Una zona declarada como área natural protegida aumenta su visita de turistas entre 33% y 100%

La Conservation Strategy Fund (CSF) presentó un estudio sobre el impacto económico del turismo dentro de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) del Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sinanpe).

El hallazgo más importante es que el turismo generó, en un análisis conservador, S/. 2 340 millones en el 2017. Esto representa un monto 40 veces mayor al que el Estado invierte en el mantenimiento de las áreas protegidas.

Es decir, como bien manifestó Gabriel Quijandría, Director Regional Amazonía-Andina Norte de Conservación Estratégica, “el turismo en las ANP no es un gasto sino una inversión”.

El estudio también encontró que este tipo de turismo generó S/. 536 millones solo en ingresos de hogares y salarios a nivel local, así como más de 36 mil empleos en localidades y ciudades circundantes.

El evento fue transmitido en el Facebook de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA).

Las ANP son atractivas para el turista

Una de las preguntas más importantes que perseguía este estudio de la CSF es saber si el hecho de que un área sea considerada ANP la hacía más atractiva para el turista. La respuesta fue contundentemente afirmativa.

Una zona que es declarada como Área Natural Protegida aumenta su cantidad de turistas entre 33% y 100%.

Por ejemplo, el informe sumó Ausangate a su campo de estudio, una zona del Cusco que aún no tiene el título de ANP pero que ha sido propuesta para ello. Allí, solo el año pasado se generaron S/. 29 millones en impacto económico. Lo cual, a la luz de este estudio, se podría incrementar significativamente si obtiene dicho título de ANP.

Recomendaciones para el Estado

A partir de estos hallazgos, la CSF propone tres consejos para que el Estado saque provecho del impacto económico que puede generar el turismo en las Áreas Naturales Protegidas del Perú: financiar el manejo efectivo de las ANP, fortalecer la participación de negocios locales y nacionales en las ANP, y expandir el Sinanpe por las oportunidades económicas que brinda a los sectores público y privado.

Finalmente, cabe mencionar que este estudio tomó en cuenta más de 1 000 encuestas a turistas, negocios locales y sus trabajadores en cinco Áreas Naturales Protegidas (el Santuario Histórico de Machu Picchu, la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas y las Reservas Nacionales de Tambopata, Pacas y Pacaya Samiria, así como la propuesta de ANP Ausangate).

En la presentación del informe estuvo presente Fernando León, viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente, quien consideró que “es necesario que el turista nacional visite más las Áreas Naturales Protegidas”. Y propuso “llevar las ANP a las escuelas”, como método para que las personas aprecien desde niños estas zonas del país.

A su vez, el viceministro de Turismo, Rogers Valencia, remarcó la importancia de una infraestructura al menos básica para todos los destinos turísticos. “No se puede pensar en construir destinos turísticos en lugares donde falta infraestructura básica, como conectividad”, afirmó. “El turismo debe ser un instrumento que nos permita mirar al futuro”, concluyó durante su presentación.

El impacto económico local del turismo en áreas protegidas del Perú by spdaactualidad on Scribd



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

7 − 7 =