Organizan simposio “Desarrollo Hidroeléctrico Sostenible en la Amazonía y el Caso de la Cuenca del río Madeira (Bolivia, Brasil, Perú)”

iirsa_clip_image002

Los días martes 25 y miércoles 26 de agosto de 2009 (entre de 9 a.m. y 5 de la tarde) se realizará en el Campus Sur de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (Av. Armendáriz 445, Miraflores, Lima, Perú), el simposio “Desarrollo Hidroeléctrico Sostenible en la Amazonía y el Caso de la Cuenca del río Madeira (Bolivia, Brasil, Perú)”.

El evento es organizado con el auspicio del Whitley Fund for Nature y WWF; además, cuenta con la colaboración de la Iniciativa para la Conservación en la Amazonía Andina (ICAA). El objetivo es ofrecer un panorama integrador de los retos y oportunidades, ecológicos y políticos, que enfrenta la región amazónica ante la acumulación de grandes proyectos de infraestructura vial e hidroeléctrica, promovidos desde la iniciativa IIRSA (Integración de la Infraestructura Regional en Sudamérica) y el Plan de Aceleración del Crecimiento de Brasil.

El evento responde a un proyecto de investigación – acción del Centro para la Sostenibilidad Ambiental, enfocado en la cuenca trinacional del río Madeira, el mayor tributario amazónico y el principal enclave mundial de biodiversidad. El alto valor ecológico de la cuenca del Madeira, su condición transfronteriza y la concentración de mega-proyectos en dicho territorio, lo convierten en un estudio de caso inmejorable para evaluar temas de soberanía, sostenibilidad, integración y articulación del desarrollo, a escala nacional y regional.

El evento tendrá destacados conferencistas nacionales e internacionales, tales como los doctores Jean Remy Guimaraes (U. de Sao Paulo), Foster Brown (Woods Hole Research Center), Jorge Molina (Instituto de Hidráulica e Hidrología de Bolivia), Mariano Castro (GTI-ICAA) y otros (ver programa previsto adjunto).

El simposio es abierto a todo el público interesado.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


3 comentarios · Dejar un comentario

  • EL PROFESOR JOSE QUIROZ C dijo:

    Grandes represa del Brasil destruirán la Amazonía

    Fuente: Boletín Nº 67 del WRM, febrero de 2003 MOVIMIENTO MUNDIAL POR LOS BOSQUES TROPICALES

    Presentada como una fuente de energía “limpia” por no contaminar la atmósfera con gases de efecto invernadero, como en el caso del petróleo o el gas natural, la obtención de energía hidroeléctrica por la construcción de represas continúa avanzando en el río Xingú, el último de los grandes ríos amazónicos en buen estado de conservación.

    No obstante, se estima que casi toda la selva amazónica será destruida en la primera mitad de este siglo en caso de que las tendencias actuales fuesen ampliadas con la implementación de proyectos de infraestructura en la región y que las emisiones de carbono resultantes de la quema de la selva equivaldrían a cerca de 50 veces la actual tasa anual de emisiones de gases de efecto invernadero de los Estados Unidos.

    A pesar de eso, el consultor en el campo de la energía, Joaquim Francisco de Carvalho, argumentó a favor de la construcción de la represa hidroeléctrica del Xingú, para satisfacer a toda costa la futura demanda brasileña de electricidad, una demanda insustentable que viene de la mano del “desarrollo”.

    Artículo basado en información obtenida de: “A hidrelétrica de Kararaô e os movimentos populares”, Rodolfo Salm, correo electrónico: rodolfosalm@alternex.com.br , Proyecto Pinkaiti, enviada por el autor.

  • MALCOLM ALLISON dijo:

    REPRESA DE PAQUITZAPANGO: EL FIN DE LA POESÍA

    VALE LA PENA REVISAR, GUIADOS POR LA PLUMA DE UN ARTISTA… EL ANTES Y DESPUÉS …DE LAS CORRIENTES DE AGUA, DONDE AHORA SE EMPLAZAN LOS ENORMES DADOS DE CEMENTO DE ITAIPÚ

    Represa de Itaipú: el fin de los Saltos del Guairá

    Donde antes se veían majestuosos saltos y exuberante naturaleza, hoy se puede ver a la represa de Itaipú. La potencia del río Paraná pasó a ser utilizada por el hombre para generar energía eléctrica a cambio de la aniquilación de los Saltos del Guairá. Hace 29 años un ingeniero relataba cómo sería la desaparición de este atractivo que convocaba a miles de turistas por año. “Cuando la represa más grande del mundo esté en funcionamiento, las aguas del embalse cubrirán por completo a los saltos… un dado de hormigón gigante, con una lacónica leyenda, rezará: ITAIPU

    Los Saltos del Guairá o Sete Quedas, entre Brasil y Paraguay eran una de las 7 MARAVILLAS NATURALES … 30 años después, La Represa de Itaipú, pretendií ser una de las 7 MARAVILLAS DE LA INGENIERÍA … sin éxito por supuesto.

