Áreas protegidas y territorios indígenas retuvieron 3.17 mil millones de toneladas de carbono

Foto: Thomas Müller

* Cifras del proyecto MAAP resaltan la importancia y aporte de los territorios indígenas y las áreas naturales protegidas en la lucha contra los efectos del cambio climático.

 

Las áreas naturales protegidas y los territorios indígenas se han convertido en dos agentes importantes en la lucha contra los efectos del cambio climático. Según un estudio del Proyecto Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP), las amplias extensiones de bosques ubicadas en estos lugares han logrado retener 3170 mil millones de toneladas de carbono entre 2013 y 2017.

Esta cifra equivale a dos años y medio de emisiones de gases de efecto invernadero de los Estados Unidos, y a 88 años de emisiones de GEI desde el Perú.

Las ANP y territorios indígenas actuaron como un inmenso almacén natural de dióxido de carbono (CO2), que no solo ha evitado la expulsión de este gas a la atmósfera, sino que además ha generado oxígeno.

El estudio de MAAP, a cargo de la Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica (ACCA) y la Amazon Conservation Association (ACA), publicó las siguientes cifras:

• El 58% (1.85 mil millones) están resguardadas en las áreas naturales protegidas,
• El 36% (1.15 mil millones) están resguardadas en las comunidades nativas tituladas
• El 6% (309.7 millones) están resguardadas en las Reservas Indígenas/Territoriales para los pueblos en aislamiento voluntario.

Sólo el Parque Nacional Yaguas ha logrado resguardar 202 millones de toneladas métricas de carbono, mientras que el Parque Nacional Sierra del Divisor y la Reserva Nacional Matsés, capturaron 270 millones.

En el Perú, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), dentro de su tarea de protección de las ANP, tiene tres proyectos de reducción de emisiones por deforestación y degradación de bosques (REDD+), que promueven la conservación de los mismos, la biodiversidad biológica y la ejecución de actividades económicas sostenibles.

Pedro solano, director ejecutivo de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), indicó que “estos datos son muy alentadores y demuestran la importancia de conservar y gestionar las áreas protegidas y los territorios indígenas en el país, así como se debe mejorar su defensa frente a actividades que las perjudican, como la tala y minería ilegales y los proyectos de infraestructura mal planificados como carreteras y otros”.

Asimismo, manifestó que a estas áreas “corresponde asignarles presupuestos y esquemas de pagos por servicios ecosistémicos adecuados, ya que su conservación es altamente rentable en términos no sólo paisajísticos y de biodiversidad sino también como ha quedado demostrado, para enfrentar con eficacia al cambio climático”.



COMENTARIOS FACEBOOK
OTROS


Dejar un comentario

5 − four =