Crónicas y leyendas sobre la extracción de recursos en el río Nanay


Escribe Bruno Monteferri / Programa de Conservación – Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA)

– Yo fui una vez a cazar ahí pero esa collpa tiene madre. Y eso que a mi no me sabe dar miedo – me dijo Shego mientras el atardecer comenzaba a pintar de colores las aguas crecidas del río Nanay.
– ¿Madre? ¿A qué te refieres? – le pregunté.
– La sachamama, el espíritu del monte – agregó Roxana, su esposa.

Recordé el mito de esa boa gigantesca, solitaria y de existencia milenaria conocida como sachamama, de un tamaño suficiente para tragarse a seres humanos.

– Silba y aun así uno quiera ser fuerte, el cuerpo te tiembla y te pide que te vayas. La sachamama te hace ver majaz y otros animales para que gastes tus cartuchos. Uno dispara pero no hay nada. Juega contigo, te hacer ver cosas que no hay. Por eso yo cuando la esuché silbar salí corriendo – me dijo Shego con una sonrisa nerviosa cubriéndole el rostro. De solo recordar el momento se le había puesto la piel de gallina. No bromeaba.
– ¿Entonces, cuida a los animales? – pregunté.
– Sí, solo deja entrar a quienes conoce y no sacan más de lo que necesitan.
– Qué tan lejos queda esa collpa? – le pregunté.
– Dos días caminando.
– ¿Todo el día?
– Sí. Desde que amanece hasta las seis. A esa hora ya es mejor treparse a un árbol porque se comienza a escuchar al otorongo. Hay que buscarse una buena rama y amarrarse bien.

Estaba mirando a Shego con atención, mi mente imaginando el escenario descrito, lo pude ver colgado de su hamaca en medio de la noche cubierta de sonidos del bosque.

Tratando de compartir esa sabiduría y respeto que te brinda pasar tiempo en la selva Shego sentenció: “En el monte uno tiene que estar bien vivo y andar mirando para adelante, para atrás y para todos los lados. Cuando uno va al monte no duerme de verdad”. Al poco rato me traería un frasco con formol que albergaba la cabeza de una shushupe que lo siguió de noche mientras ponía una trampa de cacería. Todavía guardaba todo su veneno.

Shego es mi vecino desde que hace unos años compré un pequeño terreno en Nina Rumi, un centro poblado bastante pacifico en las faldas del río Nanay a aproximadamente una hora de Iquitos. Como toda persona que ha nacido y vivido al borde de ríos selváticos, la cacería y la pesca acompañan sus actividades cotidianas y son parte del sustento de su familia. Desde que lo conocí lo había visto capitaneando su mototaxi, blandeando el machete como una extensión de su cuerpo y construyendo el diseño que en papel servilleta se le pusiera al frente. Había respeto y admiración de por medio, pero recién ese día descubrí en él otras facetas.

Nos quedamos en silencio un rato contemplando el río. En ese momento, pasaba una chata cargada de madera para leña.

Interrumpí la calma para preguntar si cerca quedaban collpas. La que respondió esta vez fue Roxana:

-Habían, pero ya no hay. Aquí al frente bosque lindo era. Bah. Ahora que va a ver. Hace seis años se escuchaba el mono tocón aquí al frente (Roxana imitó un par de veces el sonido del tocón). Ahora no se escucha nada. Bien al fondo del monte ahora están. Donde pues van a vivir si ya no hay árboles donde treparse y comer sus frutas, todo han sacado. Solo han dejado camu camu, di. – la mirada apuntando la chata cargada de leña.

Con el paso del tiempo, cada vez que he visitado Nina Rumi la cantidad de leña extraída y apilada frente al puerto sigue aumentando paulatinamente. Lo mismo ocurre en otros poblados cercanos. Para los pobladores locales el tema no pasa únicamente por la extracción de recursos, les molesta más que cada día entren camiones cargados de leña que malogran sus “carreteras”. Finalmente son ellos quienes las arreglan en faenas comunales. Por otro lado, quienes ven los mapas de deforestación desde lejos siguen asociando al unísono las causas de deforestación a la agricultura migratoria. Una idea tan arraigada que llega a limitar que vayan a preguntar sobre las diferentes causas de deforestación a nivel local. En este caso ha existido roza y quema de bosque con fines agropecuarios y para asegurarse de terrenos antes de que los invadan otros, pero actualmente la leña es extraída para abastecer a ladrilleras y “triplayeras”, la mayoría de estas últimas asentadas en la Laguna de Moronococha.

La fiscalización de la actividad está ahora a cargo del Programa Regional de Manejo Forestal y de Fauna Silvestre del Gobierno Regional de Loreto, que en las últimos meses ha figurado varias veces en los medios de comunicación regionales a raíz de diversas intervenciones de madera extraída ilegalmente. Les corresponde hacer lo propio con este tema. Una estrategia integral debería considerar el otorgamiento de derechos para aprovechar la madera caída naturalmente, analizar que otros combustibles podrían usar las ladrilleras y triplayeras para realizar sus actividades, y establecer restricciones e incentivos que promuevan el uso del combustible que sea idóneo para la actividad. Aquí el sector industria también debe cumplir un rol importante. Restringir que tipo de vehículos pueden ingresar en estas trochas carrozables también es otra forma de regular el asunto. Waldelomar Alegría, ex-decano de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana menciona que lo normal es que utilicen petróleo residual ya que la leña es bastante ineficiente y constantemente negrea los ladrillos. Mientras habla del petróleo, en un contexto en el que se viene promoviendo una marcha en la ciudad de Iquitos en contra de operaciones petroleras en la misma cuenca del río Nanay (que abastece de agua a los Iquiteños), se hace inevitable pensar en las distintas aristas que uno debe considerar al promover políticas ambientales que ataquen de raíz las causas estructurales.

* Desde esta tribuna ofrecemos nuestro apoyo a las autoridades competentes y convocamos a todos aquellos que tengan propuestas sensatas o información útil que permita hallar soluciones integrales en torno a este problema.

————————

Foto portada: Thomas Muller / SPDA
Fotos: Bruno Monteferri / SPDA 



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


3 comentarios · Dejar un comentario

  • Ignacio dijo:

    Ahora que va a ver… o ahora que va a haber??

    Esta en algo el articulo, pero te fuiste en floro en el ultimo parrafo con muchas palabras de abogado pero sin mayor contenido ni propuestas concretas. Especialidad de los abogados marear a la gente!

    Un abrazo desde Bangkok.

  • jose rengifo dijo:

    SR BRUNO MONTEFERRI:

    POR SERVICIO QUISIERA A TRAVES DE UD TRATAR DE CONTACTAR CON LA COMUNIDAD DE NINA RUMI, SOY DE LA CIUDAD DE IQUITOS DESDE HACE AÑOS QUE DEJE MI LUGAR NATAL RESIDO EN LIMA CON MI FAMILIA, PERO QUISIERA SOLICITAR SU APOYO PARA PODER ACCEDER A UN TERRENO SI ES POSIBLE COMO PARTE DE LA COMUNIDAD DE NINARUMI, Y POSTERIORMENTE SI ES EL CASO ACCEDER A UN AREA GRANDE PARA PROTEGER EL BOSQUE CON ALGUN PROYECTO DE SOSTENIBILIDAD O PRESERVACION DEL BOSQUE

    ESPERO CONTAR CON SU APOYO

    SIEMPRE A SU DISPOSICION

    JOSE RENGIFO RPC 997540844

eleven − 3 =