Agricultores afirman que apoyo del Estado en esta pandemia aún es insuficiente

Foto: SPDA

  • En el Día del Campesino, representantes de los gremios agrarios siguen a la espera de mejoras en los pequeños agricultores, quienes luchan contra la indiferencia, el COVID-19 y la amenaza de un posible desabastecimiento de sus productos en todo el país.

Por Luis Chacón

 

En el día 101 de la cuarentena establecida en nuestro país por el COVID-19, conmemoramos un año más el Día del Campesino, fecha que nació tras la promulgación de la Ley 17716 de la Reforma Agraria en 1969, decretando que los 24 de junio de cada año se recuerde la importancia de los campesinos en todo el Perú.

Han pasado 51 años y esta fecha (antes conocida como Día del Indio y que coincide con el Inti Raymi) nos hace reflexionar sobre el verdadero valor que le da el Estado a los agricultores y productores, precisamente, en medio de una pandemia, donde cumplen un rol trascendental a fin de evitar el desabastecimiento de productos de primera necesidad.

“La situación del campesinado es cada vez más aguda. Esta pandemia nos ha hecho ver de mejor manera el olvido de distintos gobiernos hacia los servicios de salud y educación y en el tema agrario. Sentimos un total olvido, como si el campesinado no existiera para el Gobierno”, indica Wilder Sánchez, presidente de la Confederación Campesina del Perú (CCP).

A mediados de abril, luego de un mes de decretarse el estado de emergencia, el Gobierno anunció que el PBI agropecuario de este año sufriría pérdidas por S/ 1611 millones debido a las medidas de aislamiento social a fin de frenar este nuevo coronavirus.

Ante esta situación, el Gobierno anunció la transferencia 150 millones de soles a favor del Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) a fin de velar por la infraestructura. Posteriormente se anunció que en total se destinaría S/ 2500 millones para este campo, además de créditos a 14 mil empresas del sector bajo un monto de S/ 665 millones. Sin embargo, los gremios agrarios consideran que no es suficiente.

“Si hubiera voluntad del Gobierno, debería haber políticas públicas para la pequeña agricultura. Es lo que más nos hace falta, los más de 2 millones 200 mil pequeños agricultores estamos abandonados. Hay créditos, pero es inconcebible que a las empresas les den miles de millones de soles, pero para la agricultura, con los 600 millones de Fondo Agroperú, no alcanza para nada. Y ahí se contradice el Gobierno cuando habla de la agricultura”, indica Sánchez.

Para Giovanna Vásquez, gerenta de la Convención Nacional del Agro (Conveagro), las condiciones para que los pequeños agricultores accedan a esos fondos no van de la mano de la realidad con exigencias como “tener un título de propiedad, lo que habla del desconocimiento que tiene el Minagri de los territorios rurales”.

Vásquez agrega que desde iniciada la pandemia, se propuso un plan de salvataje (S/ 5 mil millones) que no se tomó en cuenta y hasta la fecha esperan una reunión con el Ejecutivo, así como la que tuvo hace unos días la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (CONFIEP), sobre todo, si se tiene en cuenta la importancia del gremio agrario en su lucha por concretar una segunda siembra que garantice el abastecimiento en todo el Perú, pese a que no cuentan con capital.

Foto: SPDA

Compren a los pequeños agricultores

Otras de las sugerencias hechas por Conveagro en marzo, estaba ligada al tema de las canastas que debían entregar las municipalidades. La idea era que las autoridades compren productos frescos a los productores de sus localidades, a fin que estos no se pierdan, pero solo se aplicó en Huancavelica con la “canasta campesina”.

En la misma línea se mantiene Eusebio Vásquez, presidente de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos del Perú (Anpe Perú), quien explica la situación que viven muchos campesinos y que los créditos anunciados de “Reactiva Perú agrícola” no son un beneficio para los 32 mil 600 pequeños agricultores de la asociación que representa.

