El importante rol de la mujer campesina y la necesidad de reivindicar su trabajo

Foto: Jaime Tranca / SPDA

  • Hoy, 24 de junio, recordamos la importancia de las mujeres en la agricultura y la producción de alimentos de primera necesidad.

Por Luis Chacón

 

Cada 24 de junio se celebra el “Día del Campesino”, una fecha que revalora el trabajo de los peruanos en el campo, pero no necesariamente visibiliza la importancia del rol de la mujer campesina, según señala Giovanna Vásquez, gerenta de la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro).

Según el último Censo Agropecuario de los productores agrarios del Perú, las mujeres rurales representan el 30.8% de la producción de los alimentos, sin embargo existe desigualdad en el manejo de la superficie agrícola y pocas oportunidades de capacitación para las campesinas.

“Una cosa que es importante en el ‘Día del Campesino’ es que también debería ser el ‘Día de la Campesina’. El 30% de las que producen nuestros alimentos son mujeres. Esa invisibilidad hace que el Ministerio de Agricultura no vele por ellas”, comenta la gerenta de Conveagro.

Además de sus labores en el campo y de la poca asistencia, las mujeres deben luchar con otros problemas como son el analfabetismo, la discriminación en cuanto al salario y la violencia. Sobre este último punto, bastante grave, una encuesta de ENDES 2017 indica que un 64.1% de mujeres rurales han sufrido algún tipo de violencia física.

Yuly del Pilar Quispe Cusacani, secretaria de la Federación Nacional de Mujeres Campesinas, Artesanas, Indígenas, Nativas y Asalariadas del Perú (FENMUCARINAP), en la región Puno, señala por su parte que esta fecha debe servir también para animarnos a hacer diversos cambios en el mundo del agro.

“En las zonas rurales, por el hecho del machismo y de las creencias de tener más hijos, obligan a que las mujeres salgan embarazadas, pero no se hacen cargo luego. El ‘Día del Campesino’ tiene que ser un día de reflexión de parte de la población y la comunidad. Es momento de reconstruir nuestra historia y poder cambiar esos hábitos que nos han enseñado”, afirma.

Cabe recordar que, desde 1982, se constituyeron asociaciones distritales de mujeres campesinas en Puno, Junín y Piura, y para 1987 la Confederación de Campesinos del Perú tenía medio centenar de mujeres registradas. Dos años más tarde, el V Congreso Nacional de la Confederación Nacional Agraria (CNA) tenía participación femenina en la Junta Directiva.

A esto hay que agregar el Primer Encuentro de la Mujer Campesina (1988) y las futuras actividades organizadas por la CNA en diversas provincias. Esto ratifica el rol fundamental de la mujer en las actividades agrícolas.

Foto: Otto Alegre / SPDA

Políticas que incluyan a la mujer

En plena pandemia por el COVID-19, el sector agrario vuelve a tomar protagonismo debido al importante papel que juega en el abastecimiento de productos primera necesidad en los mercados a nivel nacional.

Sin embargo, varios gremios han mostrado su descontento con las medidas tomadas por el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) en cuanto a los bonos rurales y los planes de reactivación con fondos que no cubren los 1600 millones de soles en pérdidas que estimó la propia institución del Gobierno que destina mayor dinero a infraestructura.

“Siento que el Estado no invierte presupuesto objetivo para trabajar más allá. Se entiende el tema de obras en fierro y cemento, pero lo primordial son los servicios básicos para que no falte alimentación en las casas de los agricultores. Acceso a salud, empoderar a la mujer para que ellas no tengan miedo a sobresalir, porque muchas veces les dan un rol de estar en la cocina, atención al marido, pero falta apoyar su emprendimiento”, indica Yuly del Pilar Quispe.

En el caso de Conveagro, que reúne a varios de estos grupos del sector y en el mes de marzo presentó un plan de salvataje (5 mil millones) basados en los puntos tocados en el paro nacional del 13 de mayo de 2019, se considera una línea de crédito para las mujeres rurales y la creación de una dirección dentro del ministerio.

“Confiamos en lo que dice el presidente Vizcarra sobre la paridad en su Gobierno, como pasa en las listas congresales, así que tenemos la esperanza de que exista la Dirección de la Mujer Rural que atienda al 30% de mujeres productoras. Nos alegra que las mujeres rurales aparezcan en la agenda. El ministro (Jorge Montenegro) dijo que le parecía importante que exista una dirección y vamos a vigilar para que exista”, comenta Vásquez.

Yuly del Pilar Quispe también agrega que además del apoyo a la mujer rural, es de suma importancia continuar con el enfoque de género en todos los sectores, esto a fin de visibilizar a la mujer no solo de la ciudad, sino a la mujer indígena campesina.

“Lo que el Gobierno debe anunciar son proyectos, inversión en semilla originaria y no transgénicas, que nos den el apoyo técnico y lleguen a las zonas donde nunca han llegado. Se viene el friaje, que se invierta más en hogares para que se controle el frío. El Gobierno también debe impulsar el enfoque de género en todos los sectores. Solo así se va a visibilizar no solo a la mujer urbana, sino a la mujer indígena campesina, para que se impulse su participación con representatividad dentro de los espacios de tomas de decisiones”, comenta la asociada de la FENMUCARINAP.

Comunidades nativas y cooperativas

Otro de los puntos importantes que analiza la gerente de Conveagro y que forma parte de la propuesta presentada al Gobierno, es el tema de las comunidades nativas, olvidadas en muchas zonas no solo por el Gobierno central a través del Minagri, sino por sus regiones.

“También queremos que el ministerio mire a las comunidades campesinas nativas. ¡No existen para el ministerio! Solo existen productores individuales asociados. Hay más de 10 mil comunidades campesinas y no puede ser que se les trate como sujetos individuales, cuando son colectivos y en la actual pandemia están jugando un rol importante, incluso, impidiendo que no ingresen casos de COVID-19 en sus territorios, trabajo que es del Gobierno. Pasa lo mismo que en la época de Sendero Luminoso, las propias rondas campesinas han hecho sus comités para poder controlar y por eso el virus no está llegando tan fuerte a los territorios rurales”, comenta Vásquez.

La gerenta de Conveagro también hizo énfasis en el tema de las cooperativas como modelos económicos solidarios que funcionan en países como España y Francia. Estas propuestas, afirma, tienen que formar parte de una reestructuración del Minagri.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

two × 4 =