    La frase que comunmente se repetía: “nuestros nietos no podrán disfrutarlo”, se hizo realidad. Los saltos del Guairá o Sete Quedas eran visitados por miles de personas. Ahora, donde estaban los espectaculares saltos, se puede ver la represa de Itaipú

    El ingeniero Luis Carlos Martínez, paraguayo, vivía y trabajaba en los años ´80s en Argentina. Había cursado sus estudios profesionales en la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral. Enterado de la construcción de Itaipú y de la inminente desaparición de los Saltos del Guairá, que –tal como luego efectivamente sucedió, iban a quedar sepultados bajo las aguas del embalse de la represa, Martínez viajó hasta el lugar de los hechos. Dos años antes de la inauguración de Itaipú en 1982, como otra gente de su país natal, de Brasil y de todo el mundo, fue a dar el adiós a lo que por entonces eran las cataratas más caudalosas del planeta, pertenecientes al río más importante del continente junto al Amazonas y uno de los cinco más grandes del mundo: el Paraná. Luis regresó a Santa Fe profundamente conmocionado por la belleza de la selva y del río en aquella remota región del Guairá y por la cercana destrucción de lo que era considerada una de las 7 maravillas del mundo natural.
    En la primavera de 1980 entregó dos postales a color de los Saltos del Guairá (Sete Quedas, en portugués), tres páginas escritas a máquina bajo un título lacónico: “Itaipú vs. Guairá”.

    Amante de la música y de la pintura, y poseedor de una vasta cultura artística, el ingeniero Martínez subtituló su escrito con el nombre de pinturas famosas en la historia de la humanidad: El Jardín de las Delicias, de El Bosco; La Visión Fantástica, de Goya; Guernica, de Picasso. Publicada en una tirada corta en aquellos años, “Itaipú vs. Guairá” cayó en el olvido.
    El afortunado hallazgo de las páginas originales mecanografiadas, nos permite devolver ahora esta pieza breve pero contundente

    Ing. Luis Carlos Martínez (Fundación Proteger)

    El jardín de las delicias

    Desde que se traspone el primer puentecito, no más ancho de un metro, se ve desgranarse una cantidad incontable de saltos vertiginosos. Cada uno de ellos es diferente, creando una variedad que tiende al infinito. El agua teñida de un rojo intenso se descuelga en cientos de matices hasta llegar a la espuma. En un recorrido de casi dos kilómetros hay que cruzar nueve puentecitos colgantes construidos con tablas abulonadas a cables de acero que se bambolean al paso de una sola persona provocando una inquietante sensación de vértigo. Solamente un puente cruza aguas arriba de un salto, los demás lo hacen a pocos metros y por delante de ellos va quedando debajo el torrente que se despeña por su correspondiente cañón de paredes de piedra basáltica desnuda. Estos rápidos desembocan en el cauce principal del río Paraná, que también corre con una velocidad y turbulencia inusitadas. El encuentro de ambas corrientes es un espectacular choque lleno de vórtices y remolinos que bajan y suben como una marea enloquecida.

    La visión fantástica

    Sete Quedas (Siete Caídas) es el nombre portugués de esta maravilla de la naturaleza, que se extiende por más de cinco kilómetros de los que sólo dos están habilitados al público a través de senderos y puentes colgantes. Y son suficientes para conmoverse. Cada caída es en realidad un complejo de saltos multiformes. Mirándolos de frente desde los puentes puede verse el agua que viene como el lomo hinchado de un jabalí enfurecido, corriendo y saltando hasta precipitarse en la catarata con su característico estruendo, su universo de espuma y llovizna, y los siempre asombrosos arco iris. Un segundo más tarde pasa por debajo nuestro, tumultuosa y velozmente, recorriendo el breve desfiladero milenario hasta juntarse con el cruce principal del río. Cada lomo de jabalí es distinto a los otros, cada cascada también lo es, cada torrente desfilando es singular. Y todo es fascinante.

