“Comando Matico” y su aporte para atender a indígenas contagiados por COVID-19

  • Jóvenes atienden a comunidades, asentamientos humanos y otros lugares de Ucayali frente a la amenaza del nuevo coronavirus.

Por Luis Chacón

 

En medio de la pandemia que azota al Perú y al mundo, unos jóvenes shipibos de Pucallpa y Yarinacocha conformaron el “Comando Matico”, grupo que utiliza preparados naturales para atender a indígenas contagiados por COVID-19 y que no cuentan con los recursos ni la atención médica respectiva.

Néstor Paiva Pinedo, uno de los integrantes del popular “comando”, conversó con Actualidad Ambiental y dio detalles sobre cómo nació esta idea a raíz de la situación que vive la comunidad shipiba de Cantagallo.

“El objetivo principal ha sido juntar el matico (planta medicinal) viendo la necesidad que tenía la población de Cantagallo. Nos reunimos entre los jóvenes y la idea era enviar una carga a los hermanos, porque vimos que estaban encerrados, y no podían tener ninguna planta, y sabiendo que los pueblos indígenas estamos muy relacionados con las plantas ante cualquier enfermedad”, cuenta Paiva.

En la actualidad su labor no solo se limita a visitar comunidades y asentamientos humanos y otros lugares, sino a enviar sus preparados a quienes más lo necesitan. Incluso, han producido videos en los que explican cómo realizar los preparados medicinales.

“Este trabajo lo hemos hecho silenciosamente y al ver que no había ayuda en ciertos lugares nos hemos rebelado, incluso desafiando al Estado, con la misión curar a las personas con los protocolos que mandan, hasta por vía telefónica también hemos atendido. También tenemos videos tutoriales para que sirvan a otros enfermos. La idea es compartir nuestro conocimiento y la sabiduría que nos dieron nuestros abuelos”, indica.

El “Comando Matico” está conformado por diez jóvenes. Además de Néstor Paiva, figuran Alexander Shimpokat Soria, Elmer Elvio Cairuna Sánchez, Rafael García y Jorge Javier Soria Gonzales, este último a cargo del grupo por sus conocimientos avanzados en el tema de las plantas medicinales.

[Ver además ► [Entrevista] Juan Torres: “Falta darle prestigio a nuestros conocimientos tradicionales”]

Foto: Facebook del Comando Matico

“Al principio éramos cuatro personas, ahora somos diez y también nos asesoran dos médicos. Es un equipo multidisciplinario, entre docentes, comunicadores, artistas que radicamos en Pucallpa y Yarinacocha. Somos de comunidades, pero vivimos entre comunidad y ciudad”, cuenta Paiva.

Respecto a la desconfianza que pueden generar este tipo de remedios, el joven integrante del “comando” precisa que es normal y que, incluso, muchos shipibos “cristianizados” mantienen una posición no muy entusiasta cuando son atendidos por ellos.

“La desconfianza es obvia hasta en los mismos shipibos, peor en los que son cristianos, evangélicos, adventistas porque muchas veces lo ven como ‘diablo’ (pecado). Igual hemos roto la barrera, ese tabú que todavía hay sobre las plantas para hacer cosas malas, como brujos”, explica.

“Las plantas son la solución de la humanidad, porque muchas pastillas salen de las plantas y de la tierra, no es que caiga del cielo. Igual hay peor desconfianza en extranjeros, pero igual hay quienes sí comprueban los beneficios del matico y otras plantas. Todo depende del diagnóstico de cada paciente”, agrega Néstor Paiva.

No se priorizan a las comunidades

El integrante del “Comando Matico” también se refirió a la poca atención que reciben los pueblos indígenas de parte del Estado, antes e incluso durante casos de emergencia como la que vive el Perú por el COVID-19.

“Muchas veces en temas de salud, las poblaciones indígenas no están como prioridad. No solo se salva la vida con víveres, sino con una atención básica. Lo que se exige es que el Estado cumpla con nuestras demandas y por eso buscamos alternativas”, comenta Paiva.

Reconocimiento a su labor

Pese a los inconvenientes que han tenido para realizar sus labores en cuanto a transportarse a diversos puntos, Néstor Paiva contó que han logrado que la Dirección Regional de Salud de Ucayali les dé un espacio para realizar sus preparados.

“Ayer hemos tenido reunión con el director Regional de Salud y nos han involucrado en su trabajo como comando COVID-19. Nos han dado un lugar y estamos atendiendo a nuestros pacientes y vemos mejorías. Esto nos alegra y motiva a seguir apoyando (…) No nos han incluido en su agenda, pero nos ha dado una mano porque necesitábamos un centro de acopio donde preparar nuestro remedio”, comenta Paiva.

Donaciones para continuar

A través de su página en Facebook (Comando Matico COVID-19), la agrupación dio detalles sobre su actual ubicación y solicitó el apoyo a sus seguidores a fin de continuar con sus labores a favor de los pacientes con síntomas de este nuevo coronavirus.

“Señores de buena voluntad, ya instalamos nuestro Centro Comunitario de Atención en respuesta rápida Comando Matico COVID–19 en la Parroquia Nuestra Señor de Luren, en Yarinacocha, para los pueblos indígenas. Sin embargo, necesitamos la colaboración de cada de ustedes para la compra de nuestros insumos, para la evaporación, infusión y jarabe para la tos. Esto servirá para atender a los pacientes con síntomas con COVID-19. Comunicarse para tu colaboración al cel. 995163593. O pueden llevar su colaboración directamente en la dirección indicada”, se lee en sus redes sociales.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

one × 5 =