Creación del Área de Conservación Regional Ausangate estancada por concesiones mineras

Foto: SPDA

  • Según el diario La República, la Empresa Lithium Energy Perú tiene petición que abarca 3976.69 hectáreas, la cual se superpone a esta cadena de nevados.

 

La región Cusco no solo resalta por poseer en su territorio a Machu Picchu, la mayor atracción turística del Perú, sino también porque existen otros maravillosos lugares como la “Montañana de Colores” y el Ausangate, una cadena de glaciares que espera convertirse en un área de conservación regional (ACR) pero hasta ahora no da ese gran paso.

Ausangate se ubica dentro de los distritos de Ocongate, Pitumarca y Checacupe, en las provincias de Quispicanchi y Cachis de la región Cusco. La importancia de este lugar no solo se centra en sus bellos paisajes o su riqueza cultural, sino también porque sus montañas, glaciares y lagunas proveen agua a comunidades cusqueñas y a la hidroeléctrica de Machupicchu, que genera energía para miles de familias.

En el lugar se encuentran también otros nevados por encima de los 6 mil metros, donde sobresale el Quelccaya, 5600 msnm, considerado el glaciar tropical más extenso del mundo. Por estas razones el Gobierno Regional del Cusco impulsa la creación de un ACR que asegure la protección del lugar. Serían 72 534 hectáreas protegidas, entre montañas, glaciares, lagunas, cultura y una muestra importante de flora y fauna.

Sin embargo, informó La República, la aprobación del ACR se encuentra actualmente suspendida. El diario conversó con la gerenta regional de Recursos Naturales, Mara Cazorla, quien señaló que el proceso está estancado por la existencia de ocho concesiones mineras. Entre enero y junio pasado, el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet) otorgó estas ocho concesiones a la empresa Lithium Energy Peru SA. La petición abarca 3976.69 hectáreas que están en los territorios de la comunidad de Phinaya.

[Nuevo especial multimedia: Ausangate, la cadena de glaciares que espera urgente protección]

Foto: SPDA

“Lo más grave es que esas concesiones se sobreponen a hermosos ecosistemas, como son los bofedales. Estos se verían afectados en más de 160 hectáreas, así como las lagunas en 22 hectáreas, el pajonal de puna húmeda —donde pastan las vicuñas— en 2349 hectáreas y el glaciar del Quelccaya en 1444 hectáreas. No hay que perder de vista que el agua de las lagunas y acuíferos alimenta al río Salcca, afluente importante del río Vilcanota, del cual se provee el recurso potable al 53% de la población cusqueña en época de estío”, publicó el diario.

El objetivo de la creación de esta ACR, según el Gobierno Regional de Cusco, es fortalecer la estrategia de desarrollo regional y de mitigación frente al cambio climático. De esta forma se asegurará la continuidad de procesos ecosistémicos valiosos del Cusco y se logrará el abastecimiento de agua continua, proveniente de los bosques de montaña y nevados.

 



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario