Conoce la labor ambiental de Víctor Zambrano, ganador del premio National Geographic
víctor zambrano - spda

Foto: SPDA

Cuando Víctor Zambrano era pequeño, el bosque en el que nació era totalmente diferente. Sus padres, y sus abuelos antes que ellos, habían llegado desde Arequipa y Cusco hasta Puerto Maldonado a comienzos del siglo XX. Víctor recuerda la época más feliz de su vida con emoción y cuenta sus vivencias con los nativos Ese’eja, los animales que no tenían miedo y la selva, más verde que ahora.

Sin embargo, don Víctor se alejó de su tierra durante casi tres décadas, en las cuales sirvió en la Marina de Guerra. Cuando terminó su servicio, decidió retornar a la tierra de sus padres, a los bosques que habían alumbrado su niñez. Pero la realidad entonces era otra. La tierra de sus padres se había convertido en un pastizal dedicado a la ganadería, un potrero donde no crecía nada, manejado por una cooperativa. Es aquí donde decide arriesgarlo todo para recuperar la tierra que él tanto ama. “Entonces comencé a pensar cómo revertir este desastre. Tuve que reaprender todo lo que me habían enseñado, y me puse un reto: recuperar este fundo y hacer cosas totalmente diferentes”.

[Víctor Zambrano: Mineros ilegales en Madre de Dios tienen más información y mejor logística que el Estado]

En el año 2005 un grupo de moradores de Isuyama y Bajo Tambopata constituyeron la Organización de Operadores Agroecoturísticos de Tambopata – AOATAM, y a través de ella se han impulsado el reconocimiento del sector como “Corredor Agroecoturístico Kiajabaki Bame”. Asimismo, conducen el proyecto Implementación del Circuito Turístico Bajo Tambopata – Isuyama “Kiajabaki Bame”, y en coordinación con el Municipio Provincial de Tambopata desarrollan campañas de educación ambiental.

Los pobladores de Isuyama y Bajo Tambopata son conscientes del valor de sus bosques y de la creciente presión sobre ellos. El predio del señor Víctor Zambrano no estaba ajeno a la presión ejercida para la extracción de recursos, muy preocupado por el estado de conservación de sus tierras decide implementar sistemas de producción agrosilvopastoril y posteriormente agroforestería. Asimismo, se desarrollan actividades de educación ambiental y agroecoturismo.

Sobre el sitio de conservación

El ACP Refugio K´erenda Homet se encuentra ubicado en la Zona de Amortiguamiento de la Reserva Nacional Tambopata. A nivel del ACP se encuentran espacios conocidos localmente como bajíos, que son áreas que se inundan temporalmente.

En el ACP Refugio K’erenda Homet el mayor porcentaje del área (38.26%) corresponde a “purmas”, el 24.20 % corresponde a un bosque primario intervenido, el 22.88 % corresponde a áreas donde se han establecido sistemas agroforestales y se encuentra representado por la categoría “áreas agroforestales”, el 11.57% de la extensión del área corresponde a un bosque de bajío y está representada por la categoría “protección”. Finalmente, el 3.07 % corresponde a áreas agrícolas.

[Víctor Zambrano: Si no tenemos al Estado como aliado para enfrentar a la minería ilegal, ¿a dónde vamos a recurrir?]

Entre las especies de flora que destacan por su frecuencia en el ACP se encuentran el pashaco (Parkia multijuga), moena (Ocotea sp.), anonilla (Rollinia sp.), oje (Ficus sp.), peine de mono (Apeiba aspera), topa (Ochroma pyramidale), entre otros.

Asimismo, a nivel del ACP, el señor Zambrano y sus familiares han avistado otorongo (Panthera onca), venado colorado (Mazama americana), patos silvestres (Cairina moschata), camungos (Anhima cornuta), boas (Boa constrictor), shushupe (Lachesis muta), mono tocón (Alouatta seniculus), oso bandera u hormiguero (Myrmecophaga tridactyla), lobo de río (Pteronura brasiliensis), ronsoco (Hydrochoerus hydrochaeris), lagarto blanco (Caiman crocodilus), taricaya (Podocnemis unifilis), etc.

Lee el texto completo en Conservamos por Naturaleza.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

one × four =