Amazonía evidencia un acelerado proceso de degradación ambiental

san_martin_oct_2008_tm_1

Un informe de GEO (Global Environment Outlook) Amazonía, el Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA2), indica que la Amazonía evidencia un proceso de degradación ambiental creciente.

Este problema, argumentan los expertos que realizaron el documento, se ve reflejado en el avance de la deforestación, la pérdida de biodiversidad y los impactos localizados del cambio climático.

La transformación del ecosistema amazónico se ha debido al cambio de uso del suelo amazónico debido al crecimiento de actividades económicas, la construcción de infraestructura y el establecimiento de asentamientos humanos, ha generado una

Para el 2005 la deforestación acumulada en la Amazonía alcanzaba los 857.666 km2 lo que significa que la cobertura vegetal de la región se ha reducido en aproximadamente 17%. Esto equivale a las dos terceras partes de la superficie del territorio peruano o a 94% de la superficie del territorio venezolano.

De acuerdo a los especialistas que redactaron el documento, que se presentará el próximo 5 de marzo en el auditorio Maes Heller de la Universidad del Pacífico, el número de habitantes ha crecido a 33.5 millones de personas aproximadamente. También se revela que datos sobre el crecimiento acelerado en varias de estas ciudades, así como el surgimiento de tres “urbes millonarias”.

Los expertos plantean distintos ámbitos de actuación que, en base a una acción conjunta de los gobiernos de los países amazónicos, permitirá hacer frente a los retos del cambiante medio ambiente de la región.

El principal de ellos: construir una visión ambiental amazónica integrada y definir el papel de la región para el desarrollo nacional; armonizar las políticas ambientales en temas de relevancia regional; diseñar e implementar instrumentos para la gestión ambiental integrada; diseñar e implementar estrategias regionales que permitan el aprovechamiento sostenible del ecosistema amazónico; incorporar la gestión de riesgo a la agenda pública; fortalecer la institucionalidad ambiental amazónica, fortalecer los esfuerzos de generación y difusión de información ambiental en la región; promover estudios y acciones de valorización económica de servicios ambientales amazónicos; y diseñar un sistema de monitoreo y evaluación de impacto de las políticas, los programas y los proyectos.

El estudio fue realizado en los 8 países amazónicos: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Suriname y Venezuela.

Foto: Thomas J. Mueller



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario