problema con el agua para el consumo humano, luego el tratamiento hecho por la planta correspondiente. Entonces, lo que falta ahora verificar es si esta situación de exceso de minerales es fruto natural de la minerología del lugar o si es causa de la empresa”, apuntó.

Gómez recordó además que la empresa Xtrata Tintaya ya ha sido sancionada por incumplimiento de obligaciones ambientales.

Sobre el derrame de petróleo en Ecuador, el cual llegó a Perú a través del río Napo, el titular de OEFA indicó que se ha realizado los análisis de aguas de la parte superficial y de sedimentos, y “los primeros resultados es que en estas aguas se dan los valores normales”. “Aún falta el análisis integral. De lo primero que ha salido, no hay excesos a los estándares de calidad del agua. Pero hay que esperar los resultados que están en curso”, finalizó.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


1 comentario · Dejar un comentario

  • Lucio Quiñones dijo:

    Conozco el trabajo del OEFA en la ciudad del Cusco. Considero que si se esta asumiendo que el multar es el negocio o una forma de autosostener el OEFA. Esto me hace recordar a los plus que en algunas entidades se dan a los que mas multan o encuentran errores.
    Es bueno incentivar al personal, pero el camino considero no es el correcto
    En España, la Unión Europea dio una resolución a fin de que las ciudades pequeñas, se alinien en con el marco legal internacional vigente, en temas como manejo de residuos sólidos, manejo de residuos líquidos, etc. Para ello se aperturaron mecanismos de cooperación o prestamos a largo plazo, a fin de que las municipalidades de estas ciudades pequeñas, empiecen a implementar estrategias que eviten la contaminación ambiental. Lo mismo hizo el Estado español.
    En el Perú parece que el camino es crear una unidad des-concentrada y luego advertirles que empiecen a fiscalizar y luego sancionar.
    Conbsidero que el camino correcto es generar procesos enmarcados en politicas publicas nacionales, donde se de un plazo determinado de años para que ñas municipalidades empiecen a revertir los problemas que generan o no controlan. Luego definir una serie de incentivos, relacionados con los temas algo así como lo viene haciendo el MINAM, pero que debe estar estrechamente articulado
    El ultimo paso ya es el de sancionar, no solo con multas, sino también con procesos administrativos tanto a los técnicos como a los políticos.
    Todo este comentario lo hago al ver que a una municipalidad pequeña de poco mas de 2000 habitantes lo multan, cuando esta municipalidad cuenta con ínfimos recursos que los debe destinar a cubrir necesidades por ejemplo de mantener clorada el agua. A quien se le quita el dinero con la multa? al Alcalde?, al funcionario?. Es a la población…
    Con esto quiero llamar la atención del OEFA en la idea de hacer bien las cosas y que estas duren y que no vayamos a acumularles de multas a las entidades publicas o privadas, principalmente a las mas pequeñas que no saben responder (algo asi como las papeletas a conductores irresponsables).
    Gracias por la atención.

six − five =