    Naturaleza muerta

    La central hidroeléctrica de Itaipú, en plena construcción, está localizada en el Río Paraná a 14 km al norte del Puente Internacional que une Pte. Stroessner y Foz de Iguazú. En este punto el río Paraná tiene 400 metros de ancho y una profundidad que varía entre 25 y 45 m. Los componentes y estructuras principales del proyecto son: canal de desvío, estructura de control de desvío, ataguías principales, represa principal, represa lateral derecha, represa de enrocado, represas de tierra en las márgenes izquierda y derecha, vertedero, casa de máquinas y embalse. La longitud total de la represa será de 8,5 km por cuya cresta transitará una supercarretera. La represa principal tendrá 1.500m de longitud, la represa lateral derecha 800m, el vertedero 500 m, la represa de enrocado margen izquierdo 2.200m, la represa de tierra 2.000m, la casa de máquinas al pie de la presa principal 950m.
    Lujo, calma y voluptuosidad
    El entorno pétreo y vegetal que rodea al fenómeno no es menos hermoso que las aguas que saltan. Entre puente y puente hay que transitar sinuosos senderos tallados en la vegetación selvática. Buenas piernas, fuertes tobillos y calzado adecuado es lo aconsejable para quien quiera visitar estos fastos próximos a desaparecer cubiertos por el agua que embalsará Itaipú doscientos kilómetros aguas abajo. Toda el área es una especie de paraíso de lagartijas que brincan entre las piedras con nerviosos y ágiles movimientos, y elegantes golondrinas planean alegremente alrededor de sus nidos incrustados en las irregulares paredes de piedra de los desfiladeros de agua en revoltijo. En un claro del bosque, los monitos acuden a recibir golosinas de los turistas. Las extravagantes mariposas y los colibríes tornasolados con sus impredecibles movimientos y su pequeñez dimensional ponen el contraste a la bucólica y desmesurada masa verde donde los cactus, helechos y filodendros cohabitan amablemente con los árboles que salen disparados hacia arriba en sus luchas eternas por ganar el sol.

    La torre de Babel

    La represa principal tiene actualmente (vista desde el eje del río) la misma forma que la catenaria de la instalación de lanzamiento de hormigón consistente en tolvas de 6 metros cúbicos que circulan colgadas de un cable de acero paralelo a la represa; y cuya luz libre entre apoyos es de 1.360 metros. La altura de estos apoyos es de 110 m. Cuando la mole de hormigón de la represa principal esté terminada tendrá una altura de 190 m desde el punto más bajo de la fundación hasta la cresta. La casa de máquinas se asemeja a un megaprisma acostado de 1 hectárea de sección transversal por 1 km de largo. Allí serán alojadas las 20 turbinas tipo Francis. 10 turbinas generarán en 50 ciclos y 10 en 60. Cada rotor mide 8,5 m de diámetro y pesa 315 toneladas. El peso total de cada turbina estará cerca de las 3.000 toneladas. Hay muchas más cifras, equipos e instalaciones a cual más descomunal. Y a todos ellos hay que agregar 25.000 personas trabajando mientras dure la construcción. El objetivo apuntado: 12.600.000 kilovatios en 1988.

    Guernica

    Sin embargo, la fecha fatídica para los Saltos del Guairá será 1982, cuando la primera turbina entrará en operación con el embalse obviamente lleno. La población de Guairá, la ciudad brasileña más próxima a estas cataratas está indignada con Itaipú. Un argentino, propietario de un restaurante especializado en pescados, todavía guarda esperanzas de que la obra no llegue a su fin. Se apoya en aparentes dificultades de financiación. Según datos oficiales, el costo total del proyecto Itaipú, incluyendo costos directos, ingeniería, supervisión técnica y administración general está estimado en 6.000.000.000 de dólares estadounidenses. Casi la tercera parte de la actual deuda externa de la Argentina. Algunos funcionarios paraguayos sostienen, en base al gasto efectuado hasta la fecha, que dicha cifra trepará a los 10.000 millones de dólares. Con todo, este coloso de la generación eléctrica, 12 años después de su funcionamiento a pleno, es decir, en el año 2000, apenas cubrirá el 2% de las necesidades energéticas de
    Brasil. Los inconsolables guaireños se preguntan si por esta cifra, que en 50 años será aún más pequeña, vale la pena rematar los maravillosos Saltos que dentro de muy poco solo serán un recuerdo, alimentado de cuando en cuando por un álbum de fotos y postales.