“Con esta emergencia que empezó en el mes de marzo, algunos cultivos se estaban sembrando y muchos campesinos se quedaron sin semilla e insumos para esta tarea. En la sierra, los cultivos estaban en proceso de producción y no se pudieron controlar. Las condiciones climáticas en los meses siguientes afectarán, las cosechas siguen siendo abandonadas en algunos casos (…) Hasta 5 mil soles pueden prestar a una asociación de pequeños agricultores sin garantía, pero dentro de esto no se incluye la preparación de suelos, semillas e insumos. No se sabe con claridad a qué tipo de agricultores va a facilitar ese crédito”, señala el líder del Anpe.

Bonos y el retorno de la ciudad al campo

Dentro de la primera estrategia del Gobierno “Yo me quedo en casa”, se anunciaron diversos bonos: “Bono 380”, “Bono Universal”, “Bono independiente” y el “Bono rural. Este último de 760 soles, y que empezó a repartirse desde el 30 de mayo, esperaba dar un respiro para las personas que se dedican al sector agrario y consideradas en los grupos de pobreza y pobreza extrema. ¿Se logró el objetivo?

“En el tema de los bonos, estos no han llegado a los sectores más pobres. La situación es muy crítica y lo estamos viviendo y no hay cómo poder celebrar el Día del Campesino en medio de esta pandemia que ya llegó al sector rural y que en el sector urbano, que tuvo más apoyo, ya colapsó”, precisa Wilder Sánchez, presidente de la CPP.

Otro de los problemas generados a raíz de la pandemia es la migración de muchas personas de la ciudad al campo y que, según Eusebio Vásquez, sería un problema a largo plazo debido a la situación que vive la agricultura familiar y que no podrá solventarse con más integrantes.

“Con esta situación de pandemia hay muchas personas que han retornado, son familias campesinas y han regresado a sus comunidades. Han buscado mejores condiciones de vida y ahora lo poco que tienen lo usan solo para comida. Va a haber escasez de alimentos porque las semillas que solían guardar las van a utilizar para su consumo”, indica Vásquez.

Foto: SPDA

El paro de 2019

El 13 de mayo de 2019, la Convención Nacional del Agro Peruano (CONVEAGRO) y la Junta Nacional de Usuarios de los Distritos de Riego del Perú (JNUDRP) realizaron el paro nacional agrario a fin de exigir una mejor política nacional agraria y rural a beneficio de la pequeña y mediana agricultura que garantiza el 70% de la alimentación del país.

“Como parte del paro agrario del año pasado se conformaron mesas de trabajo, diálogo y de 87 puntos de discusión, 81 fueron consensuados y pese a eso no hay respuesta del Gobierno. Ahí se presentaba un apoyo para la pequeña agricultura. Nosotros preparábamos una nueva jornada de lucha para este año, pero llegó la pandemia y se agravó peor la situación”, cuenta Wilder Sánchez, quien espera que de agravarse la situación de pobreza y escasez de alimentos, el Gobierno no opte por la importación, dándole la espalda al productor peruano.

Piden a Minagri un cambio de visión

Las organizaciones agrarias mantienen su lucha para que se concreten acciones de parte del Ejecutivo y del Congreso de la República, a través de la Comisión Agraria. Sienten que hay “hay avances importantes”, indica Giovanna Vásquez, pero consideran que la solución parte de muchos cambios en el Minagri.

“Es importante la reestructuración del Ministerio de Agricultura. No podemos tener un ministerio donde lo más importante sea construir canales de riego y hacer zanjas de infiltración, que sean objetivos. El ministerio no mira a la gente que está en el campo. Hay que reestructurarse como se acordó con el Ejecutivo. Incluso hay un acta firmada”, comenta la gerenta de Conveagro.

Para Wilder Sánchez de la CPP, si bien existe la voluntad del Ejecutivo de mejorar el tema agrario, hay un desconocimiento y falta de apoyo del ministro Jorge Montenegro, encargado de la cartera.

“El mensaje del presidente dice que ha dado 150 millones para arreglar canales de riego, que va a dar trabajo y asegurar la alimentación de las poblaciones urbanas. Eso no funciona, eso es poco. Y si bien dará trabajo, eso lo hacemos año tras año las juntas. Salidas así no funcionan, tienen que haber salidas concretas, una política completa para la pequeña agricultura”, sentencia Sánchez.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

one × 2 =