COP 16: sálvese quien pueda



Escribe Manuel Rodríguez Becerra / Ex Ministro del Ambiente de Colombia y miembro de la Plataforma Climática Latinoamericana (PCL).

Las expectativas acerca del resultado de las negociaciones de cambio climático, que se están celebrando en Cancún, no podrían ser más bajas. Se considerarían exitosas si se alcanzan unos tímidos acuerdos para proteger los bosques por medio del mecanismo REDD, y se hacen unos compromisos para proveer a los países en desarrollo unos modestos recursos económicos para que comiencen a tomar medidas de adaptación.

Pero lo grave es que ni en estas negociaciones, ni en las que les seguirán a mediano plazo, se alcanzarán los acuerdos necesarios para disminuir la emisión de gases efecto invernadero en la magnitud requerida para que el aumento de la temperatura global no sobrepase 2 grados Celsius, umbral más allá del cual, según la mejor ciencia disponible, la humanidad enfrentaría graves consecuencias. Se trata de un escandaloso fracaso político de las Naciones Unidas si consideramos que han transcurrido más de veinte años desde el inicio de las negociaciones sobre un problema cuya solución ya no da espera.

No obstante esta negativa situación, en los más diversos rincones del mundo se adelantan miles de acciones para combatir el cambio climático. Por ejemplo, los países de la Unión Europea se comprometieron unilateralmente a reducir sus emisiones de GEI en un 20 por ciento hacia el 2020; la Iniciativa Regional de Gases de Efecto Invernadero, compuesta por diez estados de Estados Unidos, fijó como meta reducir las emisiones de CO2 del sector termoeléctrico en un 10 por ciento hacia el año 2018; China se convertirá en el principal productor de energía eólica del mundo en diez años; un creciente número de empresas se abren su paso vendiendo productos y servicios con una menor huella de carbono, y la actividad científica y tecnológica para mitigar el cambio climático florece por doquier.

Infortunadamente, las positivas acciones producto de las fuerzas del mercado y las loables decisiones aisladas de algunos países y regiones no son suficientes. Como lo ha argumentado uno de los mayores pensadores de nuestra época, el sociólogo británico Anthony Giddens, en su libro The Politics of Climate Change, sin una decisiva intervención de los gobiernos, a partir de tratados internacionales de carácter vinculante, no será posible mitigar el cambio climático de conformidad con lo prescrito por la ciencia.

Pero, dadas las formidables dificultades políticas enfrentadas por las negociaciones, los acuerdos globales de mitigación de los gases de efecto invernadero solo surgirán tardíamente. Y, mediante estos compromisos tardíos, ya no será factible impedir que la temperatura se incremente mucho más allá del umbral de peligro (2 grados Celsius).

En efecto, hoy se estima que la temperatura podría alcanzar los 3,5 grados al finalizar el siglo, un escenario que condena al mundo a enfrentar graves impactos, que en muchos casos serán catastróficos, como lo prevén los informes científicos sobre la materia.

No queda alternativa distinta que adaptarse a estos impactos, objetivo para el cual los países desarrollados y los habitantes ricos de la Tierra disponen de los recursos económicos para hacerlo. Quienes pagarán el pato serán los pobres, que serán víctimas de tragedias sin fin, como las que ya comenzamos a presenciar.

Se afirma que esta última situación bien podría evitarse mediante la solidaridad de los países más ricos con los países en desarrollo y de los grandes magnates con los que carecen de todo. Pero en la historia de la humanidad no se registra un solo movimiento de solidaridad global de la magnitud que se requeriría para adelantar con contundencia las medidas necesarias de mitigación y de adaptación en todos los rincones del mundo. Y, mientras no se demuestre lo contrario, el lema de lo que nos depara el futuro -marcado, profunda e ineluctablemente, por el cambio ambiental global de origen humano- parecería ser: ¡Sálvese quien pueda!

___________________________

El presente artículo fue publicado en el diario El Tiempo de Bogotá (04/12/10).



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


3 comentarios · Dejar un comentario

  • Septiembre dijo:

    Muchas gracias, excelente aporte y bien claro.

  • el profesor quiroz dijo:

    PAUPÉRRIMO MANEJO AMBIENTAL COLOMBIANO PARECE PERUANO

    Con un Ministerio de Ambiente raquítico, con una creciente minería aurífera ilegal arrasando bosques, suelos y ríos en los más diversos lugares de diecisiete departamentos, debiendo iniciar sin demora la lucha contra la minería legal de aquellas empresas mineras que, exhibiendo los requisitos legales para operar, violan la normatividad ambiental, en gran parte coludidas con la autoridad minera…el manejo ambiental colombiano y el peruano se parecen como dos gotas de agua…

    “Así, por ejemplo, Ingeominas no solamente ha otorgado títulos mineros a lo largo y ancho del país con una irresponsable prodigalidad (incluyendo parques nacionales y páramos), sino, además, ha demostrado una alarmante incapacidad para fiscalizarlos. Precisamente, el ministro de Minas y Energía, Carlos Rodado, al reconocer esas y otras fallas, ha anunciado la reforma de esta entidad que incluiría, entre otras, su necesario compromiso con la protección del medio ambiente. Quizá sería también el momento para corregir las graves falencias que para la protección ambiental presenta el Código de Minas, así como para desarrollar un proceso dirigido a identificar aquellas áreas del territorio que por razones ecológicas deban ser excluidas de la minería, como ya se hizo con los páramos, los humedales Ramsar y las áreas protegidas” …remarca Manuel Rodríguez Becerra, Administrador de Empresas colombiano metido a Consultor Ambiental y hasta a Ministro del Ambiente.