    El triunfo de la muerte

    A quinientos metros del último puentecito, está el final del recorrido. Se llega al borde mismo del Salto catorce, el más grande de todos, enfrente del Salto trece. Abajo, el torrente embravecido corriendo por su irregular tobogán de basalto milenario. Desde este punto puede tomarse un sendero de unos trescientos metros que termina en un pequeño puerto de botes. Es una estrecha península de cinco metros de lado. Allí, en el centro de la misma, flanqueado por el agua pronta a derrumbarse en los saltos colosales y la selva enmarañada, hay un dado de hormigón semejante al podio de los triunfadores, con una lacónica leyenda: Itaipú.
    Luis Carlos Martínez, agosto de 1980

  • MALCOLM ALLISON dijo:

    NO SEAS PRESA DE LAS GRANDES REPRESAS

    LAS GRANDES REPRESAS, COMO EL CÁNCER, LUCHAN POR MULTIPLICARSE

    La construcción de más represas destructivas siguen amenazando al planeta. Siguen arrojando jugosas ganancias para el beneficio de las grandes empresas transnacionales.

    Estos promotores de la privatización del agua y de las represas están creando miedo y falsa alarma sobre la crisis de la energía eléctrica. Que si no pasa a sus manos habrá apagones, crisis económicas, altos costos de la energía y mal servicio. Prometen que con la energía eléctrica bajo sus manos no habrá cortes de luz, que bajarán los precios, que será de buena calidad y se dará un buen servicio. Pero ha sucedido todo lo contrario en los países donde se ha privatizado el sector.

    En el Manual Popular “No seas presa de las represas”. “Manual para mejor conocer y combatir esta plaga” del Ciepac se consigna la oposición centroamericana a los Grandes Diques Hidroeléctricos.

    Según al Comisión Mundial de Represas (CMR), las presas en el Hemisferio Norte del Continente Americano abarca 15 países desde Panamá hasta Canadá, incluyendo parte del Caribe (Cuba, Haití, República Dominicana, Jamaica y Puerto Rico).

    En Sudamérica la lucha y la resistencia continúa. En Colombia contra la presa Urrá. En Bolivia contra las represas Pavas, Arrazayal y el Bala sobre el río Beni que inundaría territorios indígenas. En Brasil, el gobierno promueve la construcción de muchas represas en los ríos Tocantes, Araguaia, Madeira y eventualmente en el Gran Amazonas, uno de los ecosistemas más ricos en biodiversidad del mundo.

    En el río Tibagi, en el Estado do Pará, se pretenden construir cuatro represas que inundarían las últimas regiones de selva húmeda de la costa Atlántica, tierras indígenas y 40 sitios arqueológicos. Todos estos casos son tan sólo un pequeño ejemplo de las resistencias en el continente. Ver:Explosão desvia Rio Tibagi para construção da barragem da Usina de Mauá, 2009

    Reproducimos parte de la Declaración de Carolina (2004) del III Foro Mesoamericano contra las Represas:
    Concluimos:
    1. Que ante la envestida global que se nos viene encima con estos proyectos, las respuestas de los pueblos mesoamericanos será de igual o mayor magnitud en resistencia y lucha.
    2. No luchamos por dinero, por ideales o por cosas pasajeras, sino por la vida y el amor a nuestros ríos. Vivimos del agua, de la tierra, de la convivencia de nuestras culturas. Sin nuestros recursos naturales y nuestras tierras, nos convertiremos en historia, nos podrán en extinción.
    3. Queremos desarrollo pero sin imposición. Un desarrollo humano sostenible, constructivo en donde se respete la vida y el cuido de Mesoamérica y del mundo entero. El desarrollo debe ser del pueblo para el pueblo y por el pueblo.
    4. Hacemos un llamado a los gobernantes de nuestros países, a la reflexión y al verdadero compromiso que tienen ante sus pueblos, porque el deterioro, explotación e implementación de estos proyectos atenta contra la vida de ellos mismos.
    5. Un grito de resistencia y organización a nuestros pueblos indígenas, campesinos y civiles contra todo tipo de represas, privatizaciones, tratados comerciales y lo que signifique el secuestro y desalojo de lo único que aún nos pertenece nuestra Mesoamérica amada. Nos quitaron el oro en la colonización, pero no nos quitarán el agua, ni nada más.
    6. El pueblo no debe pagar las deudas de estos proyectos, para pagar su propia muerte.
    7. El Movimiento Mesoamericano contra las Represas, se compromete a ser un ente decisivo de lucha contra todos los intentos de robo de las riquezas, naturales, culturales y territoriales desde México hasta Panamá.
    Dado el día 17 de julio de 2004, en Carolina, Departamento de San Miguel, El Salvador.

    COMPRAR GRANDES REPRESAS ES COMO COMPRAR ARMAMENTO VIEJO

sixteen − 3 =