    Especialista colombiano en Cambio Climático afirma: ¡Sálvese quien pueda!

    Manuel Rodríguez Becerra, Administrador de Empresas colombiano metido a Consultor Ambiental dice que solo queda ¡Sálvese quien pueda! … mientras no se demuestre lo contrario, ante futuro marcado, profunda e ineluctablemente, por el cambio ambiental global de origen humano.

    “En Colombia debe cambiar el trabajo de explotación minera. Debe buscarse el buen uso de los dineros recaudados en regalías.

    Actualmente, por diferentes condiciones, las regalías son despilfarradas y no son usadas para lo que deberían. Considero que una buena administración de las mismas podría desencadenar un trabajo social relevante y cambiaría las condiciones de salud, nutrición y educación de los involucrados en las actividades mineras. Un monto podría ser reutilizado en la recuperación del ambiente deteriorado.”

    ————-

    Columnas de Manuel rodriguez Becerra publicadas en diario El Tiempo
    http://www.manuelrodriguezbecerra.org/tcolumnas.htm

    7 de noviembre de 2010: ¿Un Ministerio de Ambiente raquítico?
    24 de octubre de 2010: La minería y las regalías
    26 de septiembre de 2010: Detengamos la deforestación
    22 de agosto de 2010: ¿Un gobierno ambientalista?
    25 de julio: Minería y cianuro
    27 de junio: Minería de montaña, al banquillo
    30 de mayo de 2010: Hecatombe en Zaragoza
    18 de abril de 2010: Un nuevo destino ambiental
    22 de marzo de 2010: ‘El Pacto Ambiental Colombiano’
    21 de febrero de 2010: ¿Destrucción De Bahía Málaga?
    24 de enero de 2010: La hora de los bosques
    27 de diciembre de 2009: Hacia México 2010
    14 de noviembre de 2009: Cambio climático: lo que está en juego
    17 de octubre de 2009: La mejor Orinoquia que podemos construir
    20 de septiembre de 2009: Copenhague, 2009
    7 de agosto de 2009: Maestros del medio ambiente
    12 de julio de 2009: Ambiente y futuro
    14 de junio de 2009: Delirio Minero-ambiental
    8 de mayo de 2009: Eco-S.O.S y avifauna
    6 de abril de 2009: Las minorías étnicas
    5 de marzo de 2009: Caos minero y ambiental
    11 de febrero de 2009: Violencia virtual
    29 de enero de 2009: La destrucción de La Sabana
    31 de diciembre de 2008: Milagro en Malpelo
    10 de diciembre de 2008: Ficciones ambientales
    25 de noviembre de 2008: ¿Un daño cardenalicio?
    2 de noviembre de 2008: ¿A quién le sirve la CAR?
    12 de octubre de 2008: Amazonas y cambio climático
    20 de septiembre de 2008: Una gran política amazónica
    3 de septiembre de 2008: Lecciones de la Historia
    18 de agosto de 2008: ¿Minería en los páramos?
    26 de julio de 2008: Colombia, ¿Líder Mundial?
    16 de junio de 2008: El medio ambiente después del conflicto
    7 de junio de 2008: Depredadores del medio ambiente
    27 de mayo de 2008: Bogotá con indiferencia ambiental
    5 de mayo de 2008: Biocombustibles al banquillo
    7 de abril de 2008: Un encuentro educativo
    22 de marzo de 2008: Violencia contra los más vulnerables
    10 de marzo de 2008: El referéndum sobre el agua
    24 de febrero de 2008: Bogotá y la Sabana
    29 de enero de 2008: Ley forestal y campeonato ambiental
    16 de enero de 2008: Bolsas plásticas, una plaga
    4 de enero de 2008: ¿No habrá Bali que valga?
    13 de diciembre de 2007: Minería y medio ambiente
    11 de noviembre de 2007: En la ‘isla de los dioses’
    29 de octubre de 2007: El Nobel de la Paz, bajo ataque
    16 de octubre de 2007: Los candidatos y el medio ambiente
    1 de octubre de 2007: ¿Qué proponen los candidatos?
    17 de septiembre de 2007: El nuevo ambientalismo
    2 de septiembre de 2007: El agua del grifo
    19 de agosto de 2007: ¿A quién le importa la biodiversidad?
    25 de julio de 2007: López y el medio ambiente
    10 de julio de 2007: Un capítulo ambiental sin dientes
    26 de junio de 2007: Urbanización desordenada y cambio climático
    9 de junio de 2007: Comisión Ballenera y Bahía Málaga
    23 de mayo de 2007: El agua de Bogotá, en peligro
    6 de enero de 2007: S.O.S. a Minambiente
    23 de julio de 2006: Tormenta de residuos peligrosos
    13 de febrero de 2005: El futuro del Protocolo de Kioto
    24 de agosto de 2004: Amnesia y Parques Nacionales
    17 de mayo de 2004: Guerra y Medio Ambiente
    4 de septiembre de 1999: La paz y el medio ambiente
    3 de septiembre de 1999: El Plan Verde

    ———-

    elprofesorquiroz@gmail.com

three × two =